Lunes 09/04/2018.

| Energía

Energía

OCU celebra que la CNMC atienda su denuncia y obligue a las eléctricas a usar marcas diferentes

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un procedimiento jurídicamente vinculante que, si se resuelve de forma favorable, supondrá que las compañías energéticas verticalmente integradas tendrán que diferenciar las marcas comerciales que cada grupo empresarial tiene en el sector, informa la OCU.

Este procedimiento se inicia a raíz de la denuncia presentada por OCU ante la CNMC en octubre de 2016, acompañada de un informe que acreditaba que, en contra de la legislación vigente, las compañías energéticas de gas y electricidad estaban utilizando marcas, logos, web e incluso teléfonos de atención al cliente idénticos, independientemente de que se tratará de la distribuidora, de la comercializadora en el mercado regulado o de la comercializadora en el marcado libre.

OCU recuerda que, en la actualidad, cada grupo empresarial (Endesa, Iberdrola, Gas Natural, EDP y Viesgo) tiene al menos tres compañías que se relacionan con el consumidor final (distribuidora, comercializadora de referencia y comercializadora libre) y todas ellas utilizan marcas, logos, prácticamente idénticos.

En opinión de OCU, esta "confusión interesada" provoca dos grandes problemas en el sector: por un lado, una barrera de entrada para nuevos comercializadores en el mercado libre que compiten contra marcas consolidadas y heredaras de la actividad de la distribución, pese a iniciar también la actividad de comercialización recientemente, y, por otro lado, "más grave aún", la confusión de los usuarios que son expulsados del mercado regulado al mercado libre sin su conocimiento, ya que la filial en el mercado libre puede fácilmente atraer a los clientes del mercado regulado que no perciben el cambio de compañía ante la similitud de nombres y marcas.

La denuncia de OCU ya ha tenido alguna consecuencia, como el cambio de nombre distribuidora de Gas Natural, que ha pasado a llamarse Nedgia, según explica la organización de consumidores.

OCU recuerda que la normativa del sector eléctrico califica como grave esta infracción y establece sanciones que van de 600.000 euros a seis millones de euros, por lo que pide a la CNMC que, con este procedimiento, además de obligar a una clara separación de marcas y logos entre ellas, se estudie la aplicación de las sanciones que desincentiven nuevas prácticas perjudiciales para los consumidores.

El diario 'Cinco Días' avanza que el procedimiento fue abierto por la CNMC el pasado 16 de marzo y recuerda que los grupos integrados no deben confundir a los consumidores en su información y la presentación de su marca, según la Ley Eléctrica.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Abril 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30