Miércoles 07/12/2016.

| Deportes

Deportes

Nibali recorta distancias a 'Purito' cuesta abajo

Córdoba, 25 ago (Efe).- La inclusión del alto de San Jerónimo, en su acepción moderna del Catorce por Ciento, camino de Córdoba en la Vuelta a España acostumbra a dar mucho juego y los ciclistas, conscientes de ello, no dudan para aprovechar la más mínima oportunidad que se les presenta.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

El eslovaco Peter Sagan gana la sexta etapa y Chavanel sigue líder Nibali recorta distancias a 'Purito' cuesta abajo

Córdoba, 25 ago (Efe).- La inclusión del alto de San Jerónimo, en su acepción moderna del Catorce por Ciento, camino de Córdoba en la Vuelta a España acostumbra a dar mucho juego y los ciclistas, conscientes de ello, no dudan para aprovechar la más mínima oportunidad que se les presenta.

Cuando el ciclismo de competición empezó a incluir grandes puertos en sus recorridos, a principios del pasado siglo XX, con sus caminos de tierra, no tardaron en definirse sus descensos como "a tumba abierta". Vincenzo Nibali y sus compañeros del Liquigas-Cannondale lo tuvieron claro con la Mezquita al fondo y probaron.

Córdoba debería ser territorio favorable a los mejores velocistas, pero la colina de 580 metros que ofrece una excelente vista de la ciudad califal, se empeña cada vez que es incluido en el itinerario de una etapa en demostrar lo contrario.

El resultado del intento en esta sexta etapa de la carrera española de Nibali es que no solo recuperó los once segundos perdidos el día anterior, en el espectacular y duro final de la Era del Chaparral, en Valdepeñas de Jaén, sino que añadió seis más a un sorprendido Joaquim Rodríguez.

Todavía no se sabe si el 'Purito' terminará lamentando más adelante la pérdida en sus aspiraciones por hacerse con el maillot rojo final en Madrid. De lo que no tuvo dudas el catalán es que la capital cordobesa cedió tiempo "donde no lo tenía que perder".

Otros como Pablo Lastras, que en este mismo puerto pero transitado en sentido inverso en 2002 sumó la primera de las tres etapas que constan en su palmarés, lo calificaron como "un espectáculo", aunque admitió: "He pasado miedo, aunque montado en bicicleta tengo poco".

Al "Tiburón de Mesina", herido en su orgullo un día antes por lo cedido en la rampa imposible de la Sierra Sur andaluza, se le presentó la oportunidad de dar una dentellada a sus rivales y lo hizo en un terreno en el que casi nadie lo esperaba. A los que quieren ganar la Vuelta, los pilló con la guardia bajada. Nibali sigue intentando avanzar hacia su segunda victoria.

Seguramente el líder del equipo blanco, verde y azul, no pensó obtener tan jugoso beneficio sobre todos sus adversarios. En los días anteriores, los diferentes intentos se cobraron alguna víctima. En Córdoba, Nibali superó a todos sin excepción.

El ciclismo moderno ofrece oportunidades en los momentos más inesperados y lo que se precisa es saber aprovecharlas cuando se presentan. Casi nadie en los modernos autobuses que llevan a los ciclistas a las salidas pensó en un ataque de Nibali, aunque todos hablaron estar atentos a cualquier movimiento. O bien hubo un descuido generalizado, o las fuerzas no respondieron como se esperaba.

En las últimas ediciones de la Vuelta, un protagonista habitual de descuidos o sorpresas ha sido el español Alejandro Valverde, vencedor de la edición de 2009 y a punto de reaparecer el próximo mes de enero de 2012 tras cumplir dos años de sanción por su vinculación a la Operación Puerto.

En 2006, en el descenso del alto de Monachil camino de Granada, a cuatro días del final, el kazako Aleksandre Vinokourov le atacó en la bajada y no pudo cogerle rueda. Le arrebató el entonces jersey oro y terminó viendo como el triunfo volaba hacia Kazajistán.

Dos años después, en tierras cántabras camino de Suances, el murciano se quiso quitar el chubasquero en las primeras rampas del alto del Caracol y sus rivales no desaprovecharon la oportunidad. Allí se dejó sus opciones de ganar su primera grande. Tuvo que esperar al año siguiente, en 2009, para poder hacerlo. Entonces lo consiguió pero sin permitirse ningún tipo de lujo, ni siquiera el de anotarse un triunfo parcial de etapa.

Mucho mejor le fue a Miguel Indurain en 1993 en el que terminó siendo el tercero de sus cinco triunfos en el Tour de Francia. El suizo Toni Rominger, su principal rival, le puso contra las cuerdas en el centenario Tourmalet pirenaico e incluso le descolgó en la subida. El navarro se lanzó en la bajada, de manera similar a como lo hizo para empezar a ganar la ronda francesa en 1991, y en un visto y no visto lo alcanzó.

De infausto recuerdo para el ciclismo español fue el descenso del también pirenaico Col de Mende en 1971, en el que Luis Ocaña se cayó en una curva muy resbaladiza por la lluvia cuando intentaba seguir al belga Eddy Merckx. El español acabó en el hospital, el "monstruo belga" ganando en París.

La historia del ciclismo está repleta de todo tipo de episodios. Algunos, lamentablemente, luctuosos. Otros de brillante ejecución deportiva y algunos resueltos con daños físicos de distinta gravedad. En Córdoba, Nibali y sus compañeros pusieron una piedra en busca de repetir el éxito que logró el de Mesina hace un año. El aviso debería hacer espabilar a todos.

José Luis Sorolla

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario