Viernes 09/12/2016.

| Dinero

Especuladores en la bolsa española

Dinero

Los cortos no sólo atacan a los bancos: 1.000 millones en valores no financieros

  • Las compañías de renovables y las constructoras, las más penalizadas
  • Pero la tecnológica Indra se lleva la palma: un 9% de su capital, controlado por posiciones cortas
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • BMN enviará esta semana el borrador del folleto de salida a Bolsa a la CNMV

La pasada semana numerosos reguladores de los mercados europeos decidieron prohibir de forma temporal las posiciones cortas al descubierto sobre valores relacionados con el sector financiero (básicamente bancos y aseguradoras). Una medida que ataca la línea de flotación de los especuladores y que fue muy bien acogida por las principales bolsas del Viejo Continente. Sin embargo, las posiciones cortas no sólo se concentran en valores financieros y este veto podría incrementar su apetito por otro tipo de compañías.

En la bolsa española, el objetivo favorito de las posiciones cortas es la banca mediana. Diversas informaciones publicadas la pasada semana señalaban que los especuladores controlaban aproximadamente el 3% de este sector en España. Pues bien, las posiciones cortas en valores que no están relacionados con el sector financiero en la bolsa española están valoradas aproximadamente en 1.000 millones de euros.

Fuera de bancos y aseguradoras, los especuladores buscan otro tipo de sectores cuya conexión con el sector financiero sea lo más fuerte posible. Así, los mercados se encuentran con dos afectados prinicipalmente por estos movimientos: el sector constructor y el de las energías renovables.

El primero es uno de los más castigados por la crisis de cuya inicio se acaba de cumplir el cuarto aniversario. Las constructoras se han visto seriamente perjudicadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria y también por la radical caída en la licitación de obra civil en España como consecuencia de los recortes presupuestarios.

Además, algunas de las principales empresas del sector emprendieron antes de la crisis e incluso después del estallido de las subprime costosas inversiones, especialmente en el sector energético, que se han visto obligadas a refinanciar. Es el caso de ACS con la compra de hasta un 20% de Iberdrola y de Sacyr Vallehermoso, que justo antes del inicio de la crisis se hizo con el 20% del capital de la petrolera Repsol-YPF.

Así, la constructora que preside Florentino Pérez ha sido una de las más atacadas por las posiciones cortas. Los especuladores acumulan cerca de un 2% del capital del grupo, valorado a precios actuales de mercado en algo más de 150 millones de euros. La incidencia en Sacyr Vallehermoso es menor, dado también que el capital flotante (es decir, la cantidad de acciones que fluctúan libremente en el mercado) de la compañía es reducido, en torno al 15%.

Ferrovial ha sido otra de las claras víctimas de esta tendencia. La compañía emprendió durante la crisis un proceso de refinanciación, especialmente ligado a la adquisición del gestor aeroportuario británico BAA, una operación que se ejecutó en la primavera de 2006, cuando los síntomas de la crisis aun no habían comenzado a aparecer. Los especuladores cuentan con cerca de un 2% de la empresa que controla la familia Del Pino, valorado en unos 100 millones de euros. FCC y Acciona también destacan entre las constructoras atacadas por los especuladores.

El otro sector que ha sido pasto de las posiciones cortas es el de las energías renovables. Con fuertes inversiones justo antes del estallido de las subprime en EEUU, mucho se ha comentado y debatido sobre la existencia de una burbuja de la energía verde y del peligro que tendría un hipotético estallido de la misma. Los planes de las compañías se han venido abajo por la repentina caída del apetito inversor y los problemas de refinanciación de proyectos con la banca está a la orden del día. En este capítulo destaca la andaluza Abengoa, sin duda una de las empresas de la bolsas española y europea con mayor exposición a las posiciones cortas. Cerca del 8% de su capital está en manos de fondos especuladores, en un movimiento que se ha acentuado durante este año. En los últimos cuatro meses, las acciones de Abengoa se han dejado más de un 22%. Los paquetes de acciones de la compañía en manos de los especuladores cuestan actualmente en el mercado más de 120 millones de euros.

El otro ejemplo significativo del sector es Gamesa, precisamente la compañía del Ibex-35 que ha sufrido un mayor castigo desde que se inició la crisis. Las posiciones cortas en este valor suponen aproximadamente el 2,5% de su capital.

Sin embargo, a la cabeza de todos los valores de bolsa española en este capítulo se encuentra la tecnológica Indra. Hasta el 9% de su capital está en manos de posiciones cortas.

A la inversa, algunos de los grandes valores de la bolsa española están esquivando, por el momento, el ataque de los especuladores. Telefónica, la mayor empresa de la bolsa española por capitalización bursátil, es uno de los ejemplos paradigmáticos, junto a Inditex y a Repsol-YPF. Sin duda, valores demasiado estables para que la estrategia de las posiciones cortas llegue a buen puerto con ellos.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31