Miércoles 06/11/2019.

Tenis

Por qué es difícil hacerse rico con el tenis

Vamos Rafa!

Estamos en pleno Australian Open, el primer Gran Slam de la temporada tenística. Se disputa en Melbourne, bajo un sol de justicia. Y Rafa Nadal vuelve a pisar fuerte.

Quienes se alcen con el trofeo -ojalá Rafa y Garbiñe Muguruza- el próximo domingo en el Rod Laver Arena se embolsarán 2,67 millones de dólares (él y ella, indistintamente). El buen Nico Almagro, que abandonó en primera ronda por lesión, se volvió para España con un cheque de 36.000 dólares. Precisamente Nico abrió este torneo con una declaración cuando menos llamativa: “Tengo más de 10 millones, no iba a jugar por 50.000”, defendiéndose de quienes le acusaron de viajar a la otra punta del mundo lesionado, con el único propósito de hacer dinero rápido.

Construyamos desde la machada de Nico para entender cómo funcionan los economics del tenis y, más en concreto, qué tal se ganan la vida los tenistas. Por su configuración, es un deporte sin demasiado espacio para la “clase media”: o eres top-100 o difícilmente te soluciona la vida. Mientras del fútbol viven miles en el mundo, del tenis viven solo 100 (200 a lo sumo). Un jugador de Segunda, prudente con el dinero, puede solucionar gran parte de su vida. El número 1.000 del mundo en tenis, no. En España hay 1.050 futbolistas profesionales. En el mundo, hay 200 tenistas que viven de ello.

El top ten del tenis mundial es multimillonario. A los buenos premios por llegar las rondas finales de los torneos, se suman los millonarios contratos con sponsors, gustosos de pagar por la visibilidad que obtienen a través de estas figuras globales. Si vamos bajando en la clasificación, la cosa se complica… un tenista asume todos los gastos de la estructura que necesita: jefe de prensa, médico, fisioterapeuta, entrenador… a más estrella, más equipo, claro está. No hay más que ver el box de Rafa Nadal en este Australian Open. Pero un mínimo de equipo y de gastos todos tienen que afrontar. De modo que, más allá de los primeros cien (doscientos, se lo concedo) del mundo, es difícil salir rico del tenis.

Veamos cómo le va a Rafa y cómo le va, por ejemplo, al buen Denis Istomin, verdugo de Novak Djokovic, el vigente campeón de Australia.

- Solo en premios de torneos, donde ha ganado 14 Gran Slams, Rafa Nadal se ha embolsado durante su carrera 78 millones de dólares. A eso hemos de sumar lo que ingresa por publicidad, más de 20 millones de euros al año, entre Nike, Telefónica, Mapfre y otros. Y así lleva Rafa desde 2004. El mérito es incuestionable. Pero es algo al alcance de muy pocos. Si en el fútbol empiezan muchos y llegan pocos, en el tenis no llega casi ninguno. Si de probabilidad se tratara, no confíe en que su hijo tenista de 8 años les saque de pobres.

- Istonim, actual número 117 del mundo, acumula 4 millones de dólares en ganancias a lo largo de su carrera. Y obviamente Tommy Hilfiger no se pega por vestirle. No está mal, pero ha pasado las de Caín para estar donde está. Y sabemos su nombre porque ganó a Djokovic (para gozo de algunos apostantes y penuria de otros).

El contraste es evidente. Además de eso, Rafa cobra por ir a torneos. Hace unos años su presencia en el Conde de Godó de Barcelona (torneo modesto en comparación con los Gran Slam y los Masters 1000) cotizaba a 700.000 euros. Solo por ir. Pero los organizadores los pagaban felices: sabían que Rafa llenaba gradas, atraía sponsors y subía el precio de los asientos VIP. Lo de siempre: inversión y retorno.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
Etiquetas: