| Fútbol

Fútbol

Hierro asegura que el único culpable de su marcha de la RFEF es él mismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Hierro asegura que el único culpable de su marcha de la RFEF es él mismo Hierro asegura que el único culpable de su marcha de la RFEF es él mismo

Fernando Hierro vive sus últimas horas como director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Cierra un ciclo de cuatro años sin escuchar las peticiones de los que le rodean para que continúe. "Si hay un culpable de mi marcha soy yo". Se toma un tiempo para decidir su destino.

Admite Hierro discrepancias con Jorge Pérez, secretario general de la RFEF en una entrevista con Efe. Pero no las señala como causa de peso para su marcha. Se creó el puesto con su llegada y deja a la selección española en el mejor momento de su historia. Campeón de Europa y del mundo. En cuatro años de largas horas de trabajo, formó parte del equipo de Vicente Del Bosque, modificó seleccionadores de categorías inferiores y siempre estuvo cerca del jugador. En seis meses decidirá un nuevo rumbo. No descarta volver a su casa, el Real Madrid.

Pregunta: ¿Por qué ha decidido cerrar su etapa en la Federación?

Respuesta: No hay ninguna causa importante. Es el final de una etapa después de cuatro años como director deportivo de la Federación. El fin de un ciclo antes de analizar internamente que quiero para mi futuro. El puesto no es un sitio para que yo esté más tiempo. La gente puede pensar que con los resultados deportivos buenos como me voy en este momento, pero detrás hay años de mucho trabajo. Es el mejor momento para irse. Las cosas están bien. Hay una buena base. Mejor que te vayas antes de que te echen.

P: ¿Existen discrepancias importantes con el presidente Ángel María Villar o el secretario general Jorge Pérez?

R: Muchos piensan que sí, que puede haber cosas por dentro. No entienden que me vaya y lo acepto. Pero la verdad es que hay normalidad. La tranquilidad de alguien que ha decidido que se ha cumplido un ciclo. No es por Villar ni por Jorge. No voy a poner nombres. En mi situación pones las cosas en una balanza, las personales y profesionales, y decides si merece la pena seguir o no.

P: ¿Tan distante están su forma de pensar y la de los directivos?

R: Todo el mundo tiene claro que con un secretario general se tiene más desgaste en el día a día por tener que tomar decisiones juntos en las que puedes estar o no de acuerdo. Es lógico. Mi relación con el presidente es tan fantástica como con todos los seleccionadores. Con Jorge es buena. Opinamos distinto pero no hay una diferencia tan grande como para señalarlo como la causa. Es un conjunto de cosas que me hace pensar que ha terminado una etapa. No hay culpables. Y si hubiese uno soy yo porque la Federación ha intentado que siguiese y agradezco el esfuerzo de Villar por intentar convencerme para que siga pero es una decisión firme.

P: ¿De qué se marcha orgulloso?

R: Fue un orgullo que la Federación se interesase por alguien que no tenía formación y crease la figura de director deportivo. Siempre estaré agradecido. Al principio se preguntaban para que crearla porque chocaba con la de seleccionador y tras cuatro años esa visión ha cambiado. Ahora dicen que hay mucho trabajo y se necesita una dirección deportiva. Se ha hecho un buen trabajo. No hubo un gran cambio pese a que traje a personas de mi confianza.

P: ¿En qué ha centrado su labor de director deportivo?

R: Me habré equivocado muchas veces y he rectificado buscando lo mejor. Me he ocupado desde las primas y publicidad de la selección absoluta, a dirigir veinte personas, marcar la línea de trabajo de las categorías inferiores, que todos los seleccionadores estén juntos, las territoriales de España, viajes a comisiones de FIFA y UEFA. Hay mucho trabajo detrás del cargo. He comido con directores deportivos de las selecciones más importantes del mundo. En ellos esta figura está por encima incluso de la del seleccionador. En nuestro país no puede ser. Por eso he estado en segunda línea.

P: El equipo de trabajo de Del Bosque se queda huérfano.

R: Cuando he hablado con Vicente le he transmitido mi opinión. Fue el primero con el presidente en conocer mi decisión. Yo le he dado un toque especial y va a ser muy difícil que haya un director deportivo que tenga la relación que tengo yo con el seleccionador.

Nos conocemos muy bien. Él aporta unas cosas y yo otras. Su equipo de trabajo han sido entrenadores míos cuatro años y había feeling. Vicente toma todas las decisiones. Ha sido una etapa enriquecedora.

P: Su inicio fue más duro. No conectó bien con Luis Aragonés.

