Lunes 06/04/2020.

| Empleo

análisis de los datos de desempleo

Empleo

La cruz del paro: cinco datos para seguir preocupándose por el mercado laboral

  • En enero de este año el número de afiliados a la Seguridad Social ha caído en mayor medida que en el mismo mes del pasado año.
  • Los nuevos empleos siguen siendo fundamentalmente temporales: el 91,21% de las contrataciones en enero.

En enero ha vuelto a subir el paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el antiguo INEM. Una mala noticia, pero esperada. Enero es históricamente un mal mes para el trabajo en nuestro país, con una marcada estacionalidad en el mercado laboral.

El fin de los contratos de temporada por el aumento de la actividad comercial en la campaña navideña y la finalización de varias campañas importantes en el sector agrícola convierten al primer mes del año en uno de los que presenta tradicionalmente un saldo negativo para el desempleo y para el número de cotizantes en la Seguridad Social. En 2015 han sido 77.980 los nuevos desocupados que han pasado a engrosar las listas del paro y lo que es aún más indicativo, la Seguridad Social ha perdido un número importante de afiliados, casi 200.000. Exactamente 199.902.

El paro sorprendió por positivo el pasado mes de septiembre y siguió bajando en octubre, aunque en menor medida que en el mismo mes de año anterior. Y de nuevo se ha repetido la secuencia: en noviembre se produjo el mayor descenso de desempleados de la serie histórica en ese mes, con resultados mejores de los esperados en un mes tradicionalmente negativo por motivos estacionales. Y en diciembre se produjo un nuevo descenso del número de parados registrados en las oficinas públicas de empleo.

Parece que lo que el empleo que se crea de más, aparentemente, durante un mes o dos, se crease de menos al mes siguiente. La destrucción de puestos de trabajo eventuales tras el verano se retrasó en 2014 de septiembre a octubre, mientras que las contrataciones temporales de la campaña navideña parecieron adelantarse en mayor medida a noviembre e intensificarse en diciembre, aunque en enero han vuelto a destruirse.

La comparativa interanual, con relación a los años de la crisis, refleja los mejores indicadores en 6 o 7 años y apenas hay ya variables negativas en los datos de paro registrado en las oficinas públicas de empleo y en la evolución del número de cotizantes en la Seguridad Social.

Pero la consolidación mes a mes de la mejora del mercado laboral no evita los riesgos para una mayor recuperación económica, que ahora parecen proceder especialmente del exterior: la amenaza de salida del euro de Grecia ante el nuevo ejecutivo formado en el país heleno; el frenazo en el crecimiento de las potencias emergentes y las dificultades de economías europeas del peso de Francia e Italia.

La situación de partida estaba tan deteriorada que, a pesar de las mejoras, continúa siendo un gran reto para el país. Sigue habiendo enormes dificultades para la incorporación de algunos colectivos al mercado de trabajo, como los jóvenes, los parados de larga duración o los mayores de 55.

Además, la inmensa mayoría de los nuevos contratos aún siguen siendo temporales aunque crezcan los indefinidos respecto a los números de la gran crisis y la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo continúa disminuyendo a medida que pasa mayor tiempo desde el inicio de la crisis.

Estos son los cinco datos del mercado de trabajo cuya evolución conviene vigilar cada mes para una mayor recuperación del empleo perdido en nuestro país:

Aumento del desempleo

En el mes recién concluido el número de desempleados registrados aumentó en 77.980 respecto a diciembre. A pesar de que se trate del mejor comportamiento en un mes de enero, tradicionalmente negativo para el empleo, desde el año 2007, un incremento del número de desempleados nunca puede considerarse una buena noticia.

El desempleo creció especialmente en los servicios en términos absolutos y en la agricultura en términos relativos. Lo hizo en 14 de las 17 comunidades autónomas, todas excepto Extremadura, Canarias y Baleares.

El mercado laboral parece que aún presenta dualidades en muchos aspectos y que afianzar la recuperación para terminar de despejar por completo el horizonte.

Cae la afiliación a la Seguridad Social

El balance de enero parece que tiene más luces que sombras a pesar de la subida del paro y el descenso del empleo (en número de cotizantes a la Seguridad Social).

Pero el importante descenso del número de afiliados en 199.902 arroja un saldo negativo significativo que no debe pasar desapercibido y ha de servir para continuar poniendo todo el empeño posible en la recuperación del enorme empleo perdido en los últimos años.

El número de cotizantes desciende más que en 2014

La caída de la afiliación el pasado mes de enero (-199.902) ha sido incluso mayor a la del pasado año (cuando cayó en -184.031), cuando en la mayoría de las variables de empleo y desempleo la tendencia es a ir mejorando los registros de los ejercicios precedentes.

Los nuevos contratos indefinidos siguen siendo muy minoritarios

Los contratos indefinidos en enero han aumentado respecto a diciembre y también en comparación al mismo mes de 2014. Pero aun así, durante el mes pasado los indefinidos han representado tan sólo el 8,79% de todos los nuevos contratos.

Si se observan los datos acumulados a lo largo de los últimos 12 meses, los resultados también son positivos para la contratación estable, que crece un 22,24% en términos interanuales.

Pero lo cierto es que los nuevos empleos siguen siendo temporales en su inmensa mayoría. Del total de 1.367.795 contratos firmados el pasado mes, fueron indefinidos 120.239. Un número que refleja que sólo el 8,79% de las nuevas contrataciones del pasado mes han sido indefinidas, frente a un 91,21% de contratos temporales.

Los nuevos empleos indefinidos a tiempo completo crecen en a un ritmo interanual del +24,89%, mientras que los indefinidos a tiempo parcial lo hacen un 18,1%.

Sigue disminuyendo la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo

La proporción de trabajadores que están protegidos por algún tipo de prestación por desempleo sigue disminuyendo con el paso del tiempo desde que comenzase la crisis. Por un lado, esto tiene efectos negativos porque hay una mayor población afrontando la difícil situación sin paracaídas. Por otro lado, algunos estudios señalan que puede tener también efectos indirectos positivos, porque se produce una mayor proactividad y mejores resultados en la búsqueda de trabajo por parte de los desempleados. Otros estudios indican no obstante que esta circunstancia no tiene efectos negativos sobre la búsqueda activa de empleo.

Los beneficiarios de prestaciones por desempleo en diciembre (las estadísticas sobre prestaciones se publican con un mes de retraso respecto a las del paro registrado y afiliados a la Seguridad Social) ascendieron a 2.417.742. Suponen un 11,9% menos que en el mismo mes de enero un año antes, en 2014.

La tasa de cobertura, es decir el porcentaje sobre el total de parados con experiencia y beneficiarios de subsidio de eventuales agrarios, que cobra alguna prestación fue en diciembre del 57,6%, muy ligerísimamente inferior a la de noviembre, un mes antes. Sin embargo, en el mismo mes de 2013 fue de 61,4%, lo que supone un descenso en la cobertura de 3,8 puntos (-6,2%).

La cuantía media bruta de la prestación percibida por beneficiario fue en diciembre de 808,8 euros, que suponen 14,5 euros menos que en el mismo mes del año anterior (-1,8%).

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Abril 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30