Viernes 07/12/2018.

| Ciencia

Ciencia

Las lluvias elevan la reserva de agua hasta el 47 % pero no palían la sequía

Las intensas lluvias han aportado importantes cantidades de agua a los embalses (unos 6.000 hectómetros cúbicos en los últimos tres meses) y han elevado la reserva hasta el 46,9 por ciento, pero los niveles siguen muy por debajo de la media de los últimos diez años.

Las intensas lluvias han aportado importantes cantidades de agua a los embalses (unos 6.000 hectómetros cúbicos en los últimos tres meses) y han elevado la reserva hasta el 46,9 por ciento, pero los niveles siguen muy por debajo de la media de los últimos diez años.

Los embalses peninsulares registraron a principios del pasado mes de diciembre mínimos históricos, con apenas 20.400 hectómetros cúbicos que suponían el 36,5 por ciento de su capacidad, pero durante los últimos tres meses se ha registrado un progresivo incremento de esas reservas de agua hasta alcanzar, hoy, los 26.307 hectómetros cúbicos.

A pesar de ese importante aumento del agua almacenada, el pasado año, en las misma semana, los embalses tenían 32.740 hectómetros cúbicos de agua y la media de los últimos diez años se eleva a 37.682 hectómetros cúbicos.

Según datos de la Aemet, entre el 27 de febrero y el 5 de marzo las precipitaciones han sido intensas en numerosos puntos de España, entre las que destaca el puerto El Pico (Ávila) con 451 litros por metro cuadrado, la cantidad más alta de todo el país, seguida de Grazalema (Cádiz) con 384,4 litros y de Garganta de Olla (Cáceres) con 214,4 litros.

En Andalucía, las lluvias de la última semana han propiciado un aumento de más de 200 hectómetros cúbicos en los embalses andaluces, con lo que se podrán suavizar algunas medidas que se pusieron en marcha para paliar la sequía.

En la ciudad de Málaga por ejemplo, durante la última semana se han registrado 185 litros por metro cuadrado, una cantidad que supera el acumulado de los seis meses precedentes.

Los datos de la Aemet revelan que el mes de febrero ha sido un mes hoy húmedo también en Madrid, donde los principales observatorios han arrojado precipitaciones muy importantes: Retiro (73 litros por metro cuadrado), Barajas (65,1 litros), Torrejón de Ardoz (50,5), Getafe (73,1), Cuatro Vientos (62,3) y Navacerrada (217,9 litros por metro cuadrado).

A pesar de las intensas lluvias y de la importante aportación que han recibido los embalses, éstos no estaban tan bajos a principios de marzo desde el año 2008, cuando se situaban al 44,8 por ciento de su capacidad, aunque la cifra más baja se remonta a los años 1992 y 1993, cuando estaban al 40 por ciento de su capacidad en las mismas fechas.

Una de las cuencas que acumulaba un mayor déficit era la del Duero, que cerró el año al 31,38 por ciento, aunque las sucesivas borrascas han propiciado un aumento de sus niveles de un diez por ciento, y se sitúan ahora al 41,49 por ciento de su capacidad, aunque esta cifra sigue siendo la más baja desde el año 1990.

También los embalses de la cuenca del Tajo han experimentado aumento del agua embalsada, aunque en menor cantidad, al pasar del 37,40 a finales de 2017 al 41,98 actuales, una cifra muy alejada también de la media habitual en estas fechas y que no se registraba desde el año 1992.

La situación más precaria sigue siendo la del este peninsular, ya que los embalses del Júcar se encuentran al 27,66 por ciento de su capacidad, la cifra más baja de la última década, y los del Segura están al 17,63 por ciento, por lo que hay que remontarse a los años 2006 y 2007 para ver los pantanos por debajo de ese nivel.

La cuenca del Guadalquivir roza ya el 40 por ciento de su capacidad total, aunque sus embalses suman casi 1.000 hectómetros cúbicos de agua menos que el pasado año en las mismas fechas.

Donde sí ha mejorado la situación hidrográfica de una forma notable ha sido en las cuencas del norte, ya que los embalses de la cuenca de Galicia-Costa han pasado del 46,64 por ciento a finales de diciembre al 78,36 actual, y los del Miño-Sil han pasado del 44,22 al 61,78 actual.

Prácticamente repletos están los embalses de las cuencas del Cantábrico Oriental y Occidental, los del País Vasco, y los de la cuenca de Tinto-Odiel y Piedra (89,9 por ciento).

Por debajo del 50 por ciento de su capacidad cerraron el pasado año los embalses del Ebro, pero durante los dos primeros meses del año y gracias a los sucesivos temporales han subido hasta el 68,37 por ciento de su capacidad.

Los valores no alcanzan el 50 por ciento en las cuencas del Guadalete-Barbate, que está al 49 por ciento, la del Guadiana, que está al 46,37, y ligeramente por encima se sitúan ya las cuencas internas de Cataluña, cuyos embalses suman ahora el 52,44 por ciento.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31