Sábado 22/09/2018.

| España

España

Accidente en el Metro de Valencia: la justicia ordena abrir la causa definitivamente

  • Después de doce años, la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado que se reabra la causa, se investigue y se llegue a juicio
  • La investigación se ha archivado hasta en tres ocasiones a pesar de que la Asociación de Víctimas ha pedido la búsqueda de responsables

Ha sido necesario que pase el tiempo, en concreto 12 años, para que el accidente del metro de Valencia llegue a juicio. Un accidente en el que 43 personas murieron y otras 47 resultaron heridas de gravedad tras el descarrilamiento de un convoy.  

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 21 de la ciudad que reabra la causa, ya por tercera vez, y que lleve a juicio la investigación del accidente ocurrido el 3 de junio de 2006.

En un auto hecho público este lunes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, la Audiencia ordena a la jueza instructora que llame a declarar a todos los investigados para proceder con las diligencias necesarias, y en caso de que no haga falta, que vaya directamente a juicio. Con esta decisión, se deja sin efecto el auto del pasado mes de junio que archivó la causa.

Entre los nombres señalados por la justicia se encuentran los exdirectivos de la empresa pública y la que fuera gerente de Ferrocarriles de la Generalidad Valenciana, Marisa García. Ninguno de los investigados se sentó nunca en el banquillo porque la causa nunca llegó a los tribunales.

La Fiscalía descartó la investigación en 2007 y se confirmó en 2008. Fue en 2014 cuando se volvió a intentar pero de nuevo se archivó unos meses después; para reabrirse en una tercera ocasión y archivarse hace tan solo siete meses. Ahora, con el pronunciamiento de la Audiencia Provincial, el Juzgado de Instrucción número 21 tendrá que reabrir la causa e ir a juicio.

 

¿Qué ocurrió?

Todo ocurrió a la una de la tarde del 3 de julio de 2006- Dos unidades de tren transportaban a un total de 150 pasajeros cuando descarrilaron, cerca de una de las curvas de la estación de Jesús. 43 personas murieron y otras 47 resultaron heridas. Entre los muertos se encontraba el maquinista que manejaba el tren, Joaquín Pardo.

Según la versión oficial, el accidente se produjo por un exceso de velocidad aunque algunas versiones señalaron al desprendimiento de una de las partes del túnel. Según la “caja negra” del convoy, el tren superó los 81km por hora en una zona en la que no se podía llegar a los 40km.

El tren avanzó volcado durante unos metros, escorado hacia la izquierda e impactando contra el suelo y una de las paredes del túnel. Los cuerpos fueron encontrados por los servicios de emergencia cuando accedieron al lugar del accidente. Según los testigos, las ventanas del tren cedieron y los pasajeros salieron despedidos sobre las vías.

 

Críticas políticas

Las críticas hacia el Partido Popular saltaron desde el momento en que la política de comunicación del partido fue de silencio completo. Al canal público autonómico, Canal Nou, se le criticó por su decisión de no cubrir el accidente ya que no cortó la programación para informar sobre ello.

La crítica hacia el PP por posible influencia en el canal público no fue lo único a lo que se tuvo que enfrentar. Los sindicatos ferroviarios y líos partidos de la oposición pidieron la dimisión del conseller de Infraestructuras, cargo que en ese momento ocupaba José Ramón García Antón. El resto de partidos, excepto el PP,  y los trabajadores del metro de Valencia consideraron que el accidente se podía haberse evitado si se hubiera invertido lo necesario

Desde el Govern no compartían esa tesis, el Portavoz de la Generalidad, Vicente Rambla, afirmó que  el Consell consideraba que la causa del accidente fue exclusivamente a un fallo humano y fortuito.

Desde el PSOE se solicitaron numerosas comparecencias así como la apertura de una comisión de investigación pero se vetó en las Cortes Valencianas ya que el PP tenía la mayoría absoluta en la cámara. Por ello, ningún técnico ni ningún político asumieron responsabilidades al respecto.

En 2015, cuando los socialistas pactaron con Compromís y lograron ocupar el gobierno valenciano, la comisión de investigación se puso en marcha con el apoyo de las fuerzas de izquierdas de las Cortes. Su dictamen estableció que el descarrilamiento del convoy era "previsible y evitable" y apuntó a 13 responsables.

 

Movimiento ciudadano

Tras el accidente y la “inoperancia política”, se creó la Asociación de Víctimas del Metro de Valencia. Las familias se unieron con el objetivo de “buscar la verdad”. En varias ocasiones, la Asociación intentó reunirse con el presidente de la Generalidad, Francisco Caps, pero esté se negó. Además, acusaron a su mano derecha, Juan Cotino, de ofrecerles un empleo como forma de presión.

Quién si se reunió con ellos fue su sucesor, Alberto Fabra, tras la dimisión de Camps. Aun así, este también se desentendió del asunto tras el archivo de la causa. La Asociación se reúne en una concentración el tercer día de cada mes en la Plaza de la Virgen de Valencia con el objetivo de que el caso no se olvide. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30