R: Si explicas a alguien que de la noche a la mañana aparece una persona en un equipo de trabajo formado como el de Luis Aragonés, al que conocía muy poco y a sus ayudantes menos.... Cuando llegué sabía que la cosa necesitaría su tiempo. Desde ahí la relación fue de respeto. Nunca me metí en su trabajo, ni él en el mío. Luis pensaba que el trabajo del director deportivo está en las categorías inferiores. Lo respeté y esos ocho meses me empapé del trabajo y me formé con los de abajo. Está claro que si pasan 200 seleccionadores con ninguno tendré la confianza que con Vicente.

P: ¿Siente igual de suya la Eurocopa y el Mundial?

R: No siento mías ninguna de las dos, pero sí como la mayor satisfacción del fútbol español. Luis nos dio tras 42 años un título que nos sirvió de lanzadera. Luego llegó Vicente, un hombre con una tremenda sabiduría y mano izquierda que demostró una psicología deportiva extraordinaria. En dos años ganó un Mundial tras ganar casi todos los partidos de clasificación. Estamos ante la mayor generación de talento de la historia del fútbol español. Su éxito es un premio al buen trabajo de categorías inferiores de escuelas de toda España. Somos el reflejo del trabajo de los clubes.

P: Ha tenido una relación muy cercana con los capitanes.

R: Les dije el primer día que no les iba a engañar nunca, que siempre diría lo que pienso y que algunas veces llevarían razón y otras no. He sido compañero suyo y no me puedo sentar en una mesa para engañarlos. Si llevaban razón me peleaba con la Federación y el día que no, se lo decía. Nunca me he metido en una reunión de ellos o con el seleccionador. Mi relación con los capitanes ha sido fantástica. A todos los jugadores les he mandado mensajes de felicitación cuando han ganado un título, pero donde he estado es cuando han tenido una lesión o un problema personal. Es donde he tenido desgaste. A un jugador que mete tres goles y gana títulos ninguna llamada le llena, pero cuando está lesionado o tiene un problema no lo va a olvidar nunca.

P: Su modelo de capitanía lo heredó Raúl, pero Iker Casillas ejerce con un estilo diferente.

R: Son tiempos diferentes. Cada uno ve la capitanía de una forma. Iker empezó muy joven. Ha visto muchos capitanes en el Real Madrid. Piensa de forma diferente. Es una capitanía mucho más compartida. Involucra a más jugadores. En otros tiempos era diferente, pero el comportamiento y la relación que hemos tenido ha sido espectacular. Cuando ha habido un problema nos hemos sentado en una mesa y hemos llamado por teléfono al resto de capitanes. Han representado un colectivo que ha sido un ejemplo dentro y fuera del campo.

P: ¿Ha echado de menos la figura de Raúl en algún momento?

R: Para mi fue un tema durísimo al llegar a la dirección deportiva. Muy duro. No lo he hablado directamente con él. Nunca jamás me metí en ningún tema de si tenía que venir alguien. Si me preguntaban daba mi opinión, pero no opiné de ninguna convocatoria. Raúl sabe perfectamente que yo no era el seleccionador. Él y yo sabemos que no era mi decisión y tengo que respetar la de Vicente.

P: Tras su extraña salida del Real Madrid, ¿le ha ayudado el tiempo para perdonar?, ¿volvería al club con Florentino Pérez?

R: No soy rencoroso ni una persona que se las guarde a alguien que en tu vida te ha hecho algo malo. Tengo mi forma de ser, mi corazón, mis pensamientos. Tengo un pasado que nadie me puede quitar. Cuando llegué a la Federación me tildaban de madridista pero me he olvidado de colores y he defendido a todos los clubes por igual. El pasado, pasado es. Se aprende y se toma nota de él. Pero no soy rencoroso. Independientemente de las personas y presidentes que pasen, mis catorce años en un club nadie me los va a quitar. Los tengo en mi cabeza y mi corazón.

P: ¿Sería compatible su figura con la de José Mourinho?

R: Es una pregunta muy difícil de contestar. Viéndolo a distancia José es un entrenador fantástico, ha ganado en todos los equipos y tiene una personalidad marcada. Me parece un magnifico técnico. He hablado dos veces con él. Una cuando estaba en el Bolton y jugamos contra el Chelsea. Otra hace poco tiempo que nos encontramos.

P: ¿Cuál será su nuevo reto?

R: Tengo seis meses para pensar que quiero hacer. He sido un privilegiado estos cuatro años. Rodeado en la Federación de los mejores. Tengo que pensar si me gusta esto o bajo al césped. Si me apetece entrenar a chavales o descanso de todo un tiempo. El fútbol está convulso. Ha ocupado toda mi vida, desde niño. Es mi pasión. Pero quiero sentarme a reflexionar para ver que quiero hacer.

Roberto Morales

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
Image and video hosting by TinyPic