Lunes 05/06/2017.

| Balonmano

Balonmano

29-30. España se acerca al Europeo con un sufrido triunfo sobre Austria

La selección española de balonmano dio un paso de gigante hacia el Europeo de Croacia 2018, tras lograr este martes un sufrido triunfo (29-30) ante Austria, en un encuentro en el que el conjunto español perdía por cinco tantos (24-19) a poco más de quince minutos para la conclusión.

La selección española de balonmano dio un paso de gigante hacia el Europeo de Croacia 2018, tras lograr este martes un sufrido triunfo (29-30) ante Austria, en un encuentro en el que el conjunto español perdía por cinco tantos (24-19) a poco más de quince minutos para la conclusión.

Un tiempo en el que los "Hispanos" lograron con un paso a una defensa 5-1, con Alex Dujshebaev en el puesto de avanzado, adquirir la solidez defensiva de la que habían carecido hasta entonces para dar la vuelta al marcador.

Recuperadas las sensaciones defensivas, España no tardó en mejorar radicalmente en ataque, dotando a su ofensiva de la continuidad necesaria para hacer llegar el balón a los extremos y pivotes, hasta entonces casi inéditos.

De este modo, pudieron aparecer en el partido jugadores como el pivote Julen Aginagalde o el extremo Ferrán Solé, que con sus tantos permitieron a España ponerse por delante en el marcador (29-30) a un minuto y medio para la conclusión.

Una remontada que redobló la intensidad defensiva del equipo español, que sentenció definitivamente su triunfo, tras forzar Alex Dujshebaev una falta en ataque al lateral Romas Kirveliavicius, muy protestada por el banquillo y los jugadores austríacos, que otorgó los dos puntos en juego al conjunto español.

Victoria que permite a España la posibilidad de sellar matemáticamente la clasificación para el Europeo de Croacia 2018 si vence de nuevo a la selección austríaca en el encuentro que se disputará el próximo sábado en León

Aunque para ello, los "Hispanos" deberán mejorar notablemente sus prestaciones con relación al partido disputado hoy en Innsbruck, donde España tan sólo pudo encontrar su juego en el último cuarto de hora, cuando parecía abocada a una inesperada derrota.

Destemplada por los tremendos cañonazos con los que Janko Bozovic y Romas Kirveliavicius a la selección española le costó un mundo encontrar la estabilidad en defensa, de hecho, puede decirse que España nunca se sintió cómoda en la retaguardia en toda la primera mitad.

Tal y como confirman los trece tantos que los de Jordi Ribera encajaron en unos primeros treinta minutos, en los que el conjunto español fue incapaz de encontrar antídoto a los lanzamientos lejanos de Bozovic.

Mucho más seguro se mostró el equipo español cuando forzó a Austria a concluir sus ataques por los extremos, donde Arpad Sterbik, que regresaba a la selección más de un año después, le ganó la partido a Raúl Santos y Robert Weber.

De hecho, las paradas de Sterbik a los lanzamientos de los exteriores fueron determinantes para que España pudiera distanciarse mínimamente (5-7) en el marcador antes de alcanzar el ecuador del primer período.

Una renta que los "Hispanos" no lograron ampliar ante las tremendas dificultades que tuvo el conjunto español para dotar de la más mínima fluidez a su ofensiva.

Lastrados por la permisividad arbitral, que consintió que los defensores austríacos chocaran, golpearan y agarraran en cada intento de circulación de los jugadores españoles, los de Jordi Ribera se vieron condenados a intentar el uno contra uno en cada uno de sus ataques.

Todo un problema para el conjunto español, que sin posibilidad de asistir a sus extremos y pivotes, se estrelló una y otra vez contra el fornido bloque central de la defensa local.

Una circunstancia que empeoró con la irrupción del portero austríaco Thomas Bauer, que con tres paradas consecutivas, redujo al llegar el descanso la ventaja (13-14) del equipo español.

Anticipo de los numerosos problemas que sufrió la selección española en el arranque de la segunda mitad, en la que España no sólo no consiguió resolver sus problemas tanto en defensa como en ataque, sino que además fue víctima de las constantes perdidas de balón.

Errores que permitieron a Austria, con el extremo Sebastian Frimmel como punta de lanza del contragolpe, escaparse en el marcador hasta alcanzar una máxima renta de cinco goles (24-19), que encendieron todas las alarmas en el equipo español.

Una situación crítica que España fue poco a poco controlando gracias al oportuno cambio a una defensa 5-1, con Alex Dujshebaev, que pese a algunos desajustes iniciales con el pivote, poco a poco fue maniatando al conjunto anfitrión.

Mejoría defensiva que no tardó en tener su correspondencia en ataque, donde de la mano de Alex Dujshebaev, y sobre todo del extremo Ferrán Solé, máximos anotado del conjunto español, España encontró el camino para dar la vuelta (29-30) al marcador.

Ficha técnica:

29 - Austria: Marinovic; Weber (2), Bozovic (6), Kirveliavicius (4), Posch (5), Biliyk (4) y Santos (2, 1p) -equipo inicial- Bauer (ps), Ranftl (-), Esegovic (-), Zeiner (1), Alexander Hermann (1), Neuhold (-), Frimmel (4), Bammer (-) y Jelinek (-)

30 - España: Sterbik; Balaguer (1), Gurbindo (1), Sarmiento (4), Goñi (2), Ángel Fernández (3) y Aginagalde (4) -equipo inicial- Corrales (ps), Solé (5), Alex Dujshebaev (4), Cañellas (2), Costoya (-), Dani Dujshebaev (-), Rivera (1p), Gedeón Guardiola (1) y Morros (2)

Marcador cada cinco minutos: 3-4, 4-4, 7-8, 9-11, 12-12 y 13-14 (Descanso) 16-16, 20-18, 24-20, 26-24, 29-28 y 29-30(Final)

Árbitros: Krstic y Ljubic (SLO). Excluyeron por dos minutos a Weber, Alexander Hermann (2) y Kirveliavicius (2) por Austria; y a Morros por España.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del grupo 3 de la fase de clasificación para el Europeo de Croacia 2018, disputado en el Wasserkraft Arena de Innsbruck (Austria) ante 3.000 espectadores.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias