Martes 15/01/2019.

| Finanzas

Finanzas

(AMP2) El Santander decide no seguir adelante con el nombramiento de Andrea Orcel como consejero delegado

José Antonio Álvarez, actual CEO, se mantendrá en el cargo

El consejo de administración de Banco Santander ha decidido no seguir adelante con el nombramiento de Andrea Orcel como consejero delegado, al considerar inasumible tener que hacer frente en su totalidad al bonus en diferido que se había comprometido a abonarle UBS cuando fue 'fichado' por la entidad cántabra.

Según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la decisión adoptada a propuesta de las comisiones de nombramientos y retribuciones "es consecuencia de la modificación, tras las negociaciones mantenidas, de las bases sobre las cuales el consejo adoptó la decisión de designar al señor Orcel y la imposibilidad de que los costes de compensar a éste por sus remuneraciones pasadas excediesen los tenidos en cuenta al acordar el nombramiento".

El banco acordó en septiembre la futura retribución anual que Orcel percibiría como consejero delegado del grupo, en línea con la de José Antonio Álvarez. Sin embargo, en aquel momento no era posible anticipar el coste final para el grupo de abonar las retribuciones diferidas que se le habían asignado en su puesto anterior y que habría perdido al abandonarlo.

De esta manera, Santander procedió al nombramiento sobre la base de una "estimación razonada" del coste, de acuerdo con el asesoramiento recibido, los precedentes y las expectativas de que podría revisarse a la baja por la naturaleza de la relación entre ambos bancos y las diferencias en las actividades que llevan a cabo", ha detallado la entidad en un comunicado.

La entidad ha reconocido que en los últimos meses se han mantenido conversaciones relativas a los términos de la salida de Orcel de UBS, quedando claro ahora que el coste para Santander de compensarle por su retribución diferida a lo largo de siete años y otros beneficios que le correspondían por su puesto anterior sería una suma "significativamente mayor" que la prevista inicialmente por el consejo en el momento del anuncio de su nombramiento.

El bonus en diferido devengado por Orcel y acordado con UBS ronda los 50 millones de euros, según se desprende de los datos del informe anual de la entidad helvética consultados por Europa Press.

En este sentido, el consejo considera que "sería inaceptable para un banco comercial como Santander" hacer frente al coste de contratar a Orcel "a la luz de los valores de la entidad y de la responsabilidad que tiene con sus stakeholders y las sociedades de los países en los que opera", ha explicado.

BOTÍN CREE QUE ES LA DECISIÓN "CORRECTA"

La presidenta del grupo, Ana Botín, considera que la decisión de no seguir adelante con el nombramiento es "difícil" pero "la correcta". "Tanto el equipo como yo esperábamos con ilusión la incorporación de Andrea. Le deseamos mucha suerte en el futuro", ha señalado.

Banco Santander comunicó el nombramiento de Andrea Orcel como nuevo consejero de la entidad el pasado 25 de septiembre, lo que supuso una auténtica convulsión en el sector, al tratarse del primer CEO de la entidad con perfil internacional, lo que desató las especulaciones sobre un cambio de rumbo en la estrategia del gigante financiero español y de la zona euro.

Debido a sus obligaciones con UBS Group, Orcel no podía asumir el cargo hasta marzo de 2019, debido a que una cláusula 'garden leave' le exigía un preaviso de seis meses antes de trabajar en otra entidad financiera.

"Santander es un banco diversificado con unos ingresos sólidos y estables en mercados clave", ha indicado a Europa Press la máxima responsable de análisis de instituciones financieras europeas de la agencia de calificación crediticia DBRS, Elisabeth Rudman.

"En DBRS no esperábamos que el nombramiento de Andrea Orcel cambiara la dirección estratégica de Santander, por lo que el anuncio de que no se unirá al banco no cambia nuestra opinión sobre su perfil crediticio", ha apostillado la analista.

ÁLVAREZ SE MANTIENE COMO CEO PERO ASUME TAMBIÉN LA VICEPRESIDENCIA

De este modo, José Antonio Álvarez, actual consejero delegado del Santander y que iba a asumir la presidencia ejecutiva de Santander España y la vicepresidencia de Santander cuando se materializara la llegada de Orcel, se mantendrá en su actual cargo, además de asumir el de vicepresidente del consejo. Queda sin efecto su designación como presidente de Santander España.

De su lado, Rodrigo Echenique se mantendrá como presidente de Santander España en tanto que la entidad encuentra el relevo adecuado para este perfil, para lo que ha abierto un proceso de selección, y mantiene la condición de vicepresidente del consejo.

Tras estos acuerdos, los vicepresidentes del banco serán Bruce Carnegie Brown, Rodrigo Echenique y José Antonio Álvarez.

Ana Botín ha destacado la "suerte" del grupo de contar con Álvarez, que ha aceptado continuar como consejero delegado. "Estoy convencida de que seguiremos trabajando tan bien como lo hemos hecho en los últimos cuatro años, consiguiendo un crecimiento rentable y logrando que cada vez más clientes confíen en Santander para ayudarles a progresar. Presentaremos juntos al mercado una actualización de nuestra estrategia en los próximos meses y estamos convencidos de que Santander tiene por delante una gran oportunidad", ha indicado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Febrero 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28