Martes 10/09/2019.

| Empresas

Empresas

(AMP) Lyft espera alcanzar un valor de hasta 23.000 millones de dólares con su salida a Bolsa

Advierte del riesgo para su negocio que representaría un cambio en la clasificación laboral de los conductores que usan su plataforma

La compañía estadounidense de alquiler de vehículos con conductor Lyft, principal competidor de Uber, confía en alcanzar una valoración de entre 21.000 y 23.000 millones de dólares (18.525 y 20.290 millones de euros) tras su salida a Bolsa, después de haber fijado una horquilla de precios para la operación de entre 62 y 68 dólares, según consta en la documentación registrada por la empresa ante la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC).

De este modo, la compañía espera recaudar entre un mínimo de 1.908 millones y hasta un máximo de 2.406 millones de dólares (entre 1.680 y 2.119 millones de euros) con su inminente debut en la bolsa electrónica Nasdaq, donde cotizará bajo el símbolo 'LYFT'.

En el folleto de la operación, Lyft expone que en un principio cotizarán en el Nasdaq un total de 30,77 millones de acciones de la compañía a un precio de entre 62 y 68 dólares, lo que permitiría recaudar entre 1.908 y 2.092 millones de dólares (1.680 y 1.842 millones de euros).

No obstante, la oferta de Lyft reserva a las entidades colocadoras el derecho de vender otros 4,615 millones de acciones, que podrían elevar a entre 2.194 y 2.406 millones de dólares (1.932 y 2.119 millones de euros) el importe final de la operación.

De este modo, en el punto medio de la horquilla de precios establecida, la compañía espera levantar entre 1.900 y 2.200 millones e dólares, que destinará a los fines generales de la empresa, incluyendo gastos de explotación e inversión de capital.

Asimismo, la compañía usará parte de estas plusvalías en cumplir sus obligaciones fiscales en relación con la liquidación de acciones restringidas, así como en "invertir o adquirir negocios, productos, servicios y tecnologías".

Según las estimaciones del consenso de analistas, Uber podría alcanzar una valoración de hasta 120.000 millones de dólares (105.850 millones de euros) con un hipotético salto al parqué.

Lyft comenzó a operar en 2012 y, a cierre de 2018, contabilizó 18,6 millones de conductores activos, que son aquellos que han realizado al menos una carrera durante el último trimestre. Asimismo, registró 30,7 millones de clientes y hasta 178,4 millones de carreras.

Al registrar su salida a Bolsa, la firma ha remitido sus cuentas de los tres últimos ejercicios, por lo que ha informado de que en 2018 contabilizó unas pérdidas netas de 911 millones de dólares (801 millones de euros), un 32% más que en 2017.

De su lado, la cifra de negocio ascendió a los 2.156 millones de dólares (1.896 millones de euros), lo que equivale a duplicar la cifra registrada en 2017 y más que sextuplicar la contabilizada durante el ejercicio 2016. Los gastos crecieron al mismo ritmo, pasando de 1.035 millones de dólares (910 millones de euros) en 2016 a 1.768 millones de dólares (1.555 millones de euros) en 2017 y hasta los 3.134 millones de dólares (2.756 millones de euros) en 2018.

La compañía centra su negocio en el alquiler de vehículos con conductor. No obstante, a finales del año pasado decidió entrar en los segmentos de las bicicletas compartidas y los patinetes eléctricos. También está realizando varias inversiones en el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma.

RIESGOS.

En el folleto de salida a Bolsa de la compañía, Lyft advierte de que siempre ha registrado pérdidas y no existen garantías de que pueda alcanzar y mantener una trayectoria de rentabilidad en el futuro, añadiendo la "intensa competencia" que afronta, lo que podría hacer perder cuota de mercado a la empresa.

Asimismo, Lyft advierte de que un cambio en la clasificación como autónomos de los conductores que usan su plataforma tendría consecuencias adversas de carácter financiero, fiscal y legal.

"Estamos sujetos a un amplio rango de leyes y regulaciones, muchas de las cuales están evolucionando, y el incumplimiento de las mismas podría dañar nuestro negocio, condiciones financieras y resultados de explotación", añade la empresa.

Por otro lado, Lyft advierte del riesgo que representa para su negocio no ser capaz de desarrollar de forma oportuna y eficientemente su propio vehículo autónomo o colaboraciones con empresas que hayan desarrollado estas tecnologías.

RAKUTEN, EL PRINCIPAL ACCIONISTA

De acuerdo a los datos aportados por la compañía, su principal accionista es Rakuten, que ostenta el 13,05% de su capital social (31,4 millones de acciones), mientras que en segunda posición está General Motors, con el 7,76% (18,6 millones de títulos).

Fidelity ostenta, a través de varias entidades, el 7,71% de las acciones (18,5 millones de títulos), mientras las fondos de inversión de la firma Andreessen Horowitz acumulan un 6,25% (15 millones de acciones). En última posición se sitúan los títulos en manos de entidades controladas por Alphabet, matriz de Google, que acumulan un 5,33% (12,8 millones de acciones).

La última ronda de financiación de Lyft se realizó en junio, cuando levantó 443 millones de dólares (389 millones de euros) al vender a Fidelity 9,3 millones de acciones a un precio unitario de 47,4 dólares.

Asimismo, la compañía ha desvelado que, debido a su salida a Bolsa, planea abonar un bonus extraordinario a sus conductores. De esta forma, todos aquellos que hayan realizado al menos 10.000 carreras antes del 25 de febrero, recibirán un pago de 1.000 dólares (879,6 euros), mientras que los que hayan completado al menos 20.000 viajes serán remunerados con una paga extraordinaria de 10.000 dólares (8.796,2 euros). Este complemento salarial se abonará el próximo 19 de marzo.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30