Domingo 19/08/2018.

| Dinero

Dinero

La comisaria Vestager acumula más de 14.000 millones en multas por casos de monopolio y pactos de precios

Las multas impuestas a empresas por la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, por abuso de posición dominante o por pactos de precios desde que asumió el cargo en noviembre de 2014 superan los 14.000 millones de euros, según cálculos de Europa Press en función de los datos de la Comisión Europea.

De todas ellas, la más elevada es precisamente la sanción de 4.340 millones de euros anunciada este miércoles a Google por prácticas ilegales a través de su sistema operativo Android, que además es también la más alta entre todas las que ha impuesto la Unión Europea en su historia por violar las reglas en materia de competencia.

Esta multa ha superado en la primera posición a la sanción que Bruselas impuso también al gigante tecnológico en 2017 por abuso de posición dominante a través de su servicio de comparación de precios, Google Shopping, que ascendió a 2.420 millones de euros. Google, sin embargo, recurrió ante la Justicia europea esta decisión y ha anunciado una actuación idéntica tras la multa que afecta a Android.

El tercer caso por abuso de posición dominante bajo el mandato de Vestager es la multa de 997 millones de euros a Qualcomm por exigir exclusividad a Apple a cambio de cantidades significativas de dinero en el mercado de chips para dispositivos móviles 4G (LTE).

El cuarto caso que completa las multas por monopolio bajo el mando de Vestager es mucho menor. Se trata de la sanción de 6 millones impuesta en septiembre de 2016 a la empresa austriaca ARA por impedir a competidores la entrada en el mercado nacional de gestión de residuos de envases.

A estas cuatro multas hay que sumar todas las sanciones que las autoridades europeas de Competencia han aprobado por pactos para fijar precios entre empresas en múltiples sectores.

CÁRTEL DE FABRICANTES DE CAMIONES.

La cifra más elevada en este apartado corresponde a la multa de 2.930 millones a cinco fabricantes de camiones -- MAN, Volvo/Renault, Daimler, Iveco y DAF --, por haber pactado los precios de venta de sus vehículos y haber repercutido en el comprador los costes de cumplir con las normas en materia de emisiones contaminantes. A esta cifra se añade la sanción de 880 millones a Scania por haber participado en el mismo cártel.

La siguiente multa más alta es la de 776 millones de euros a once compañías aéreas por haber participado en un cártel en el mercado de servicios de transporte aéreo que había afectado a vuelos realizados dentro del Espacio Económico Europeo. Esta sanción había sido impuesta en 2010, pero Bruselas la fijó de nuevo en 2017 tras haber sido anulada en un principio por la Justicia europea por motivos de procedimiento.

Otro caso de gran calibre es la sanción de 485 millones en diciembre de 2012 a los bancos Crédit Agricole, HSBC y JPMorgan, por participar en un acuerdo ilegal para influir en los precios de productos derivados de tipos de interés de referencia como el Euríbor.

La siguiente sanción más elevada es la multa de 395 millones aprobada en febrero de este año a cuatro empresas de transporte marítimo de coches nuevos, camiones y otros vehículos pesados por "coordinar precios, repartirse la clientela e intercambiar información comercial sensible sobre precios". Bruselas exigió el mismo día 76 millones a Bosch y NGK y otros 75 millones a Bosch y Continental por participar en otros dos cárteles.

Tras ellas se encuentran las multas anunciadas en marzo de este año a ocho compañías japonesas por pactar precios en el mercado de condensadores de aluminio y tántalo durante catorce años, que en conjunto ascienden a 254 millones de euros.

POR DEBAJO DE LOS 200 MILLONES.

Sony, Panasonic y Sanyo protagonizan la siguiente sanción más elevada (166 millones) por pactar precios e intercambiar información sensible, en este caso sobre baterías de ion de litio recargables que producían y que se utilizan habitualmente en teléfonos móviles y ordenadores.

Muy cerca se sitúa la multa de 155 millones impuesta en marzo de 2017 a seis fabricantes de componentes para vehículos por coordinar precios e intercambiar información sensible en el mercado provisión de sistemas de control de climatización y de refrigeración de motores.

Dos años antes, la Comisión Europea había anunciado una sanción de casi 138 millones a Melco (Mitsubishi Electric) e Hitachi por haber participado en un cártel con una tercera marca japonesa, Denso, para pactar precios y repartirse el mercado de los alternadores y los motores de arranque.

A finales de octubre de 2015, cuando Vestager estaba a punto de cumplir un año en la cartera de Competencia, Bruselas aprobó una multa de 116 millones a ocho empresas, entre ellas Toshiba, LG y Sony, por formar un cártel en el sector de los lectores de disco óptico con los que se leen o graban datos en CD, DVD y Blu-ray.

Unos meses antes, la Comisión había anunciado una multa también de 116 millones a ocho fabricantes de bandejas de envasado para alimentos al por menor por haber participado en al menos uno de los cinco cárteles que había pactado entre ellos.

Ya por debajo de los 100 millones está la sanción a tres empresas del sector del reciclado de baterías para coches (68 millones), a dos operadores de trenes de mercancías (49 millones), a cinco fabricantes de dispositivos de seguridad para vehículos (34 millones), a dos fabricantes de sistemas de iluminación de vehículos (27 millones) y a cinco fabricantes de sobres (19,4 millones).

Otras multas, en este caso individuales, son los 68 millones de euros al fabricante alemán de piezas de coche Eberspächer, los 6 millones al grupo italiano Pometon y los 5,2 millones a la compañía española de hortalizas frescas y en conserva Riberebro.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Agosto 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31