Lunes 05/11/2018.

Educa

Qué es la libertad de Educación y por qué provoca polémicas tan agrias

  • La Educación es un derecho humano básico que todos los países están obligados garantizar.
  • Los Gobiernos democráticos también también deben proteger la libertad de enseñanza, con unos límites que causan enconados debates.

Nadie en España discute el derecho humano a la Educación. Pero sí se discute, y mucho, cómo hacerlo de la mejor forma. Unos creen que el Estado debe asegurar la existencia de colegios públicos cercanos a cualquier centro poblacional. Si la educación en pública, opinan estos, no puede faltar un lugar en cada barrio para que los ciudadanos puedan satisfacer el derecho de sus hijos.

Otros admiten que la Educación es un derecho humano básico, pero que debe ser garantizado por los particulares, con una ayuda económica del Estado correspondiente a lo que se ha pagado por ella en los impuestos. Sólo cuando estos particulares no pueden (o no quieren) proveer educación a una comunidad, entonces (sólo entonces) debe intervenir el Estado para construir colegios, buscar profesorado, etc.

Una postura distinta defiende que el Estado provea los recursos para construir y gestionar colegios, pero sin condicionar cómo hacerlo. Dicen que este papel debe corresponder a las instituciones privadas que los promueven. Los partidarios de esta opción, que en España se conoce como “escuela concertada”, justifican sus argumentos en la libertad de enseñanza y el derecho de los padres a educar a sus hijos de la forma que mejor les parece.

Tanto una como otra postura dicen defender el derecho a la Educación, recogido en el artículo 26 de la Declaración de Derechos Humanos: 

"Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos…"

Este artículo, cuyo espíritu es muy compartido, encierra nuevas polémicas:

1. ¿Hasta qué edad debe considerarse obligatoria la educación?

Hasta la llegada de la LOGSE en 1990, en España era obligatoria hasta los 14 años. A partir de entonces se elevó a los 16, lo que ha suscitado críticas de algunos colectivos educativos, pues creen a esa edad muchos niños tienen claro que no quieren seguir estudiando. Su presencia obligada en las aulas los convierte en un factor de desmotivación para el resto de los alumnos.

(Te interesa leer: Qué hacer si eres profesor y un alumno te manda a tomar por c... )

Por otro lado, existen países que no promueven la educación de las niñas con la misma intensidad que la educación de los niños. Incluso no protegen a las adolescentes de los ataques terroristas, como el que sufrió Malala Yousafzay, premio Nobel de la Paz.

2. ¿Quién y cómo se pagan los estudios?

Si la educación es obligatoria, corresponde al Estado costear su financiación. Ahora bien: ¿qué ocurre cuando no existen colegios públicos suficientes en un área determinada y, sin embargo, existen otros privados que ofrecen servicios educativos a la comunidad desde mucho tiempo antes de que el Estado se preocupara por ofrecerlos en esas zonas? ¿Debe el Estado invertir en la construcción de nuevos colegios o financiar los que ya existen?

3. ¿Quién controla los programas y el estilo educativo de cada centro?

Todos los centros educativos están obligados a promover los valores humanos y cumplir el régimen jurídico de cada país. ¿Qué ocurre con otros valores relativos a cuestiones complejas como la religión, la sexualidad, la minorías? ¿Debe permitirse que colegios religiosos financiados con dinero público impartan su doctrina o moral en las aulas?

4. ¿Hasta dónde llega el papel de los padres en la Educación académica?

La ONU reconoce explícitamente su “derecho preferente” a escoger el tipo de educación que quieren dar a sus hijos. Algunos padres se basan en este concepto para crear cooperativas educativas o incluso para educar a sus hijos en casa (fenómeno conocido como ‘homeschooling’). ¿Y qué ocurre con las convicciones en cuestiones morales? ¿Debe un colegio, por ejemplo, cambiar el menú por las convicciones de un colectivo?

Hoy en día España financia con dinero público colegios privados. Algunos de ellos son laicos (asociaciones de padres o profesores) y muchos otros religiosos (en su inmensa mayoría católicos). Los partidos políticos de izquierda, y otros nuevos como Podemos, insisten en la necesidad de restringir o incluso suprimir la financiación pública a estos últimos. Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, ha dicho que su formación suprimirá, si llega al Poder, la financiación a los colegios en donde sus alumnos rezan en clase.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31