Viernes 15/11/2019.

| Dinero

DESDE EL LONDON EYE

Dinero

Rajoy: ¿susto o muerte?

  • El razonamiento que debemos hacer es que hay que escoger entre la austeridad y la quiebra.
  • La quiebra de España es mala para todos. La austeridad, sin embargo, será mala para algunos y, en términos generales, menos mala para todos.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Rajoy se reúne hoy con los agentes sociales para abordar la reforma laboral

Mariano Rajoy está concretando su programa económico de gobierno. Poco después de su investidura como presidente del Gobierno debe poner en marcha una pléyade de medidas económicas que significarán austeridad y recortes a gogó. Ni aún así tendrá asegurado el éxito de las mismas, si por éxito debemos entender que la prima de riesgo de España se relaje sustancialmente.

El razonamiento que debemos hacer es que hay que escoger entre la austeridad y la quiebra. Aunque todavía hay economistas (incluso Premios Noveles) que insisten en medidas de reactivación económica para los países en dificultades, lo que se suele llamar medidas keynesianas, este pensamiento está fuera de lugar. Sería automáticamente castigado con la quiebra de manera fulminante. No sería posible llevarlo a cabo sin aumentar el déficit de manera aún más escandalosa a las cifras actuales, ni los inversores internacionales nos lo permitirían, ni los países “que mandan” en la Eurozona (léase Alemania, y Francia de refilón) nos dejarían.

La decisión entre austeridad y quiebra es similar al dicho de ¿susto o muerte? Sin ánimo de hacer ninguna gracia (no la tiene en absoluto), es preferible escoger “susto”, o sea la austeridad.

La quiebra de España es mala para todos. La austeridad, sin embargo, será mala para algunos y, en términos generales, menos mala para todos. El disminuir sueldos, no hacer obras, reducir los presupuestos, no renovar a los contratados externos en las administraciones, etc. tendrá una incidencia negativa directa para las personas afectadas, que puede significar incluso quedarse sin trabajo. Además, será negativa para todos, porque esto significará seguir aumentando el paro, disminuir el consumo, reducir los impuestos (la tributación, que son los ingresos del Estado), mientras que aumentarán las prestaciones sociales (el cobro del paro) por estos nuevos desempleados, lo que redundará en la creación de nuevo déficit, etc.

Por esto, Rajoy debe identificar aquellas medidas de austeridad que menos efecto multiplicador tengan en el resto de la Economía.

Es en estos momentos cuando debemos acordarnos de los Planes E puestos en marcha por el anterior Gobierno. Recordemos que a través de estos planes, el Estado les dio dinero a los Ayuntamientos para que éstos ejecutaran los proyectos que considerasen conveniente, previamente aprobados por el Estado. España se gastó miles de millones de Euros en estos planes, cada uno de los cuales tenía que contar con un cartel explicativo. Por su propia naturaleza, los Ayuntamientos invirtieron en proyectos que debemos calificar de ámbito menor a nivel del interés nacional. Los ejemplos más abundantes fueron los cambios de aceras, arreglos de fuentes, acondicionamientos de zonas públicas, etc.

Muy posiblemente, cada uno de los proyectos ejecutados tenía su razón de ser y su importancia a nivel del barrio en el que se localizaba la actuación. Sin embargo, contemplado desde la distancia, supuso una grave falta de visión general del problema que trataba de resolver, por un lado, y un mal gasto (despilfarro) del dinero de todos los ciudadanos.

En primer lugar, el problema que trataba de resolver no lo resolvió. Únicamente lo retrasó agravándolo. Buena prueba es que lo seguimos teniendo, pero con un gasto (déficit) adicional de los miles de millones de Euros gastados.

En segundo lugar, puestos a invertir miles de millones de Euros, incurriendo en un gasto que fue un suma y sigue en el mayor déficit de la historia económica reciente de nuestro país, estoy seguro que a cualquiera se le hubiese ocurrido varias decenas de mejores destinos del dinero que el cambio de aceras y arreglos de fuentes (por muy mal que estuvieran la aceras y muy bonitas que hayan quedado las fuentes).

Por no hablar de la incongruencia que supuso que ese dinero fue en su mayor parte al Sector de la Construcción, cuando el Gobierno anterior criticó duramente ese Sector proclamando un cambio de modelo productivo de España que nunca llevó a cabo.

Esto se puede contraponer a las medidas anunciadas hoy en el Autumn Statement 2011 by the Chancellor of the Exchequer by Command of Her Majesty (o sea, George Osborne, el Ministro de Economía y Hacienda de U.K.).

Alguna de estas medidas son:

-          En infraestructuras: un nuevo plan de inversión público-privada en el que el Gobierno aportará 6.300 millones de libra, más otros 1.000 millones en garantías de inversiones privadas, más otros 5.000 millones de libras a futuro como parte del Plan de Infraestructuras Nacional. El Gobierno ya ha firmado un Memorando de Intenciones con dos fondos de pensiones con el objetivo de disponer de 20.000 millones de libras externos. Este dinero irá destinado a financiar grandes proyectos de infraestructuras a nivel nacional.

-          Facilidades de crédito: se dispondrá de 20.000 millones de libras como garantía de préstamos bancarios a pymes a lo largo de los dos próximos años, además de 1.000 millones de libras inicialmente para invertir en pymes fuera de los cauces bancarios.

-          Ofrecerá un 50% de ahorro fiscal para las nuevas inversiones de las empresas.

-          Mayor crédito fiscal para las actividades de investigación y desarrollo de las empresas.

-          Financiación de 600 millones de libra para la creación de 100 nuevos colegios, lo que significará 40.000 nuevas plazas.

-          Etc.

Como se ve, ninguna de estas medidas incluye el cambio de aceras ni el arreglo de fuentes. Su objetivo es aumentar los grandes proyectos de infraestructuras, el nivel educativo, la creación de empresas, facilitar la inversión en el tejido empresarial, la investigación y desarrollo, etc.

España también ha adoptado medidas similares. Pero ¿y los miles de millones de Euros gastados en cambiar aceras? Puestos a aumentar el déficit de España, ¿no hubiesen estado mejor dedicados a otros temas más provechosos?.

Rajoy debe centrar el tiro. Nuestra situación no es comparable a la del Reino Unido. Ya no podemos invertir dinero (cuando pudimos lo dedicamos en parte a cambiar aceras). Sólo nos dejan poner en marcha medidas de austeridad.

Y, sobre todo, debe identificar bien el problema. Y si es la mala salud de nuestro sistema financiero derivado del estallido de la burbuja inmobiliaria, debe dedicar sus esfuerzos a solucionarlo. Se habla de la creación de un banco malo. Si es así, búsquese la manera de hacerlo, y hágase.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31