Miércoles 01/07/2020.

Entrevista con Pedro García ‘los consejos de hermano mayor’

Educa

En uno de cada diez hogares los hijos pegan a sus padres

  • El perfil de hijos denunciados por agredir a sus padres ha ido cambiando y afectando en mayor medida a las familias de clase media o media alta: en un 60% de casos al menos uno de los padres cuenta con estudios universitarios.
  • En un 70% de los casos la violencia la ejercen chicos, de clase media o media alta, con una experiencia de abandono escolar, consumo de drogas y a menudo patologías asociadas al Trastorno de Déficit de Atención (TDA).
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Los casos de violencia de hijos a padres afecta a una de cada diez familias. Un dato escalofriante que da que pensar más allá de lo que podemos ver en el programa de Cuatro ‘Hermano Mayor’.

La asociación SEVIFIP señala que los casos de violencia de hijos a padres han experimentado una "progresión exponencial" en los últimos años, hasta afectar de entre 280.000 a 400.000 familias en España, lo que supone entre un 7 y un 10% de los hogares. Además, en los últimos tres años, las diligencias abiertas por la Fiscalía en toda España por casos de violencia filio-parental, también llamada ascendente, rondaron las 5.000, lo que constituye entre un 16 y un 18% de los delitos cometidos por menores de edad.

Otro de los problemas de este tipo de violencia es que los padres son reacios a denunciar por su temor a las consecuencias penales que ello puede acarrear para sus hijos y, a menudo, por la vergüenza que les produce explicar lo sucedido.

En los últimos años, el perfil de hijos denunciados por agredir a sus padres ha ido cambiando y afectando en mayor medida a las familias de clase media o media alta: en un 60% de casos al menos uno de los padres cuenta con estudios universitarios.

De acuerdo con los informes que manejan los expertos, en un 70% de los casos la violencia la ejercen chicos, de clase media o media alta, con una experiencia de abandono escolar, consumo de drogas y a menudo patologías asociadas al Trastorno de Déficit de Atención (TDA).

La mayoría de los agresores tienen su primer episodio violento con 16 años, aunque su conducta había empezado a desarrollarse dos o tres años antes, y los primeros síntomas suelen ser robos a sus padres, lanzamiento de objetos, manipulaciones o intimidaciones verbales.

Según los estudios, en la mayoría de casos de violencia filio-paterna suelen ser madres y abuelas las agredidas, y uno de los principales factores que predisponen a desarrollar ese comportamiento es haber sido testigo de maltratos en el hogar o haber padecido acoso escolar.

¿Por qué aumentan estos casos?

El programa de Cuarto ‘Hermano Mayor’ se ha convertido en un espejo de esta realidad. En él se ven casos en los que los hijos pegan, insultan y tiran cosas a sus padres. Pedro García les ayuda a cambiar su conducta trabajando con ellos y con sus padres.

Garcia cree que cada vez hay más casos porque se está recogiendo lo que se ha sembrado.” Se pasó de una forma de educar muy autoritaria, muy restrictiva a otra que ha sido demasiado permisiva. Al final los chavales que reaccionan de esta manera, si no hay ninguna psicopatología, suele ser de una mala gestión de la educación. Son padres y madres que han sido colegas de sus hijos, en lugar de padres, que les han permitido hacer todo y no les han dicho ‘no’”.

¿Cómo podemos solucionar este problema?

Pedro García Explica que no se puede se colega de tu hijo a pesar de que sea más fácil que estar diciendo que “no” continuamente y que estar peleándose con los hijos. “Todo este tipo de educación permisiva conlleva mucha falta de capacidad para gestionar la frustración y al final todo este coctel hace que los chavales crezcan con mucha falta de seguridad en si mismos y con un sentimiento de inutilidad que les hace vivir con miedo. Este miedo suele convertirse en agresividad contra los progenitores”.

¿Qué conductas de mi hijo pueden hacer que me preocupe?

“El chico que no acepta las normas, que no sabe gestionar el no y el que monta una pataleta. Si no les haces entender que las normas están para cumplirse el día de mañana te va a dar problemas. Hay gente que dice: “mira que gracioso me ha dado una patada, es que es un bicho”, con el tiempo se encuentran con un gran problema”, señala García.

“No me habéis enseñado a sufrir, prefiero morir”

Otro de los problemas derivados de la mala educación a los hijos es que estos no saben afrontar el fracaso. No hace falta poner la tele para conocer un caso, basta con mirar a nuestro alrededor. Hace un año este periódico fue conocedor del caso de una joven universitaria de 18 años. Esta chica no supo superar la ruptura de su relación por lo que decidió suicidarse tomando pastillas. Afortunadamente la encontraron a tiempo y no le pesó nada. Cuando su padres se enteraron de lo que había pasado fueron a buscarla al hospital.

La joven al verlos les dijo: “No me habéis enseñado a sufrir, prefiero morir”. Unas duras palabras que mostraban que la joven no había aprendió a gestionar la frustración y el dolor. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Agosto 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31