Sábado 09/09/2017.

| Ciclismo

Ciclismo

La subida a L'Angliru, desde cinco perspectivas

Alberto Contador y su exhibición de valentía y determinación; Chris Froome, controlador para sentenciar la Vuelta a España; Ilrun Zakarin, ambicioso para avanzar el podio; Vincenzo Nibali, resistente y sufridor para mantener la segunda plaza; y Wilco Kelderman, hundido en el tramo final, fueron los protagonistas de la resolución final en L'Angliru.
  • La anhelada Vuelta de Froome EFE

Alberto Contador y su exhibición de valentía y determinación; Chris Froome, controlador para sentenciar la Vuelta a España; Ilrun Zakarin, ambicioso para avanzar el podio; Vincenzo Nibali, resistente y sufridor para mantener la segunda plaza; y Wilco Kelderman, hundido en el tramo final, fueron los protagonistas de la resolución final en L'Angliru.

CONTADOR Y UNA EXHIBICIÓN FORMIDABLE:

"Era mi última gran etapa de la montaña de mi carrera. No había mejor manera de terminar que ésta". Alberto Contador reconquistó L'Angliru, la culminación a una carrera impresionante. Su subida fue un espectáculo de principio a fin, de pie sobre la bici, con una fuerza incontestable y un entusiasmo incontenible para cualquiera.

Su ataque, primero acompañado y después en solitario, devoró a cada uno de los escapados que se mantenían por delante, el último Marc Soler, clavado ante una nueva ofensiva de Contador a 5,5 kilómetros de la meta, cuando abrió ya el camino definitivo hacia el triunfo en la cima de L'Angliru, el 'Olimpo' del ciclismo español.

FROOME Y LA SENTENCIA DE LA VUELTA:

En la última etapa competitiva de la Vuelta a España 2017, sólo quedará este domingo el trámite y el homenaje al ganador por las calles de Madrid, nunca hubo discusión hoy sobre el maillot rojo del ciclista británico, el líder en las últimas dieciocho etapas de forma consecutiva. Controlador, efectivo y resolutivo sin dudas.

Mientras Contador estaba muy lejos en la general, a 3:34 al inicio de la jornada -su desventaja con él no pasó más allá del minuto y medio en la ascensión-, domó los ataques de Nibali, de Kelderman o de Zakarin, después arrollados cuando se lo propuso Froome, ya en el tramo final, acompañado de Poels hasta la cima. La Vuelta a España 2017 ya es suya. Lo ha sido casi de principio a fin.

NIBALI Y EL SUFRIMIENTO FINAL

El corredor italiano termina segundo la Vuelta a España. No tuvo este sábado capacidad real de poner en discusión el triunfo final de Froome. Sufrió primero en la bajada del Cordal, cuando un percance le retrasó unos segundos del grupo de favoritos y le obligó a un esfuerzo extra para contactar con él antes de la subida a L'Angliru.

Tuvo mucha más ambición que piernas después, cuando tomó la delantera en el pelotón junto a su compañero y compatriota Franco Pellizotti a 6,5 kilómetros del final. El desafío era agitar la carrera, apurar todas sus posibilidades. No lo consiguió, sin la fuerza suficiente para más en las rampas imposibles del puerto, rezagado después entre el sufrimiento cuando aceleró Chris Froome. Llegó sexto, a 51 segundos de Contador, y sostuvo la segunda plaza.

ZAKARIN Y LA AMBICIÓN DEL PODIO:

Ya lo había intentado a 4,2 kilómetros de la meta en el pulso por la tercera posición con el holandés Wilco Kelderman. Entonces no fue posible despegar al corredor del Sunweb. Después sí, ya en las últimas rampas, cuando la aceleración de Poels y Froome rompió ya definitivamente el grupo de persecución a Alberto Contador.

A la estela de los Sky, unos cuantos metros por detrás, sin opción de contactar finalmente con ellos, salió Zakarin rumbo al podio de Madrid, a una tercera posición que ya fue indefendible para Kelderman, superado por el ataque final del corredor del Katusha, cuarto en la meta de la cima asturiana, a 35 segundos del ganador.

KELDERMAN Y LA PÉRDIDA DEL PODIO

Wilco Kelderman cayó dos puestos en la general en L'Angliru. Del tercero al quinto, sobrepasado por Zakarin y Contador y roto en el tramo final del temible puerto, sin fuerzas ni para seguir la aceleración de Froome y Poels primero ni de Zakarin después, mientras veía como se le escapaba el podio sin reacción posible.

Perdió de vista a Zakarin, después a Nibali, llegó a meta en solitario, octavo, por detrás de todos los que le habían acompañado antes en el grupo, a un minuto y 11 segundos de Contador, a 36 segundos de Zakarin y sin el podio al que había subido en la crono en Logroño y que no pudo sostener en la subida a L'Angliru.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias