Sábado 28/12/2019.

| España

Se cumplen diez años de los atentados de Madrid

España

En 2013 hubo récord de amenazas yihadistas a España

  • El peligro ha cambiado desde el 11-M: de organizaciones vinculadas a Al Qaeda central, a células independientes, grupos yihadistas en Siria y terroristas individuales.  La yihad 2.0 se ha sofisticado.
  • La caída de Al Andalus simboliza la decadencia para los islamistas. La recuperación de esta tierra es obligatoria en la yihad. “Hemos sido tierra islámica y nos convierte en un objetivo de una amenaza estructural”, asegura el investigador Manuel Torres.


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Atentado 11-M en Madrid Pablo Guerrero

España es objetivo esencial para la yihad global.  Al Andalus es un elemento simbólico con un enorme poder evocador en la propaganda islamista que convierte al país en un blanco permanente para cometer acciones terroristas. “Hemos sido tierra islámica y esto supone un elemento de continuidad en la amenaza estructural del terrorismo yihadista", señala el investigador Manuel R. Torres, experto en ciber-yihad.

10 años después de los atentados del 11-M, la mayor tragedia colectiva en la historia reciente, la amenaza terrorista islamista se mantiene, pero ha cambiado. Se ha pasado del riesgo de una acción terrorista por organizaciones vinculadas a Al Qaeda central, al peligro de la violencia de células independientes o con apoyo logístico en el Magreb (AQMI); de grupos yihadistas que combaten en Siria y de terroristas individuales.

La evolución del peligro ha estado ligada a la metamorfosis de Al Qaeda, descabezada a golpe de dron. La organización sigue presente, pero deslocalizada y con facciones peligrosas en Somalia, Yemen y el Magreb.

Una amenaza menor, pero multiforme

“La amenaza persiste en España pero es algo inferior porque han descendido los grupos con vínculos externos”, señala Luis de la Corte, investigador y analista de la Universidad Autónoma de Madrid.

Aunque la propaganda yihadista ha intensificado su ofensiva contra España en el último año. Según explica Óscar Pérez Ventura, experto en terrorismo yihadista y profesor del Campus Internacional de Seguridad y Defensa (CISDE), los islamistas vertieron amenazas verbales en 27 ocasiones durante 2013,  más que en 2004, cuando hubo 23 referencias. 

Javier Jordán, investigador de la Universidad de Granada, señala en un reciente artículo que el peligro actual viene de las células independientes y de los terroristas individuales. Recuerda que en 2008 se hizo la última gran operación contra un grupo con vínculos con Al Qaeda central. Fue en Barcelona, cuando se desmanteló una célula que planeaba poner bombas en el metro de Barcelona. 

600 detenidos en una década por actividades yihadistas en España

Para Óscar Pérez Ventura, la amenaza es menor que hace una década porque ha mejorado la persecución policial y judicial. También, ha cambiado la militancia yihadista hacia grupos que se apoyan en AQMI o terroristas individuales. Añade que “antes los yihadistas estaban más preparados”: Se iban a campos de entrenamiento a Afganistán y Pakistán y eran reclutados para combatir en Irak. Aunque advierte de que la guerra en Siria es un escenario de entrenamiento para combatientes que marchan desde Europa y países musulmanes. 

Aunque ha bajado la amenaza, coincide con Torres en que España es un blanco marcado en la yihad: “Estamos entre los países europeos más afectados por el yihadismo global, por detrás del Reino Unido y Francia". Entre 1995 y 2013 se han desarrollado en España 64 operaciones contra el terrorismo y la radicalización islamistas y desde el 11-M, alrededor de 600 personas han sido detenidas. 

De Al Qaeda central a células independientes y terroristas individuales

Luis de la Corte establece cuatro tipos de amenazas: las células independientes o con apoyo en el Magreb; los terroristas individuales –mal llamados lobos solitarios- los grupos que actúan en el Sahel y AQMI, y los combatientes reclutados en España y otros países occidentales que se han marchado a Siria a combatir en filiales de Al Qaeda y que su retorno es el mayor peligro. La guerra es su campo de entrenamiento.  El investigador advierte de que el terrorismo individual es difícil de detectar. En algunos casos, los islamistas se enmascaran con una forma de vida muy occidental. De la Corte recuerda que desde 2007 se han localizado a tres terroristas que pretendían atentar en España.

