Sábado 03/12/2016.

| Madrid

Madrid

Los jóvenes españoles, una constante en los encuentros internacionales con el Papa

Los jóvenes españoles son una constante en las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), desde que las instaurara en 1985 el Papa Juan Pablo II. Muchos de ellos se han recorrido el mundo --Roma, Czestechowa, París, Toronto, Colonia o Sidney-- y pueden dar testimonio de ello.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Los jóvenes españoles, una constante en los encuentros internacionales con el Papa Los jóvenes españoles, una constante en los encuentros internacionales con el Papa

Juliana acudió en 1985 a la cita con el Papa en Roma, con motivo del Año Internacional de la Juventud, declarado por Naciones Unidas. Allí fue donde el ahora beato Juan Pablo II anunció la creación de las jornadas. En declaraciones a Europa Press, recuerda que la carta del Pontífice dirigida ese año a los jóvenes marcó en su vida "un antes y un después". "Su lenguaje directo, interpelante y, a la vez atractivo, me 'flasheó' totalmente. Fue retador", asegura.

Le llamó la atención que en esta misiva Juan Pablo II considerara la juventud "como una riqueza", algo que, según Juliana, constata "cada día" porque "el primer beneficiado es uno mismo". "La juventud de Juan Pablo II aumentaba según envejecía. Tenía una risa contagiosa y se reía con ganas. Para mi ha sido un referente", afirma.

Ana fue a Santiago de Compostela (1989), Czestochowa (1991) y Roma (2000). Para ella, las tres jornadas han supuesto "una oportunidad para acercarse a Dios, tratar a Jesús y una demostración de la universalidad de la Iglesia".

De entre las "múltiples anécdotas" vividas en estos encuentros, destaca aquélla ocurrida en la JMJ de Roma, en la que un joven saltó el cordón de seguridad que rodeaba a Juan Pablo II y se abalanzó hacia él para contarle algo "muy emocionado". "El Papa lo escuchó y lo abrazó por un tiempo. Fue muy emotivo. ¡Todos los que estábamos allí nos hubiera gustado ser aquel joven!", subraya.

De Czestochowa, Ana rememora el trayecto a pie desde Cracovia a esta ciudad con un grupo de polacos con los que rezaba, pero "cada uno en su idioma", apunta. Le "impresionó" la austeridad y la religiosidad de aquella gente y no tardó en descubrir que "su catolicismo es parte de su identidad como polacos". También dice que no le "extraña nada" que de Polonia saliera un Papa "tan carismático y amado" como lo fue Juan Pablo II.

Con 15 años Santiago no quiso perderse el encuentro en Galicia (1989). "Nunca había visto tanto joven reunido en un mismo sitio". Recuerda la escena de miles de personas intentando dormir al descubierto en la ladera del Monte del Gozo: "Ante semejante panorama, no dormí demasiado y me dediqué a pasear por el monte y a ver a los diferentes grupos que integran la Iglesia, con carismas bien distintos, pero todos con el mismo objetivo: escuchar al Papa".

Santiago cuenta que, a la mañana siguiente, se levantaron con polvo por todo el cuerpo, pero que las caras de los allí presentes cambiaron cuando escucharon que llegaba Juan Pablo II. "El Papamovil recorrió el monte y cuando lo vimos pasar por nuestro lado teníamos la excitación propia de cuando ves a un líder, a una estrella de rock. No he conocido a nadie igual que tenga esa fuerza", asegura

CUANDO LLEGÓ EL PAPA, SALIÓ EL SOL

Javier ha ido a los encuentros de Roma (2000), Toronto (2002), Sidney (2008) y en la JMJ que se va a celebrar en Madrid los próximos días se encarga de coordinar a miles de voluntarios. "Animaría a todos los jóvenes españoles a que participen porque es una oportunidad única de conocer a Jesús de la mano del Santo Padre, además de pasarlo bien, hacer amigos y disfrutar de una experiencia única", indica.

Aunque todas las JMJ han sido "importantes" para él, Javier tiene un recuerdo especial de la de Toronto. Cuenta que, en el lugar donde la gente pasó la noche al aire libre, uno de los días comenzó a llover a las seis de la mañana y aquello se convirtió en una "gran riada". Tras unas horas con bolsas y paraguas para protegerse del agua, llegó Juan Pablo II y dijo a los allí presentes: "Sed fuertes; no tengáis miedo". "A partir de ese momento, el cielo se abrió de par en par y el sol brilló con fuerza toda la mañana", asegura.

Otro de los españoles que han repetido la experiencia de reunirse con miles de jóvenes de todo el mundo es Benjamín, que participó en la de París (1997), Roma (2000), Toronto (2002) y Colonia (2005), esta última fue la primera Jornada Mundial para Benedicto XVI. Para él, compartir esos días con tanta gente distinta "le abre a uno la mirada y el corazón". Asegura también que tener la cercanía del Papa "te hace descubrir que hay algo mas grande que te empuja a desear cosas más grandes".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31