Lunes 24/09/2018.

| Empresas

Empresas

Las aportaciones periódicas a planes de pensiones ayudan a mitigar la volatilidad de los mercados, según BBVA

Las aportaciones periódicas a planes de pensiones ayudan a mitigar la volatilidad de los mercados, por lo que se consideran "la fórmula idónea" para conseguir un hábito de ahorro que diversifique el momento de entrar en el mercado, según el Instituto BBVA de Pensiones.

Analistas de la entidad financiera resaltan las ventajas de realizar aportaciones de forma periódica, por ejemplo mes a mes, frente a una concentración de todas las aportaciones en un momento concreto del año, ya que este puede coincidir con un mal momento de los mercados financieros.

Asimismo, las aportaciones periódicas conllevan un "esfuerzo de ahorro menor", tal y como ha explicado en declaraciones a Europa Press el director del Instituto BBVA de Pensiones, Luis Vadillo. "Al plantearnos aportaciones mensuales y concebirlas como un gasto más de nuestra economía, evitaremos distracciones que se interpongan en nuestros objetivos vitales a largo plazo", ha detallado.

En este sentido, desde el Instituto BBVA de Pensiones recalcan la importancia de la 'factura fiscal', es decir, la rentabilidad final una vez cumplidas con las obligaciones tributarias, que deben tenerse en cuenta a la hora de invertir y desinvertir.

De hecho, las aportaciones a planes de pensiones permiten reducir la base imponible del IRPF hasta un máximo de 8.000 euros anuales. Gracias a ello, la reinversión del ahorro fiscal por la aportación al plan de pensiones puede aumentar hasta un 40% el importe acumulado a la fecha de la jubilación, según un estudio de Inverco.

Además, Vadillo destaca que cualquier plan de aportaciones periódicas es compatible con las aportaciones extraordinarias, dentro de los límites legales de aportación anual.

En BBVA, el cliente puede establecer una cuota de aportación periódica (mensual, trimestral, semestral o anual) en función de su capacidad de ahorro actual y tiene flexibilidad para paralizar la aportación definitiva o temporalmente, así como para incrementarla o disminuirla en función de la voluntad de ahorro.

LA RENTABILIDAD VA LIGADA AL RIESGO

El principal objetivo de los ahorradores es ganar el máximo dinero posible, lo cual es "legítimo y deseable", ha subrayado el responsable del Instituto si bien recuerda que "es esencial comprender que la rentabilidad va inevitablemente ligada al riesgo, de tal forma que para obtener mayor rentabilidad, hay que incurrir en un mayor riesgo".

Para determinar cuál es el riesgo en el que puede incurrir cada ahorrador deben considerarse tanto sus circunstancias personales como su objetivo de ahorro. El horizonte temporal hasta el objetivo de ahorro, como la jubilación, juega un "papel fundamental", de modo que cuanto más cerca esté el objetivo para el que se ahorra, menos riesgo debe ser asumido porque el margen de maniobra para recuperarse es muy reducido.

Por ello, a medida que la jubilación esté más cerca, los ahorradores deben posicionar el ahorro de forma "más conservadora", pues el objetivo deberá ser preservar el capital pese a aspirar a rentabilidades más modestas, según ha incidido Vadillo.

En este sentido, el director del Instituto BBVA de Pensiones recalca que "es de suma importancia de definir el horizonte temporal de la inversión y ajustar en todo momento el perfil de ahorro al mismo, siendo coherentes con dicho perfil y evitando tomar decisiones emocionales, que conducen a una mentalidad inversora cortoplacista".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30