Pérez Ventura sostiene que el movimiento extremista takfir es el más peligroso en España, localizado sobre todo en el sur. Los seguidores de esta corriente radical pueden obviar los preceptos religiosos del Islam: no rezar, comer cerdo, beber alcohol, vestir de manera occidental y consumir drogas. 

De los mal llamados lobos solitarios, el experto en terrorismo individual Mario Toboso señala en uno de sus trabajos que Al Qaeda cada vez muestra más interés por la explotación de la dimensión ideológica del concepto: en realidad, de su contaminación. “Aunque el sujeto haya perpetrado la acción terrorista de forma individual, la actividad en algunas de las fases previas del ciclo del ataque terrorista ha sido grupal”.  El analista señala que en la cultura de la imagen, la saturación de información se convierte en una de las herramientas más eficaces para captar adeptos a la causa yihadista.

Se sofistica la yihad 2.0

El experto en ciberyihad Manuel R. Torres asegura que ya en los atentados del 11-M se hizo un uso de Internet sin precedentes. El papel que jugó la Red fue de altavoz de los atentados y de proselitismo.“Algunos de los integrantes de la célula de Madrid eran usuarios de la plataforma ‘Global Islamic Media’, que después de los atentados empezó a difundir los mensajes del vuelco electoral”.

Antes de la masacre, era posible oír mensajes adoctrinadores y simpatías hacia la yihad a pie de calle. Las ideas integristas desaparecen de mezquitas y lugares de congregación, no solo por la presión policial, sino también por la de la comunidad musulmana.  “La ciberyihad actúa para reclutar adeptos con mensajes radicales y amenazas y quienes gestionan estos foros son yihadistas convencidos”, apunta Torres, que añade que la difusión de este mensaje es piramidal: hay foros que alojan materiales y después páginas que reproducen y alimentan los contenidos. ¿Cuántas páginas hay? “Hay miles, pero solo una decena son las relevantes”.

Los foros yihadistas de Internet son vigilados de manera muy estrecha por agencias de seguridad, instituciones privadas y hackers, que en ocasiones llevan a cabo ciberataques para que dichos foros dejen de estar disponibles.

En España han caído dos yihadistas que tenían un papel relevante en la gestión de estas páginas. Uno de ellos era el administrador: Mudhar Hussein Almalaki, llamado ‘el bibliotecario de Al Qaeda’, que se dedicaba entre 8 y 15 horas al día a la gestión del foro.

El fenómeno reciente son las redes sociales. El profesor Torres asegura que cada vez es más frecuente encontrarse con perfiles de Twitter para ganar apoyos a la violencia terrorista.

El año 2013 se ha caracterizado por la eclosión de Twitter entre los yihadistas, según afirma un subinspector de la Comisaría de Barcelona. Todo empezó con el impacto de la intervención de Francia en Malí. Además, del país galo proceden muchos seguidores de la cuenta de Al Shabab.

La cuenta de Al Shabab, la facción de Al Qaeda en Somalia, ha tenido mucha influencia entre islamistas de este país africano haciendo proselitismo y propagando ejecuciones y secuestros. No obstante, la organización terrorista perdió su perfil tras el atentado en Nairobi.

“El 90% de los tuits son propaganda de guerra”, sostiene el subinspector, que explica cómo su equipo cuenta con intérpretes para descifrar las consignas terroristas.

A la propaganda de Twitter, se suma la de Facebook, pero en este caso son perfiles individuales. La particularidad de Facebook es que, además de ser un medio de exhibir ideas radicales, puede llevar al usuario a ser caldo de cultivo de adoctrinamiento.

¿Fue el 11-M un punto de inflexión ante la amenaza terrorista?

El analista Luis de la Corte señala que antes de los atentados de Madrid se hacían esfuerzos para combatir los peligros, pero había una falta de personal y de recursos. Añade que “en el ámbito político no había una conciencia compartida sobre el riesgo terrorista. Se llegó hasta frivolizar con el tema”. Tras la masacre se aumentaron significativamente los recursos y la legislación penal. “En el tratamiento judicial se avanzó mucho, pero todavía hay problemas para condenar por difusión de propaganda e incitación a la violencia. También, habría que actualizar la ley en lo referente a la financiación terrorista”.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Abril 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30