Martes 06/11/2018.

| Ciencia

Un nuevo uso del grafeno

Ciencia

Cada kilo de grafeno limpia 25 gramos de radioactividad

  • Las partóculas de óxido de grafeno se disuelven en el agua con mucha facilidad y actúan como una esponja, absorbiendo sustancias radiactivas y formando grumos.
  • Los investigadores señalan que a base de esta propiedad del grafeno puede desarrollarse una tecnología absolutamente nueva para limpiar líquidos de uso industrial, como los de las plantas nucleares.

Cada kilogramo de grafeno puede limpiar unos 25 gramos de isotopo radiactivo, según los cálculos iniciales que han realizado los expertos en la materia. Eso supone que “este trabajo va a llevar años y se necesitarán toneladas de grafeno para poder conseguir el objetivo”, comenta el presidente de Graphenano Martínez Rovira.

El grafeno que producen tiene la ventaja que la superficie de contacto con el material radiactivo es mayorpor lo que “se necesitará menos cantidad que otros proveedores, pero todavía es incalculable la cantidad que van a necesitar para concluir la limpieza”. La gran cantidad de grafeno que se necesitará para este trabajo ha abierto las puertas a Grafenano que es capaz de conseguir 35 kilos de este “material de Dios” al día, algo que no ha conseguido la competencia internacional. “En tres o cuatro meses empezaremos a abastecer con esa cantidad y vamos a intentar superar esa cifra”.

El descubrimiento de la aplicación del óxido de grafeno para limpiar radioactividad llegó a través de investigadores del Departamento de Química de la Universidad Estatal de Moscú y la Universidad de Rice de EEUU. El grafeno resultó capaz de absorber rápidamente las sustancias radiactivas en soluciones acuosas. Las partículas microscópicas de óxido de grafeno se disuelven en el agua con mucha facilidad. Actúan como una esponja, absorbiendo sustancias radiactivas y formando grumos. Después, estos grumos pueden ser extraídos del líquido y reciclados o quemados.

Los investigadores señalan que a base de esta propiedad del grafeno puede desarrollarse una tecnología absolutamente nueva para limpiar líquidos de uso industrial, como los de las plantas nucleares. Las ventajas del método son su sencillez y alto grado de eficacia. El decano del Departamento de Química de la Universidad Estatal de Moscú, Valeri Lunin, estima que se trata de una tecnología muy prometedora.  Neutralizar los desechos radiactivos es uno de los principales problemas a que se enfrentan la economía y la ciencia en el siglo XXI. El óxido de grafeno también puede ser utilizado para mejorar las tecnologías de extracción de metales de tierras raras e hidrocarburos convencionales y de esquistos.

El proceso de extracción de algunas materias primas, incluidos los metales de tierras raras, implica subir a la superficie gran cantidad de agua con contenido de radionucleidos naturales: isótopos de uranio y radio. Este es un problema muy grave. Con óxido de grafeno podríamos limpiar esta agua. Lo que, a su vez, mejoraría el medio ambiente en la zona del yacimiento. Este material es eficaz no solo contra los radionucleidos y componentes de residuos radiactivos líquidos, sino también contra los metales pesados. En otras palabras, serviría para cualquier sistema de depuración de agua. 




Este empresario explica que han desarrollado un sistema que permite fabricar cantidades industriales en láminas, cables, en polvo, en piezas tridimensionales y también en nanofibras y nanoesferas, "algo que no puede hacer nadie en el mundo".

A pleno rendimiento, la fábrica de Yecla será capaz de producir 900 kilos de grafeno al día, pero necesitarán unos meses para llegar a esta plena capacidad productiva.

Comenzaron con un capital social de 3.000 euros, pero llevan invertidos todos sus ahorros y propiedades, lo que, sumado a la aportación de socios españoles, alemanes y argentinos, alcanza los 4 millones de euros.

Con la Universidad de Córdoba trabajan en unas baterías de grafeno que cargan en 10 minutos y que quieren aplicar en los satélites, porque pesan un 70 por ciento menos que las que se utilizan en el espacio actualmente.

Un campo muy ambicioso del grafeno es el de la nanotecnología aplicada a la sanidad, al ser un material poroso en el que se introducen medicamentos anticancerígenos, pero hay todavía ciertas reticencias a falta de demostrar su ubicuidad para la salud.

"Todo está certificado por instituciones independientes y universidades y hacemos lo que podemos porque somos pequeños y humildes, pero esto podría ir mucho más rápido", ha manifestado.

Una de las facetas que más ilusión le hace al presidente de Graphenano la sensorización para detectar azúcar en el sudor, un extraordinario avance para los diabéticos que acabaría con los pinchazos del glucómetro.

Por el momento, solo se permiten trabajar en cuatro aplicaciones al mismo tiempo, porque se ven abrumados con todo lo que les está ocurriendo.

En este sentido, el grafeno que producen en esta empresa tiene, según su responsable, la ventaja que la superficie de contacto con el material radiactivo es mayor, por lo que «se necesitará menos cantidad que de otros proveedores, pero todavía es incalculable lo que van a precisar para concluir la limpieza».

La gran cantidad de grafeno necesaria para este trabajo ha abierto las puertas a Grafenano, capaz de conseguir 35 kilos del material al día, algo que no ha conseguido aún la competencia internacional. «En tres o cuatro meses empezaremos a abastecer con esa cantidad, aunque vamos a intentar superar esa cifra», relata Martínez. Los trabajos de limpieza, así como los que ya ha contratado para servir de grafeno a otras firmas, le aseguran un volumen de pedidos que garantizan la viabilidad de la firma.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30