Sábado 03/12/2016.

| Fútbol

Fútbol

2-0. Messi liga el póquer de títulos al conseguir con el Barcelona el trofeo de la Supercopa

El Barcelona ligó esta noche en Mónaco el póquer de títulos de la supercopa europea al vencer al Oporto por 2-0 gracias a dos jugadas estelares de Lionel Messi, que demostró una vez más que es el rey del tapete y que, cuando juega, nunca va de farol.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

El Barcelona, campeón al ganar por 2-0 al Oporto en Mónaco 2-0. Messi liga el póquer de títulos al conseguir con el Barcelona el trofeo de la Supercopa

El Barcelona ligó esta noche en Mónaco el póquer de títulos de la supercopa europea al vencer al Oporto por 2-0 gracias a dos jugadas estelares de Lionel Messi, que demostró una vez más que es el rey del tapete y que, cuando juega, nunca va de farol.

Esta era la única competición oficial en la que el astro argentino no había podido añadir una muesca más a su revolver y el Luis II todavía era hasta hoy un terreno virgen para su voracidad sin límite y su ansia de gol.

Él, que vistiendo la camiseta azulgrana había marcado en Wembley, en los Olímpicos de Roma y Atenas, en el Santiago Bernabéu, en el Celtic Park de Glasgow, el Saint Jakob Park de Basilea, en el Gerland lionés y el José Alvalade lisboeta, en el Weserstadion de Breme, en el Parken Stadion de Compenhagen, en el RSK Olimpiyski y Donbass Arena de Donetsk, en el Lobanosky Dynamo Stadium de Kiev y en el VfC Arena de Stuttgart.

Esta tarde, en el principado monegasco resolvió este asunto menor. Otro reto superado para el mejor futbolistas del planeta, quién sabe ya si el mejor de todos los tiempos.

Messi solucionó una espesa primera mitad del Barcelona con un gol de oportunismo al filo del descanso, un regalo de Guarín en un mal despeje que el de Rosario recogió cuando ya tenía encima a Helton.

Otro se hubiera precipitado en la definición y hubiese estrellado el balón en el cuerpo del portero. Él no. Controló la pelota, sentó al meta del Oporto con un requiebro imposible y lo empujó a placer al fondo de la red.

Hasta entonces el equipo luso había incomodado a su rival con su defensa adelantada, mucho empuje arriba y una presión asfixiante que los azulgranas, sin Piqué en el eje de la zaga y Busquets en el pivote defensivo, le costaba superar saliendo con el balón jugado desde atrás.

Un disparo de Moutinho que obligó a Valdés a sacar la primera manopla de la tarde y un par de jugadas por la izquierda de Hulk-la estrella indiscutible del equipo tras la marcha de Falcao- no tuvieron la recompensa del gol.

El Barça casi se encontró con el suyo gracias al primer regalo de la zaga lusa, que Pedro, solo ante Helton, no aprovechó al picar el balón por encima de la portería.

Pero el campeón de Europa es un motor diesel especialista en esperar a que baje el suflé. El del Oporto bajó a los veinte minutos y los de Guardiola, aunque les costó más que de costumbre, se hicieron con la manija del choque en cuento empezaron a recuperar el balón más arriba y a hacerlo circular con mayor fluidez.

Un par de subidas amenazantes de Alves, un par de apariciones de Iniesta, que a la postre acabaría siendo nombrado por la UEFA mejor jugador de la final, y un par de fogonazos de Messi -con gol de pillo incluido- bastaron para tomar el mando -del marcador y del juego- antes de llegar al descanso.

El Oporto no se rindió ni mucho menos tras la reanudación. Pereira adelantó la defensa veinte metros y Moutinho, Guarín y Souza trabajaron a destajo para abarcar los máximos metros posibles en el centro del campo.

Motuinho y Guarín lo probaron de lejos y Villa también tuvo la suya antes de ser sustituido por Alexis. El Barça, con muchos espacios delante, pudo matar el partido. Pero en pleno mes de agosto es más difícil hacerlo que, por ejemplo en enero, y Pedro, en un par de acciones en las que se quedó sin fuelle pudo dar fe de ello.

Los catalanes vivieron un último susto, cuando un error de Abidal al proteger un balón casi le cuesta un disgusto al campeón de Europa a diez minutos para el final. Un Guerín encolerizado pidió penalti por la entrada del francés, pero el árbitro lo único que hizo fue mostrarle tarjeta amarilla.

Cuando el partido llegaba al final, Messi volvió a aparecer para fabricar el segundo, una conducción desde la línea de tres cuartos que acabó con un quiebro y un centro preciso sobre la llegada de Cesc, que mató el balón con el pecho y, sin dejarlo caer, fusiló sobre la salida de Helton.

Con éste ya van doce los títulos que ha logrado el Barça en la era Guardiola en solo tres años. El propio Cesc ya ha ganado dos -los mismos que en todas su carrera en el Arsenal- en dos semanas como azulgrana.

- Ficha técnica:

2 - Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Abidal, Adriano (min.63); Sergio Busquets, Xavi, Iniesta; Pedro (Cesc, min.80), Villa (Alexis, min.61) y Messi.

0 - Oporto: Helton; Sapunara, Rolando, Otamendi, Fucile; Souza (Fernando, min.77), Guarín, Moutinho; Hulk, Cristian Rodríguez (Varela, min.69) y Kleber (Belluschi, min.77).

Goles: 1-0: Messi, min.39. 2-0: Cesc, min.88.

Árbitro: Björn Nijhuis (HOL). Mostró tarjeta amarilla a Cristian Rodríguez (min.30), Iniesta (min.51) y Guarín (min.82) y expulsó por doble amonestación a Rolando (min.65 y min.86) y por roja directa a Guarín (min.90).

Incidencias: Final de la Supercopa de Europa disputada en el estadio Luis II del Principado de Mónaco ante unos 18.000 espectadores, la mayoría de ellos aficionados de ambos equipos.

Ginés Muñoz.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario