Viernes 29/06/2018.

Cine

Valentín Amador: Los personajes de Disney tienen personalidad más allá de los píxeles

Valentín Amador, que trabaja como animador en Disney y formó parte del equipo creativo de "Frozen", afirma que la compañía "dota de un fondo de verdad a todos sus personajes" y les otorga "personalidad y emociones más allá de los píxeles y las líneas", por lo que llegan a conectar con el público.
  • Valentín Amador: Los personajes de Disney tienen personalidad más allá de los píxeles EFE

Valentín Amador, que trabaja como animador en Disney y formó parte del equipo creativo de "Frozen", afirma que la compañía "dota de un fondo de verdad a todos sus personajes" y les otorga "personalidad y emociones más allá de los píxeles y las líneas", por lo que llegan a conectar con el público.

Amador, que también ha trabajado en otros filmes exitosos como "Big Hero 6", "Vaiana" o "Zootrópolis", ha visitado Barcelona para impartir una conferencia, en el marco de la exposición "Disney. El arte de contar historias", que repasa en Caixaforum la historia de la compañía norteamericana a través de una amplia muestra de ilustraciones originales.

Según ha explicado en una entrevista con Efe este creador barcelonés, que entró en Disney en 2013, las producciones de animación del gigante del cine infantil se cuecen a fuego lento antes de llegar al gran público, en un proceso que dura hasta cinco años, de los cuales los tres primeros se consagran solo al desarrollo de la historia.

Es entonces cuando el material llega a las manos de Amador y sus colegas de otros departamentos, que deben insuflar vida propia a los personajes del relato, así como proporcionarles vestuario, textura, colores y un mundo donde moverse, tal como sucede en una película con actores reales, pero en este caso por medios digitales.

Según el animador, la producción de Disney combina la "precisión técnica y la faceta artística" con "movimientos realistas" para construir retratos creíbles que interpelen a los espectadores.

En este sentido, Amador subraya la "autenticidad" como uno de los valores principales de la compañía, que ya en sus inicios arriesgó con personajes y argumentos complejos "mientras sus contemporáneos hacían muñecos que se movían al ritmo de la música, como un espectáculo de feria".

La "universalidad" también es un sello de identidad de Disney según el animador, que ve en sus películas "muchas capas de lectura" y señala la dificultad que entraña "hacer filmes para niños y adultos que funcionen tanto en un pueblo de interior de los Estados Unidos como en un núcleo urbano de Seúl".

"Frozen" resulta un buen ejemplo de ello, a través de su protagonista Elsa, en cuya historia de superación miles de personas han visto la encarnación de sus miedos e inseguridades, desde la censura de la orientación sexual hasta los complejos físicos.

Precisamente por este motivo, Amador, aunque aplaude la campaña surgida en redes sociales para convertir a este personaje en su primera princesa lesbiana, considera que "asignar a Elsa cualquier cualidad específica de las que ha expresado el público sería perder la universalidad de la historia".

En vez de ello, el creador apuesta por "representar las emociones de forma verídica" para que los espectadores puedan empatizar y conectar con ellas, sea cual sea su historia y su procedencia.

Amador se defiende, asimismo, de las críticas que a menudo han caído sobre Disney, con acusaciones de conservadurismo por ofrecer retratos tradicionales de la feminidad y del amor, y afirma que "la compañía refleja, al fin y al cabo, los valores de la sociedad en que vivimos".

Ante un público dividido, que a veces tilda sus producciones de anticuadas y otras pide la historia de amor clásica, se ha hecho evidente durante los últimos años la evolución de la compañía y la inclusión de nuevos valores.

Es el caso de "Zootrópolis", una película "muy política" donde se abordan temas como el racismo o los prejuicios sociales a través de las aventuras de unos animales, así como de la propia "Frozen", que "es un clásico de Disney pero, a la vez, desmonta todos sus clichés".

"Yo creo que las audiencias están cada vez más preparadas para aceptar ideas nuevas de Disney y nosotros estamos muy contentos de poder tratar estos temas", apunta el animador.

Tras cada una de las películas de Disney se esconde un equipo de cientos de personas (entre 400 y 600 en el caso de "Frozen") así como años de trabajo con revisiones constantes del proyecto, donde todo el equipo creativo puede aportar su punto de vista.

Valentín Amador, ferviente admirador del trabajo y la magia de la compañía desde joven, puede ahora sentarse al lado de algunos de los mejores animadores del mundo que, con trayectorias que incluyen joyas como "Robin Hood" o "Aladdín", representan el equilibrio perfecto entre lo viejo y lo nuevo.

"Entienden el legado de la compañía, pero saben hacerlo válido para las audiencias de ahora", concluye el animador español.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Julio 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31