Sábado 03/12/2016.

| Dinero

Dinero

Dinero

Los rebeldes aseguran que Gadafi podría haber sido capturado.

  • Los empresarios destacan la rigidez y desconfianza de los funcionarios locales
  • Quienes tuvieron un cara a cara con Gadafi destacan su timidez y excentricidad
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Los rebeldes advierten de que Gadafi será ejecutado por un pelotón de fusilamiento si es condenado por crímenes de guerra.

Aunque ahora parezca imposible, hasta la revuelta provocada por el movimiento revolucionario conocido como ‘Primavera árabe’ Libia era uno de los países que más atractivo había ganado entre las empresas para hacer negocios. Y negocios no  relacionados precisamente con el petróleo, la materia prima que ha situado tradicionalmente al país norteafricano en el escenario geopolítico mundial.
Desde hacía unos años, Muammar el Gadafi había cambiado de actitud en este sentido; algunos incluso se atreven a decir que “había sentado la cabeza”. Con más de 70 años de edad y guerreando durante más de 40 años, “Gadafi pensó que había llegado la hora de reconstruir un país que apenas había podido avanzar en todo ese tiempo”. Quien habla es Carlos Fernández, presidente de Fergo Aisa, grupo constructor que cotiza en la bolsa española y que había entablado negociaciones con el Gobierno libio para adjudicarse contratos en el país.
“Lo primero que me sorprendió es su seriedad. Son estrictos a más no poder. Y terriblemente desconfiados, te hacen viajar veinte veces para reunirte con ellos y discutir las condiciones y, además, siempre quieren que lo haga el presidente o el máximo ejecutivo de la empresa, no trabajan con el segundo nivel”.
Cuando llegó a Libia, Fernández recibió un curso acelerado de lo que estaba haciendo el Gobierno de Gadafi. “Allí falta de todo: carreteras, viviendas sociales, infraestructuras de todo tipo. Y además tienen mucho dinero del petróleo. Me contaron que Gadafi decidió trazar una serie de planes y dotar de presupuestos a los distintos departamentos para comenzar a reconstruir un país que en buena parte se dedicó a destruir él, en lugar de destinar el dinero a armarse hasta los dientes”. Y esos planes estaban valorados en varios miles de millones de euros.
Fergo Aisa estaba bien situada para la construcción de viviendas sociales pero hay empresas españolas que ya estaban trabajando allí. Un ejemplo es el grupo vasco Bruesa, que se adjudicó contratos para la construcción de dos carreteras en Libia. “Lo difícil en estos casos es llegar hasta ellos porque no se fían de casi nadie. Una de las pocas maneras que hay de entrar en procesos como éstos es tener experiencia en países vecinos, como Argelia, porque las propias autoridades del país fronterizo o quienes te han llevado hasta allí facilitan tu nombre y si han quedado contentos con tu trabajo pueden llegar a recomendarte”, asegura uno de sus ejecutivos.
Ambas empresas reconocen que en Libia negociaron y trabajaron mucho mejor de lo que habían pensado. “Resultaba difícil pensar que Libia había estado en permanente conflicto durante tantos años. Lo único que resulta incómodo es su rigidez y desconfianza. Pero eso sí, son extremadamente transparentes”, recuerda Fernández. Tanto es así, que en Libia las comisiones para lograr un contrato, la figura comúnmente conocida como “mordida” no sólo existen sino que son legales y están reguladas.
No obstante, no muchos han tenido la oportunidad de tener un cara a cara con Gadafi. Uno de ellos ha sido Luis del Rivero, presidente de Sacyr Vallehermoso, que cuenta con una pequeña licitación en el país. Como ocurrió con la mayoría de las empresas extranjeras, sus trabajadores expatriados en el país norteafricano tuvieron que salir a toda prisa a finales de febrero de este año, cuando el presidente libio optó por acabar con las revueltas a cañonazos.
En conversaciones privadas, Del Rivero ha contado en alguna ocasión que le sorprendió el carácter extremadamente tímido de Gadafi, hasta el punto de que en su primer encuentro, el ejecutivo español creyó haberse quedado sordo de repente porque veía mover los labios al presidente libio pero no escuchaba ni un ligero murmullo, tal era el hilo de voz que salía de su cuerpo.

Otros empresarios consultados aseguran que el Gobierno de Gadafi estaba tranquilo hasta la llegada de las revueltas y coinciden en que no ha mantenido la calma necesaria a la hora de sofocarlas. “Ahora todo lo que había hecho se ha venido abajo y tendrá que ser un nuevo gobierno el que lo vuelva a poner en marcha. Pero no contemos con ello al menos hasta dentro de un año como poco”.
Y coinciden en señalar en que, por una vez, no ha sido Gadafi el que ha iniciado las hostilidades. “Realmente no ha sido un cambio de actitud, estaba dispuesto a reconstruir Libia pero cuando ha visto el cariz que tomaban los acontecimientos ha debido olvidarse con demasiada facilidad de los planes que trazó en su día”.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31