Martes 06/12/2016.

| Deportes

RUGBY

Deportes

Jonah Lomu, el gigante enfermo

  • El ex ala internacional es un héroe en su país
  • Los All Blacks no serían quien son sin Lomu
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Lomu Lomu GETTY

Jonah Lomu nació el 12 de mayo de 1975 en un suburbio obrero del sur de Auckland, hijo de maorís polinesios procedentes de Tonga. De adolescente, y rodeado por un ambiente marginal, coqueteó con la delincuencia, pero el balón oval le apartó del mal camino. Ingresó en el Wesley College y sus entrenadores descubrieron rápidamente a un diamante por pulir.

Pronto comenzó a ser tenido en cuenta por los técnicos del combinado provincial de Counties Manukau hasta que a comienzos de 1994 tuvo su primera aparición a nivel internacional en un amistoso en Hong Kong. Por aquel entonces, Lomu creía que los más conveniente para él era estudiar para cajero de banco y tener una vida tranquila, hasta que una llamada cambió por completo su vida. De manera sorpresiva, fue llamado por el seleccionador de Nueva Zelanda para jugar un amistoso contra Francia. Aquel 26 de junio de 1994, Lomu se convirtió, con 19 años y 45 días, en el jugador más joven en enfundarse la casaca "all black". Quedaba claro que su futuro estaba en el rugby. Aquel año no gozaría de más internacionalidades, pero en 1995 llegó su gran momento.

Con 1,96, 126 kilos, la fuerza de un oso y la velocidad de un guepardo (corría los 100 metros en 10,8 segundos), el ala neozelandés fue la gran estrella del Mundial pese a que su selección cayó en la final ante Sudáfrica. Un año después, la BBC le nombró la "personalidad extranjera del año", pero las cosas comenzaron a torcerse en su vida.

Los médicos le diagnosticaron el síndrome nefrítico. Pudo jugar hasta el 23 de noviembre de 2002 (37 ensayos en 63 apariciones con la selección), pero su estado físico no era el de antaño. Su retirada cayó como un jarro de agua fría en la afición. Miles y miles de personas contactaron con él para ofrecerle un riñón, pero no quiso saltarse la lista de espera por tratarse de una celebridad, hasta que el 28 de julio de 2004 una clínica de Auckland informó que el trasplante era ya un hecho (el donante fue Grant Kereama, un presentador de radio amigo del jugador). Quince días después volvía a caminar y su regreso a los Blues puede ser el paso previo al Mundial de 2007, lo que cerraría el círculo.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario