Martes 25/09/2018.

| Bellas Artes

Bellas Artes

Una exposición en la Fundación Mapfre de Barcelona recorre la obra de Brassaï

Más de 200 piezas integran una retrospectiva del fotógrafo húngaro Brassaï, quien al retratar el París de los años 30 vislumbró el potencial artístico de la fotografía, en una exposición que se presenta en la sede de la Fundación Mapfre en Barcelona.
  • Una exposición en la Fundación Mapfre de Barcelona recorre la obra de Brassaï EFE

Más de 200 piezas integran una retrospectiva del fotógrafo húngaro Brassaï, quien al retratar el París de los años 30 vislumbró el potencial artístico de la fotografía, en una exposición que se presenta en la sede de la Fundación Mapfre en Barcelona.

Estructurada en doce secciones temáticas, la exposición recorre de manera exhaustiva la obra del polifacético artista desde su conocida serie "Paris de nuit", que fue el resultado del encargo del editor Charles Peignot a un todavía joven y desconocido Brassaï y que se plasmó en un libro, también expuesto, que se publicó en 1932.

Bajo el título de "Placeres" (Plaisirs) se agrupan sus imágenes protagonizadas por pequeños delincuentes, prostitutas y otros personajes de los bajos fondos parisinos, junto con otras sobre entretenimientos públicos, incluidas salas de baile baratas, ferias populares de barrio y celebraciones anuales organizadas para burlar las convenciones burguesas.

Brassaï consiguió un permiso para trabajar entre bastidores en el célebre Folies Bergère, que le permitió ver todo lo que pasaba allí desde un punto de vista más elevado y con estas imágenes el artista consiguió "revitalizar y trasladar a la fotografía una rica mitología que ya existía en la literatura y en las artes visuales tradicionales", ha subrayado el comisario de la muestra, Peter Galassi.

En contraste con la noche, Brassaï también fotografió París durante el día y en sus imágenes aparecen monumentos, rincones pintorescos o detalles de la vida cotidiana como las escaleras de Montmartre, el muro de la prisión de La Santé, la plaza de la Concorde o un platanero.

Algunas de estas fotografías de los años 30 reflejan el interés de Brassaï por los estilos geométricos o los encuadres abruptos como en sus instantáneas de los adoquines parisinos.

Tras unas imágenes que ilustran el interés pionero del fotógrafo húngaro por los grafitis, especialmente aquellos grabados o rascados en la pared, que los acercaban al arte prehistórico o tribal africano, el recorrido expositivo se centra en la revista Minotaure, que le encargó en 1932 fotografiar a Picasso y sus estudios para ilustrar el primer número, del que se pueden contemplar varios ejemplares.

Además de marcar el inicio de su amistad con el pintor malagueño, Minotaure fue también el punto de encuentro con Salvador Dalí y con André Breton.

Como en los clásicos Rembrandt, Goya o Toulouse-Lautrec, de los que el propio Brassaï consideraba a los fotógrafos del momento herederos, Brassaï es autor de una galería extraordinaria de personajes de la cultura como Picasso, Dalí, Anaïs Nin, Henry Miller, Jean Genet, Jacques Prévert, Lawrence Durrell, Eugène Ionesco, Kiki de Montparnasse, Oskar Kokoschka o Henri Matisse.

La exposición, que estará abierta al público en la Fundación Mapfre de Barcelona hasta el 13 de mayo, recoge asimismo una pequeña muestra de sus numerosas fotografías de sus viajes: una perspectiva de la Sagrada Familia desde una posición elevada, un muro pintado en el Sacromonte de Granada o un escaparate de Nueva Orleans.

En algunas de las imágenes, como en "Viña, Château Mouton-Rothschild" (1953), Brassaï aprovecha las líneas del paisaje para dividir la imagen por la mitad a lo largo de su eje horizontal, una estrategia gráfica inventada por él.

A mediados de la década de 1930 y después de la II Guerra Mundial, Brassaï fotografía más de dos docenas de reuniones de la alta sociedad parisina y ante su cámara desfilan bailes de disfraces, veladas elegantes, actos en casas privadas y lugares como el Ritz o la celebración del 50 aniversario del interior Art Nouveau del lujoso restaurante Maxim's.

Tras los desnudos femeninos, el visitante puede contemplar una de las series más genuinas de Brassaï, la dedicada al sueño, casi una necesidad si se tiene en cuenta que el fotógrafo no llevaba la popular cámara de mano Leica de 35 mm, sino una cámara de placas de vidrio, que a menudo se colocaba sobre un trípode, por eso las personas durmiendo se convirtieron en un motivo recurrente en su obra, señala el comisario.

La exposición se cierra con imágenes callejeras, no sólo de París, pues su trabajo para la revista Harper's Bazaar le llevó a recorrer toda Francia, España, Suecia, Estados Unidos o Brasil.

Aquí se pueden ver diversas imágenes tomadas en España como un cura hablando con un hombre en Madrid o un retrato de Joan Miró en la plaza Real y en el barrio chino barcelonés.

Después de su exhibición en Barcelona, la exposición se podrá ver en la Fundación Mapfre de Madrid, desde el 31 de mayo al 2 de septiembre, y a continuación en el San Francisco Museum of Modern Art entre noviembre y febrero de 2019.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30