Martes 06/06/2017.

INFORME 'PANORAMA DE LA EDUCACIÓN' DE LA OCDE

Educa

España no rentabiliza lo suficiente su inversión en educación

  • El retorno del gasto en formación que se hace en nuestro país es muy inferior a la media de la OCDE y UE tanto para el sector público como para la población.
  • Los recursos destinados al sistema educativo por alumno son superiores en comparación a otros países, pero inferiores en relación al PIB y al gasto público.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Retorno de la inversión en educación en España.

Los problemas en los resultados educativos que presentan los españoles en las comparativas internacionales -como en el conocido informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) o el PIAAC (Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos)- no parecen ser sólo cuantitativos a tenor de lo expuesto en este Education at a Glace o Panorama de la Educación elaborado por el mismo organismo, la OCDE.

Porque, según los datos expuestos por la secretaria de Estado de Educación Montserrat Gomendio en la presentación del informe, el nivel de inversión pública por alumno en la educación pública en España es muy similar a la de los países de la OCDE y la Unión Europea en cada uno de los niveles educativos: ligeramente superior en Infantil, Primaria y Secundaria y ligeramente inferior en educación superior. La inversión por alumno para el conjunto del sistema educativo es incluso superior en España, con 9.285 dólares en 2011, un 4% superior a las de la OCDE (8.948 dólares) y la UE-21 (8.909 dólares)

Si se incluye el gasto privado de las familias, el nivel de nuestro país estaría cercano al de los países desarrollados (9.454 dólares anuales en España, por 9.487 en la OCDE y 9.531 en la UE-21). El gasto privado en España está en la media de los países de la UE-21 pero por debajo de la media de la OCDE.

Menor inversión respecto al PIB y al gasto público

No obstante, en el informe Panorama de la Educación se señala que el gasto público en educación en comparación al gasto público total es relativamente bajo en nuestro país (10% en España frente a 14% en la OCDE y 12% en la UE). Un porcentaje que aumentó en cerca de la mitad de los países entre 2008 y 2011 (periodo analizado en el informe), pero disminuyó en España tanto en Primaria y Secundaria como en educación superior.

De esta forma, el gasto total en educación como porcentaje del PIB permanece en nuestro país algo por debajo de la media de la OCDE, que fue del 6,1% frente al 5,5% en España y el 5,8% en la UE-21. En Primaria y Secundaria estos porcentajes son del 3,8% en la OCDE, del 3,6% en la UE-21 y del 3,2% en nuestro país. Mientras que en educación superior son del 1,6% en la OCDE, del 1,4% en la UE-21 y del 1,3% en España.

Mayor gasto por alumno

Esto en términos globales, pero si se tiene en cuenta la riqueza por habitante de cada país, España estaría ligeramente por encima. Porque la inversión anual por estudiante en relación al PIB per cápita es en nuestro país del 29,4%, mientras que la media de la OCDE es del 27,5% y la de la UE-21 es del 26,9%.

En el nivel universitario o de estudios superiores, por ejemplo, hay que tener en cuenta un elemento adicional. Como los estudiantes españoles permanecen en el sistema más años que la media del resto de países, aunque el gasto en relación al PIB sea inferior, la inversión acumulada por alumno es superior ligeramente en España, que supera por poco los 60.000 dólares anuales, el umbral en el que se encuentra situada la media de la OCDE y muy próxima a la de la UE-21, que es muy ligeramente superior.

También los salarios de los profesores en nuestro país se sitúan por encima de la media de la OCDE.

En resumen, España está en algunos indicadores de gasto educativo mejor que los países de la OCDE y la UE-21 y en otros algo por debajo, pero en cualquier caso, más allá de las distintas variables en las que la inversión en la educación puede ser medida, las diferencias no parecen lo suficientemente significativas como para explicar la diferencia en los resultados.

A mayor formación, más empleo, pero menos que en la OCDE

Y es que en nuestro país el aumento del nivel educativo medio de la población no se está traduciendo según el informe de la OCDE en una mejora de las capacidades de estudiantes y adultos: los españoles con estudios superiores tienen una comprensión lectora inferior a la media de los países de esta organización internacional, en la que se sitúan en penúltima posición; y la mejora a lo largo de los años es muy limitada en comparación a lo que ha aumentado el nivel educativo de la población en ese tiempo. Algo similar sucede con las matemáticas, en las que los titulados españoles se sitúan en la última posición en esta comparativa internacional.

Estos peores resultados se proyectan también en menores beneficios sociales en cuanto a la inserción en el mercado laboral y a la evolución de los salarios a lo largo de la vida profesional de los titulados superiores. Aunque éstos tienen tasas de empleo y sueldos superiores a los españoles con menores niveles de formación, las diferencias son más pequeñas que en el resto de países.

Así, la tasa de paro de los titulados universitarios y de Formación Profesional (FP) superior asciende al 14% (la segunda más alta de la OCDE sólo por delante de Grecia), casi el triple que la media de la OCDE, que es del 5 %. De esta forma, en España una persona con estudios superiores tiene  un 55% menos de probabilidades de estar desempleado que una persona que sólo alcanzó la ESO, mientras que en la OCDE esta protección frente al desempleo es mayor, del 63%. 

Impacto en los sueldos

Algo parecido ocurre con los salarios. El beneficio de tener estudios universitarios es  considerable en España, aunque baja en comparación con otros países. No obstante, los titulados con estudios superiores tienen unos ingresos un 41% superiores a quienes completaron la segunda etapa de la Educación Secundaria. Esta diferencia en los países de la OCDE y de la UE-21 es de una media del 59% y en Estados Unidos es del 75%.

Y quienes tienen estudios de segunda etapa de Secundaria tienen a su vez en España unos ingresos un 20% superiores a los que se quedaron en niveles educativos inferiores, mientras que esa diferencia es del 22% en la OCDE y de un 21% en la UE, llegando en Estados Unidos al 37%.

Para Montserrat Gomedio esto es una consecuencia más de las menores capacidades, que no conocimientos, de los titulados españoles. En este sentido, el informe de la OCDE se indica que "esto podría señalar que el mercado laboral valora menos invertir en capital humanos".

Menos retrono de la inversión

Por tanto, concluye el informe, el valor actual neto (es decir, podríamos decir la rentabilidad o el retorno en el tiempo de la inversión en educación), tanto para las personas como para el sector público, está muy por debajo en España de la media OCDE y la UE-21: en España apenas supera los 100.000 dólares de retorno privado neto (para el individuo que recibe la educación) y se queda cerca de la mitad de la OCDE y la UE-21, en las que se acerca a los 200.000 dólares. Y el retorno público neto supera en la OCDE y en la UE los 100.000 dólares, mientras que en España se queda muy lejos de los 50.000, menos de la mitad.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Junio 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30