Viernes 02/12/2016.

| Fútbol

Fútbol

El dinero llega de Oriente

  • Málaga y PSG, con sus dueños árabes, ejemplifican este verano la nueva tendencia del fútbol europeo
  • Los andaluces se han gastado casi 60 millones de euros y los parisinos han incorporado a Javier Pastore (43 millones)
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El dueño del Málaga revienta el mercado

El fútbol de élite está afincado en Occidente, pero el dinero llega a espuertas de Oriente. Desde hace unos años, los jeques árabes se han fijado en el deporte rey como una posibilidad más de hacer negocio con sus inabarcables riquezas. Su política, más allá de intentar la compra de grandes clubes, está basada en la adquisición de equipos de nivel medio, con los que intentar competir con los mejores de sus respectivas ligas. Estas coordenadas básicas sirven para comprender los casos de Málaga y PSG, nuevos ricos en España y Francia.

Malacitanos y parisinos tienen otro nexo en común más curioso. Sus propietarios son parientes. Abdullah Ben Nasser y Sheikh Tamim bin Hamad pertenecen a la acaudalada familia Al-Thani, de origen qatarí. Ambos se reparten el protagonismo en el mercado de fichajes. El equipo andaluz se ha gastado casi 60 millones de euros en 9 jugadores, con Cazorla encabezando las inversiones (21 millones). Con el asturiano han llegado Joaquín, Buonanotte, Toulalan o Van Nistelrooy. Atrás quedan unas incorporaciones discretas el verano anterior (ya con el dueño actual) y un invierno más movido, en el que Baptista, Maresca, Camacho, Asenjo y Demichelis reforzaron a un club instalado por entonces en las posiciones de descenso y que en la actualidad sólo se conforma con clasificarse para las competiciones europeas.

Sheikh Tamim, por su parte, se ha sumado a la política familiar en un intento de colocar al PSG en la lucha por los títulos nacionales y europeos. Muy lejos queda el equipo dirigido por Luis Fernández, que se paseaba en los 90 por Francia y competía con los grandes del continente apoyado en estrellas como Ginola, Weah o Raí. Ahora, el conjunto capitalino busca al menos volver a pelear por la Ligue 1, título que no consigue desde 1994.

La inversión del PSG está personificada en Javier Pastore, internacional argentino de 22 años por el que el jeque ha desembolsado 43 millones de euros (fichaje más caro en la historia del fútbol galo). Pastore lidera una lista de altas en la que también destacan Jérémy Menez y Kevin Gameiro (seguido por Valencia y Sevilla). Sheikh Tamim ha eliminado la deuda que arrastraba el club (30 millones) y ahora se desvive por reforzarlo con la ayuda de Leonardo en los despachos.

Malacitanos y parisinos presumen de los petrodólares de sus dueños, pero no deben olvidar que el dinero no es garantía de éxito, al menos a corto plazo. Casos como los del Manchester City (que jugará la Champions este año por primera vez, tres años después de la compra del club por un grupo inversor de Abu Dhabi) y el Chelsea (que sigue sin ganar la Copa de Europa tras ocho temporadas en las que Abramovich ha fichado casi todo lo que sus entrenadores le han pedido) son muy explicativos al respecto. Tener un proyecto sólido y un buen criterio deportivo en cuestión de altas y bajas es también fundamental. Esa es la batalla de los nuevos ricos una vez que la cuenta corriente de sus dueños parece no tener fin.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario