Viernes 28/09/2018.

| España

entrevista a amadeo-martín rey

España

"Don Felipe es una persona que se toma muy en serio sus funciones"

  • Doctor en Historia y profesor de Dinastías Europeas en la Escuela Marqués de Avilés -perteneciente a la Asociación de Diplomados en Genealogía, Heráldica y Nobiliaria- Amadeo-Martín Rey y Cabieses es uno de los máximos expertos en la monarquía española. Con motivo del 45 cumpleaños del Príncipe Felipe, Teinteresa ha querido hablar con él.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

- ¿En qué se diferencia el Príncipe Felipe de su padre?

Don Felipe ha nacido en 1968, cuando su padre ya estaba a punto de ser nombrado Príncipe de España y sucesor a título de Rey. Además, nace en España, en una situación relativamente buena, con su padre protegido por el entonces Jefe del Estado, mientras que su padre nace en el exilio, en Roma, en un piso del Parioli, un barrio de clase media.

Los padres de Don Felipe están reinando, por lo que él se ha educado como hijo de Rey reinante. Mientras que Don Juan Carlos tiene una relación lejana con su padre, que vive en el exilio de Estoril, sin llegar jamás a reinar. Don Juan Carlos no pudo tener una relación cercana con su padre ya que desde los diez años de edad se viene a vivir a España.

En cuanto a la educación, la de los dos ha sido en las academias militares de los tres ejércitos. En el caso de Don Felipe además de habérsele rodeado y facilitado el trato con personas de alta preparación académica, ha acompañado a su padre en el cumplimiento de sus tareas de Estado, lo que le ha dado unas “tablas” nacidas de la experiencia. Incluso ha representado a Don Juan Carlos en numerosos actos oficiales, cosa que su padre, como es obvio, no pudo hacer. Franco llevaba las cosas de otra manera.

Don Juan Carlos se casó con Doña Sofía porque era lo propio del entorno regio en el que vivían. El ambiente de Don Felipe ha sido menos encorsetado que el de su padre y se ha casado con una persona que no procede de ese ambiente. Doña Sofía fue educada para ser reina mientras que Doña Leticia no.

- ¿Lo tendrá más difícil que su padre para llegar a reinar?

Los dos lo han tenido difícil, pero en circunstancias diferentes. Hasta no hace mucho, Don Juan Carlos tenía un excelente cartel. Igualarlo iba a ser complicado. La percepción pública que se tenía del Rey era muy buena. Sin embargo, la opinión pública se fija sólo en lo último, no en el conjunto de las cosas buenas que se han hecho. Y la valoración en las encuestas de la figura del Rey ha bajado un 20%.

En cualquier caso, Don Felipe tiene le camino libre. Podrá hacer su propio camino hacia la Corona. Su padre, en cambio, se encontró con una situación muy difícil. No había un rey anterior. Fue el primero de una reinstauración y tuvo que luchar con unas fuerzas vivas que por entonces eran muy reacias al cambio.

El deterioro de la imagen de su padre puede ser una oportunidad para que Don Felipe demuestre que una monarquía moderna puede ser algo positivo y útil.

- ¿La abdicación de la reina de Holanda tendrá alguna influencia en la Casa Real española?

No lo creo, y por varios motivos. La historia de estos dos países es muy distinta. En Holanda es ya una tradición que las reinas abdiquen, pero esta tradición no se da en ningún otro país. Que el monarca y el príncipe tengan la misma edad es una coincidencia, pero esto no quiere decir que vaya a haber un efecto contagio. En España las abdicaciones de los reyes han sido excepcionales. Nos tendríamos que remontar a Amadeo I, Felipe V que abdicó para luego retomar la corona tras Luis I, o más atrás a la de Carlos V que abdicó en  Felipe II. En otros casos no se puede hablar de abdicación stricto sensu por no tratarse de reyes reinantes o haberse producido en condiciones forzadas. Las abdicaciones son extraordinarias y no deben entenderse como algo normal porque el papel del Rey no es un trabajo, sino una función. En ese sentido los reyes no se “jubilan”, es decir, no se liberan de su rol tan fácilmente. Los monarcas suelen entender que su deber es permanecer en el puesto hasta la muerte. Como digo, no se trata de un empleo, sino de una función heredada, aunque en Holanda se venga entendiendo de otra forma.

- ¿Cuales son las cualidades más destacables del Príncipe Felipe?

Es una persona que se toma muy en serio sus funciones. Cuando tiene que asistir a un acto sabe a donde va, se lee los papeles y escucha lo que le dicen. Es una persona trabajadora y estudiosa. Todos los testimonios de gente que le han tratado coinciden en este punto.

Tanto a nivel intelectual como de futuro Jefe del Ejército está preparado. Y desde el punto de vista académico y de experiencia vivida, también. Ha estado muy en contacto con su padre, que es la persona que mejor le podía enseñar el oficio de Rey. De hecho, Don Juan Carlos ha delegado en él en bastantes ocasiones.

- ¿Como es el perfil profesional, el CV de don Felipe?

Habla muy bien el francés y el inglés, sobre todo el inglés, que es el idioma que se ha hablado en su casa; Don Juan Carlos no hablaba griego cuando conoció a Doña Sofía, ni ella hablaba español, así que el inglés es el idioma que hablaban entre ellos al conocerse. Además, Don Felipe estudió en Canadá y EE.UU. Ha viajado y vivido en varios países, así que tiene un buen background. También es universitario, aunque no ha cursado una carrera específica, sino que ha seguido un programa especial ad hoc -algo usual en el caso de las Casas Reales-.

- ¿Qué diferencia a Don Felipe de otros príncipes que con él van a ser reyes?

Si se le compara con el Príncipe de Gales, no tiene nada que ver. El otro día, en una entrevista, le preguntaron al príncipe Carlos si era una persona paciente, a lo que el respondió: “¿usted que cree?”. Quizás los más comparables con Don Felipe son los príncipes de Holanda, Dinamarca y Bélgica. La formación y los matrimonios de estos tres futuros reyes son similares a los del príncipe Felipe.

- ¿Le ha favorecido al príncipe casarse con una plebeya?

A mi modo de ver, no le ha beneficiado, aunque hay personas que piensan lo contrario, pues consideran que así aumenta su cercanía con el pueblo. Pero una excesiva cercanía tampoco es buena. Un monarca tiene que tener una cierta distancia con el pueblo, porque de hecho no pertenece al pueblo. Un futuro rey es alguien que va a ser una institución del Estado. Descender del pedestal está bien, y los Borbones lo han sabido hacer muy bien, en especial en el siglo XIX, pero una cosa es tratarse con el pueblo y otra casarse con él.

- ¿Como afectarán al Príncipe todas las patatas calientes (Urdangarín, Botswana, Corina) de su padre?

La percepción de la monarquía ha bajado mucho, pero estas cosas creo que, por extraño que parezca, favorecen al príncipe. Que se sepa, el Príncipe no tiene amante, ni va a cazar elefantes, ni está metido en contubernios de ninguna clase. Su imagen limpia insufla optimismo y energía a la monarquía.

Aunque parezca que lo tiene difícil, en el fondo es una oportunidad para mejorar la imagen de la monarquía y demostrar que su papel arbitral y moderador cumple una función necesaria en un país moderno y democrático.

- ¿Cubrirá al Príncipe el mismo manto de silencio mediático que durante tantos años ha arropado al padre?

Lo va a tener difícil. Se han soltado las amarras. El respeto reverencial que había hacía la monarquía ya no existe, así que en ésto lo va a tener más complicado. Pero tampoco tiene nada que esconder, así que en ese sentido lo va a tener más fácil. En la vida del príncipe no hay ningún aspecto que no sea publicable, así que si todo sigue como hasta ahora, será suficiente.

- ¿Cuales serán los principales retos de su reinado?

Mantener la unidad de España será el principal reto de su reinado. Tanto en Cataluña como en el País Vasco tiene todo un reto por delante. Don Felipe, como símbolo de unidad de la patria, tendrá mucho que hacer aquí.

Después está el poder moderador, que tendrá que ejercer con los agentes sociales, en los conflictos políticos y económicos de todo tipo. Ahí hay también hay un reto en el que va a tener que echar toda la carne en el asador.

Otro reto será la representación de la España en el exterior. Gracias al rey se han conseguido importantes contratos para las empresas españolas, así que aquí hay que continuar esta importante labor empresarial. El príncipe tendrá que ayudar a gestionar una gran empresa que se llama España, y tendrá que realizar bien esa labor. Y finalmente no debemos olvidar su función ejemplificadora. El monarca y por extensión su familia son un espejo en el que se mira la sociedad.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Octubre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31