Viernes 10/11/2017.

Cine

"The Insult", la compleja convivencia en el Libano llega a la Mostra

Cualquier chispa puede originar un conflicto y eso es lo que plantea el realizador libanés Ziad Doueri en "The insult", una historia de "justicia y de dignidad", la de una disputa vecinal inflada por los odios ancestrales, con la que compite en el Festival de Venecia.
  • Foto 1 de "The Insult", la compleja convivencia en el Libano llega a la Mostra EFE
  • "The Insult", la compleja convivencia en el Libano llega a la Mostra EFE

Cualquier chispa puede originar un conflicto y eso es lo que plantea el realizador libanés Ziad Doueri en "The insult", una historia de "justicia y de dignidad", la de una disputa vecinal inflada por los odios ancestrales, con la que compite en el Festival de Venecia.

Una historia que comenzó a tomar forma en la cabeza de Doueri cuando él fue el protagonista de un incidente como el que narra el filme. Mojó a un viandante cuando regaba las plantas de su casa de Beirut y lo que debería haber sido una anécdota se convirtió en un grave problema.

Aunque no de las dimensiones que alcanza en la película, donde ese insulto lanzado por un palestino contra un libanés acaba en un juicio y en un conflicto en el que hasta interviene el presidente de Líbano.

"Al final se trata de dos personas normales en circunstancias extraordinarias, que tienen que superar obstáculos para lograr paz ellos mismos. Es sobre justicia, pero también sobre dignidad", explicó el realizador en rueda de prensa.

Una película que demuestra la complejidad de una zona con unos códigos difícilmente comprensibles para alguien ajeno, como precisó Doueri.

"Líbano es un lugar muy complejo, un lugar que mantiene mucha presión religiosa y una gran población étnica. He crecido allí y he vivido allí la mitad de mi vida y sé que es muy difícil explicar el problema", señaló.

Algo que está presente en la película y que también lo estuvo en la producción. El guion fue escrito por Doueri, que viene del sector de Beirut que apoya a los palestinos, y Joëlle Touma, de una familia cristiana.

Sin embargo, el objetivo era hacer una película universal, que pudiera desarrollarse en cualquier país en guerra, explicó una de las productoras, la actriz francesa Julie Gayet.

"Es un filme sobre humanidad, no sobre un problema específico. Queríamos ir un poco más lejos y hacerlo un poco más universal", agregó.

Aunque el director reconoció una característica muy específica del Líbano. Y es que allí "las pequeñas cosas pueden convertirse en grandes muy rápidamente. Es una sociedad explosiva para lo bueno y lo malo".

Una realidad que viven todos los actores de la película, como Kamel El Basha, que interpreta al palestino Yasser. "Fue muy fácil hacer mi papel, porque es nuestra vida, es lo que sufrimos cada día".

Esa vida rodeada de conflicto se refleja con acierto en una película que va tomando amplitud a medida que avanza y donde el desconcierto inicial da paso a la incomprensión por el nivel de odio y violencia que se ve en la pantalla.

Una película que pese a su vocación universal apunta claramente a las causas del interminable conflicto de Oriente Medio y cuyas raíces son mucho más profundas que el insulto que le da título.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31