Domingo 08/10/2017.

| Dinero

Dinero

Mañana se reanuda el juicio de Fórum con más declaraciones de acusados

Mañana se reanuda en la Audiencia Nacional el juicio de Fórum Filatélico con más declaraciones de acusados, tras dos semanas en las que estos han tratado de convencer al tribunal de que el negocio de los sellos era solvente y el dinero de los clientes no peligró hasta la intervención judicial.
  • Mañana se reanuda el juicio de Fórum con más declaraciones de acusados EFE

Mañana se reanuda en la Audiencia Nacional el juicio de Fórum Filatélico con más declaraciones de acusados, tras dos semanas en las que estos han tratado de convencer al tribunal de que el negocio de los sellos era solvente y el dinero de los clientes no peligró hasta la intervención judicial.

Tras una semana de parón, mañana prosiguen las declaraciones de los imputados con la comparecencia de Juan Ramón González Fernández, asesor jurídico del grupo para el que la Fiscalía solicita siete años de cárcel por estafa y cuatro por blanqueo.

Durante las dos primeras semanas de juicio, exdirectivos de la entidad han tratado de demostrar que Fórum era solvente y perfectamente capaz de hacer frente a los compromisos contraídos con sus clientes, y que únicamente la injustificada intervención judicial, en mayo de 2006, provocó la pérdida de las inversiones.

Hasta ahora, todos han negado que Fórum funcionara como un esquema piramidal para la captación de inversores, tal y como sostiene la Fiscalía Anticorrupción, que en su escrito describe cómo la sociedad desplegó durante años una actividad de captación masiva de fondos que alcanzó los 11.200 millones entre 2000 y 2005, mediante la suscripción de unos contratos de inversión filatélica en los que ofrecía rentabilidades superiores a los bancos.

El desfase patrimonial del que tienen que responder los 29 acusados se eleva a 2.848 millones, como consta en el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción.

El expresidente Francisco Briones, que reconoció en su declaración que su formación era netamente comercial y no financiera, relató cómo se fijaba el precio de los sellos, una actividad que realizaba él mismo aunque sus conocimientos de filatelia se limitaban en sus comienzos a "comprar y vender sellos en la Plaza Mayor de Madrid".

Briones, acusado de estafa, insolvencia punible, falseamiento de cuentas y blanqueo y para el que se piden 27 años de cárcel, no pudo justificar si la sociedad contaba o no con una previsión de la liquidez necesaria para hacer frente a los compromisos de recompra de los sellos.

La intervención trajo la "hecatombe", explicó, y es que cada contrato tiene su vencimiento, por lo que no era realmente posible hacer una estimación y la sociedad no contaba con una previsión concreta para hacer frente a los compromisos de recompra, ya que "cada mes era distinta".

En cuanto a los precios, él mismo "hacía las listas de precios, trimestralmente y tras los estudios oportunos, serie por serie"; a partir de unos precios "históricos", se contrastaban con catálogos de referencia, con la evolución del PIB y con la demanda de los mercados.

Tras Briones declararon otros exdirectivos de la firma, entre ellos el que fuera director en el Centro Operativo de Madrid y consejero de la entidad Miguel Ángel Hijón, para el que la Fiscalía solicita en total quince años de prisión, ocho por estafa, cuatro por insolvencia punible y tres por falseamiento de cuentas.

Hijón aseguró ante la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que ni estaba al corriente ni tenia capacidad de decisión sobre la marcha de la empresa, y tampoco conocía los entresijos de la entidad ni por qué unos pocos meses antes de la intervención judicial las compañías que aseguraban la filatelia se negaron a renovar sus contratos.

Más colaborador se mostró el ex director general Antonio Merino, conforme con lo expuesto en el escrito de acusación, aunque con algunos matices; acusado de estafa, insolvencia punible y blanqueo, la Fiscalía solicita para él 16 años de cárcel y multas que en conjunto alcanzan los 55 millones de euros.

Merino admitió que los sellos estaban sobrevalorados, con objeto de hacer frente, con lo obtenido por su colocación a nuevos inversores, a los compromisos de recompra adquiridos con clientes ya existentes.

Tras hacer partícipe a Briones de sus reservas sobre la valoración de los sellos, Merino llegó a sopesar la posibilidad de abandonar la empresa, aunque finalmente desistió el "miedo" a quedarse sin trabajo.

Una vez que concluyan las declaraciones de los acusados comenzarán a desfilar los más de cien testigos convocados por la partes.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31