Viernes 20/09/2019.

| Finanzas

Finanzas

(AMP)Temboury asegura que Bankia era la entidad más preocupante en 2012 pero desconoce si hubo irregularidades

Economía nunca llegó a valorar el plan de Rato para salvar Bankia

El exsubsecretario de Economía Miguel Temboury Redondo ha asegurado que BFA-Bakia era la entidad que más preocupaba a su llegada al Ministerio de Economía a finales de 2011 y principios de 2012 debido a su elevada exposición al sector inmobiliario y a su mayor dependencia de los mecanismos de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) en una situación de "terremoto financiero" que atravesaba la economía española y europea, aunque desconoce si la entidad cometió irregularidades contables.

Según ha relatado durante su interrogatorio en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), cuando tomó posesión en diciembre de 2011 había una "preocupación extrema" por la situación económica, el sector financiero y el grupo BFA-Bankia en particular.

En concreto, la especial preocupación por Bankia respondía a su mayor dependencia de los mecanismos de liquidez del BCE y a la alta exposición de su balance al sector inmobiliario, pero Temboury ha asegurado no tener conocimiento de que Bankia hubiera incumplido la legalidad contable al presentar las cuentas de 2011.

En diciembre de 2010 el FROB había inyectado en BFA-Bankia 4.465 millones de euros en preferentes que serían recompradas por Bankia a los cinco años, aunque de no ser capaces de proceder a la recompra, estas preferentes se convertirían en acciones.

En febrero de 2012 se aprobó el real decreto conocido como 'Guindos 1' y en mayo un segundo real decreto, el 'Guindos 2', que pedían esfuerzos adicionales de saneamiento a las entidades de crédito y que pretendían dar la tranquilidad de que las entidades iba a estar preparadas para enfrentarse a posibles escenarios adversos, según ha indicado Temboury.

Según ha asegurado, estas normas fueron aprobadas por el Ministerio de Economía porque no había tiempo material para aprobar una Circular del Banco de España. "En el sistema jurídico español, por fortuna o por desgracia, a veces la forma más rápida de aprobar una norma es un real decreto. Era imposible, es que no llegábamos, y otra cosa hubiera sido una dejación grandísima de funciones", ha asegurado.

"Cuando tomamos posesión, nos encontramos con una situación económica terrorífica en España y en Europa y toda la situación financiera estaba afectada por Bankia. Esos 4.465 millones de euros podían conllevar que se procediese a la nacionalización de la entidad, poco después aprobamos el decreto 'Guindos 2' y todo eso llevó a que se acrecentase la situación de la entidad", ha explicado.

Temboury ha asegurado que no había una especial fijación con Bankia, sino que "el sistema se desangraba" y la entidad era la que más preocupaba por su especial exposición inmobiliaria y de dependencia de la liquidez del BCE.

Aunque el exsubsecretario no tuvo intervención directa en las reuniones del Ministerio de Economía del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha asegurado que había en ese momento numerosos informes, estudios y valoraciones de analistas internacionales, pero que la evolución de los acontecimientos sucedía a tal velocidad que "cualquier cifra se quedaba obsoleta de una semana para otra".

EL PLAN DE RATO NUNCA FUE VALORADO

El exsubsecretario de Economía ha asegurado desconocer las objeciones de Deloitte para emitir su informe de auditoría de las cuentas anuales de Bankia de 2011, pues el Ministerio no se relacionaba con el auditor externo de la entidad. Con quien sí tenía relación constante era con el Banco de España y con los gestores de los principales bancos españoles.

Según ha relatado, el 3 de mayo de 2012 Temboury convocó una reunión en el Ministerio de Economía a la que acudieron representantes del Banco de España y varios directivos de Bankia, en la que se habló de la necesidad de tomar medidas adicionales de saneamiento, los decretos Guindos y la situación financiera en general, y se pidió a los gestores de Bankia que hicieran un "esfuerzo adicional".

En esta cita se mencionó que posiblemente sería necesaria una inyección de capital y recursos públicos, pero en ningún caso se trataba de medidas concretas, puesto que no había un plan concreto.

Al día siguiente, el secretario de Bankia, Miguel Crespo, le remitió por correo el plan de capitalización de Rato, que había sido presentado al Banco de España y que contemplaba una inyección de 7.000 millones de euros.

Temboury ha asegurado que este plan nunca llegó a ser valorado porque "no hubo tiempo material" para ello, teniendo en cuenta que lo recibió un viernes por la tarde y que el lunes siguiente Rato dimitió. Así, ha sostenido que Economía "nunca dio una respuesta" a ese plan, que además era "una especie de proyecto no muy elaborado".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30