Sábado 03/12/2016.

| Ciclismo

Ciclismo

Joaquim Rodríguez, nuevo líder de la Vuelta tras ganar la octava etapa con final en El Escorial

Joaquim "Purito" Rodríguez (Katusha) se convirtió en nuevo líder de la Vuelta al imponerse con autoridad en otro muro, colocado al final de la octava etapa disputada entre Talavera de la Reina y San Lorenzo de El Escorial, de 177 kilómetros, en la que el italiano Vincenzo Nibali, defensor del título, cedió 52 segundos.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Joaquim Rodríguez, nuevo líder de la Vuelta tras ganar la octava etapa con final en El Escorial Joaquim Rodríguez, nuevo líder de la Vuelta tras ganar la octava etapa con final en El Escorial

Joaquim "Purito" Rodríguez (Katusha) se convirtió en nuevo líder de la Vuelta al imponerse con autoridad en otro muro, colocado al final de la octava etapa disputada entre Talavera de la Reina y San Lorenzo de El Escorial, de 177 kilómetros, en la que el italiano Vincenzo Nibali, defensor del título, cedió 52 segundos.

Purito calcó la etapa de Valdepeñas de Jaén, cuyo final era similar al de El Escorial, con una pared de porcentajes de hasta el 28 por ciento. Y repitió el resultado. La tenía marcada y le resultaba golosa. Vino a verla en julio para preparar el asalto. "Tenía ganas de ganarla", dijo.

Las conclusiones de aquel ensayo pusieron los cimientos para volver a visitar el podio. Remató la faena después de otra exhibición de su equipo durante toda la etapa. A la hora de la verdad apareció el líder. Respondió a un ataque de Michele Scarponi dentro del último kilómetro, se puso en cabeza y ya nadie le volvió a ver el pelo.

Entró en meta con las fuerzas justas para levantar los brazos, destacado. Sus rivales claudicaron ante la fuerza explosiva de Purito. Scarponi cruzó la meta a 9 segundos, delante del holandés Bauke Mollema (Rabobank). En el siguiente medio minuto fueron pasando los principales: Van den Broeck, el danés Fuglsang, Igor Antón, el ruso Menchov, Mikel Nieve, Brajkovic, Wiggins y Nibali, que cerró la fila a 32 del ganador.

Objetivo cumplido para el número uno de la clasificación mundial, que acababa de lograr su cuarto triunfo en la Vuelta. Etapa y bonificación. Lo de menos era cazar el maillot rojo, lo capital era coger tiempo a los contrarrelojistas a dos días de su etapa reina en Salamanca, con el reloj de testigo durante 47 kilómetros. Esa es su obsesión

"Estas llegadas en alto son para mi y se trataba de almacenar tiempo porque en la crono me van a dar una paliza que no veas", comentó con ironía y sentido de la realidad Purito Rodríguez, quien firmaría perder dos minutos en la capital salmantina.

Queda otro paso antes de esa cita, la cima de La Covatilla, que Purito afrontará vestido con la Roja, prenda que disfrutó dos días en 2010. Su compañero Dani Moreno, su gregario de lujo, le sigue a 32 segundos y tercero aguanta el danés Fuglsang (Leopard) con 34. Vincenzo Nibali, dolorido por la caída de Talavera, retrocedió al cuarto puesto a 45. Sylvain Chavanel pasó del liderato al octavo puesto. La cuesta escurialense abatió al francés.

La etapa fue un sube y baja constante. De entrada, y camino de Mijares se registró la baja del esprinter estadounidense Tyler Farrar (Garmin), herido seriamente en la caída talaverana. Más tarde tomó el mismo camino Oscar Freire, que no termina de respirar como antaño. Mala Vuelta para los "guepardos", que pescarán muy pocas etapas en este recorrido pensado para los escaladores.

El Katusha se trabajó la etapa metro a metro. Espabiló al pelotón cuando la fuga del día pasaba de los 8 minutos. La formaban desde el ascenso a Mijares, Haussler (Garmin) y Montaguti (Ag2r), aunque en el descenso se unieron Adrián Palomares (Andalucía) Fouchard (Cofidis).

Montaguti se centró en coronar la cima de Mijares, y más tarde las de San Bartolomé (2a) y Santa María (2a), las dificultades de día. Y poco más. El pelotón se les echó encima a 12 kilómetros de meta. Algunos intentaron sorprender, como el estonio Taaramae y el cántabro Angel Madrazo, el "gorrión de Cazoña", pero los hombres de Purito no estaban dispuestos a echar por tierra el esfuerzo de todo el día.

Solución pendiente de la "cuesta del hielo", calle de la Cañada Nueva, en la parte alta de El Escorial, zona que se congela en invierno y es aprovechada por los chavales para deslizarse con plásticos. Un kilómetro terrorífico, como una escalera, que incluye un par de descansos de adoquinado, y tramos propios de pistas cortafuegos.

Allí surgió la figura de Purito, tocado con el maillot blanco de la combinada. Scarponi osó a discutirle la victoria con un ataque a 800 metros de meta. El catalán saltó de la bici como si hubiera recibido un aguijonazo. Cogió metros, apretó los dientes y conquistó otra de sus etapas marcadas con rojo en su calendario. En los muros de esta Vuelta solo se puede escribir un nombre: Purito Rodríguez.

Carlos de Torres

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario