Sábado 18/11/2017.

| Transportes

Transportes

La estación de Canfranc se viste de película para recibir al Orient Express

La imponente estación de Canfranc, antaño internacional, erigida en el angosto valle pirenaico del río Aragón, abandona el olvido al que la han condenado durante décadas y reivindica su tren, su entorno y su encanto aprovechando el estreno de la película "Asesinato en el Orient Express".
  • La estación de Canfranc se viste de película para recibir al Orient Express EFE

La imponente estación de Canfranc, antaño internacional, erigida en el angosto valle pirenaico del río Aragón, abandona el olvido al que la han condenado durante décadas y reivindica su tren, su entorno y su encanto aprovechando el estreno de la película "Asesinato en el Orient Express".

Este clásico ferrocarril que inspiró a Agatha Christie en la novela que posteriormente dio lugar al largometraje no ha viajado esta vez hasta Estámbul sino que se ha detenido en la estación de Canfranc (Huesca) en un viaje promocional especial que han podido disfrutar 150 afortunados, entre los que predominaban amantes de los trenes llegados desde distintos puntos del país.

Entre ellos, unas tres decenas de pasajeros ataviados al más puro estilo de 1928, fecha en la que se abrió por última vez este paso internacional entre España y Francia, cerrado desde 1970 y a la espera de su reapertura.

Y es que ambas líneas de ferrocarril -el Orient Express y el "Canfranero"- comparten un mismo halo de misterio: en un caso, un asesinato del que todo el pasaje es sospechoso; en el otro, haber sido un lugar por el que han discurrido algunos de los momentos más oscuros de la historia reciente.

Canfranc ha concentrado espías, ha visto ondear la esvástica y ha visto pasar el wolframio español que Franco suministraba a Hitler y el oro con el que el Führer le recompensaba, a la vez que habitantes del lugar ayudaron heroicamente a salvar del horror nazi a cientos de judíos y perseguidos.

Este "Orient Express" de hoy, llamado "tren azul" y fletado gracias a la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías, incluía los clásicos vagones postales, restaurante y de coche-cama, que datan desde los años 20 hasta los 80.

Salía de Zaragoza antes del amanecer y ha necesitado cerca de cinco horas de traqueteo hasta detenerse en la localidad pirenaica.

A lo largo del recorrido, que ha surcado toda la mitad norte de Aragón, vecinos y curiosos no perdían la ocasión para acudir a las estaciones para saludar y fotografiar al Orient Express aragonés, y lo mismo ha sucedido a la llegada a Canfranc.

Pero después de décadas de olvido, hoy no era día para relamer heridas, sino "un momento de optimismo", como ha subrayado el consejero aragonés de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, en declaraciones a EFE.

Canfranc es "reivindicación", es "olvido", es "injusticia" y es el símbolo de la "lucha de todo un pueblo", desde que ya en 1853 los aragoneses se dirigieran a Madrid a argumentar por qué se tenía que abrir esta conexión con el país vecino, que finalmente ha estado más años cerrada que abierta.

Y hay razones para el optimismo, porque nunca se había llegado tan lejos, gracias al trabajo conjunto de los gobiernos regionales de Aquitania y Aragón, junto a los de Francia y España, para obtener la financiación y el apoyo de la UE, que ya ha incluido este proyecto en su agenda y a la que han convencido de que no solo vertebra a estas dos zonas, ni siquiera a estos dos países, sino a toda Europa y de que es necesario para promover un transporte de mercancías respetuoso con el medio ambiente.

Es por ello que el consejero repite convencido una y otra vez: "somos la generación que abrirá Canfranc". Es la deuda que tienen los aragoneses del siglo XXI con sus antepasados del siglo pasado.

Mientras tanto, se ha ido trabajando en la recuperación y urbanización de la contigua explanada de Los Arañones, la construcción de una nueva estación hacia el este y la rehabilitación completa del edificio de la estación internacional para crear un conjunto que incluirá uso hotelero y otros usos terciarios pero que continuará siendo propiedad del Gobierno de Aragón.

De momento, este destino ferroviario por excelencia se promociona como puerta de entrada a todo Aragón gracias a la secuela de "Asesinato en el Orient Express" con una campaña que va mucho más allá de este viaje, ya que se repartirán un millón de palomiteros en las salas de cine de toda España con la imagen de la estación, además de pósteres, sorteos y otro tipo de acciones.

El público español tendrá que esperar, sin embargo, hasta el 24 de noviembre para disfrutar de esta superproducción hollywoodiense dirigida y protagonizada por Kenneth Branagh, en el papel de Hércules Poirot, y con un elenco que incluye a actores de la talla de Penélope Cruz, Johnny Depp, Michelle Pfeiffer o Judi Dench, que hoy se preestrena en Zaragoza.

Pablo Sebastián Segura

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31