Lunes 05/12/2016.

| Bellas Artes

Bellas Artes

Barcelona revive uno de los iconos gráficos de la Guerra Civil 75 años después

En la misma esquina de Barcelona donde el fotógrafo Agustí Centelles disparó su cámara el 19 de julio de 1936 e inmortalizó para siempre al guardia de asalto republicano Mariano Vitini tras su fusil, hoy, 75 años después, familiares de ambos hombres se han reunido para recordar aquel dramático instante.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Barcelona revive uno de los iconos gráficos de la Guerra Civil 75 años después Barcelona revive uno de los iconos gráficos de la Guerra Civil 75 años después

En la misma esquina de Barcelona donde el fotógrafo Agustí Centelles disparó su cámara el 19 de julio de 1936 e inmortalizó para siempre al guardia de asalto republicano Mariano Vitini tras su fusil, hoy, 75 años después, familiares de ambos hombres se han reunido para recordar aquel dramático instante.

Tres generaciones de estas familias se han dado cita en la intersección de las calles Diputación y Roger de Lluria, en el centro de Barcelona, sobre las 08:45 horas, la misma hora en la que Centelles tomó una instantánea que daría la vuelta al mundo y que se convertiría en uno de los iconos gráficos de la Guerra Civil que acaba de empezar: la de tres guardias de asalto que se resguardaban con sus armas tras los cuerpos de dos caballos muertos.

María Luisa, una de las dos hijas de Vitini, y Sergi y Octavi Centelles, herederos del fotoperiodista, han protagonizado un emocionante encuentro en el que se han cruzado anécdotas, y han firmado todos ellos en una copia de la famosa imagen que se depositará en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, donde se guarda el original.

"Es un momento emocionante, pero también duro porque recuerda un momento muy trágico", ha asegurado María Luisa, quien ha acudido acompañada por sus cuatro hijos.

"Mi padre siempre nos decía que durante la guerra pegó muchos tiros, pero no nos dijo si había matado a alguien o no. No es algo de lo que estuviera orgulloso", ha añadido a Efe.

Los hijos, nietos y bisnietos que se han acercado hasta el 284 de la calle Diputación -un edificio ahora de Núñez y Navarro que alberga el Consell de Treball Económic y Social de Catalunya- se han podido, además, fotografiar tras una gran reproducción de la imagen de Centelles, y también con la bayoneta del fusil que la familia Vitini ha guardado durante décadas.

Curiosamente, la famosa fotografía, que se publicó en periódicos y revistas de todo el mundo, entre ellas en la portada de Newsweek, es una recreación de una refriega "muy dura" que momentos antes de la instantánea se había producido entre los guardias de asalto y los insurgentes y que Centelles pidió a los republicanos que reprodujeran.

Además, la foto original, en la que Vitini aparece en camiseta, junto a un casco militar como primer "trofeo de guerra", incluía otro personaje más, un hombre vestido de traje que empuñaba una pistola y que Centelles decidió no incluir en el encuadre definitivo por considerar que quitaba dramatismo a la imagen.

El acto de hoy es fruto del empeño del portavoz de la familia Centelles, Joaquim Gasca, así como del equipo de documentación de los herederos del fotoperiodista, que han trabajado en los últimos años para identificar a las personas que aparecían en sus instantáneas.

Mariano Vitini, un asturiano que tras la guerra se ganó la vida en una factoría de herramientas industriales, siempre supo de la existencia de la foto, pero no fue hasta 1978, cinco años antes de morir, cuando la pudo ver en un libro publicado por la Generalitat.

Vitini, según ha explicado hoy su hija María Luisa -quien nació dos años después de que se hiciera la foto- no solía hablar demasiado de la Guerra Civil, ni tampoco de la posguerra que se cobró la vida de dos de sus hermanos, Luis y José, dos activistas fusilados en 1944 y 1945, en el Camp de la Bota (Barcelona) y Vallecas (Madrid), respectivamente, por sus acciones contra la dictadura de Franco.

Por su parte, Sergi Centelles ha señalado a Efe que seguramente ésta es la foto más conocida de su padre, o al menos la más reproducida (y de la que han hecho además un centenar de copias del original).

No obstante, la favorita del reconocido reportero es la de un matrimonio que, junto a su hija, se dirigen a la estación de Francia de Barcelona. "En ella se ve al miliciano con un rostro de compromiso antes de partir hacia el frente, mientras que su esposa no puede evitar mostrar una gran pena", ha rememorado el hijo del fotógrafo.

Centelles ha explicado que en una exposición en Premià de Mar (Barcelona) un visitante les dijo que uno de los otros dos personajes de la famosa foto de la barricada era su padre. "Pero fue un encuentro tan casual y rápido que al final no nos dio su nombre. Una pena", se lamenta ahora Sergi.

"Agustí Centelles y Mariano Vitini no morirán mientras sigamos hablando de ellos", ha señalado por su parte el historiador Joaquim Gasca, que ha destacado la valentía de aquel joven Centelles que fue uno de los escasos fotógrafos que se atrevieron a salir a la calles de Barcelona en las horas después del golpe militar.

Sergio Andreu

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31