Jueves 12/12/2019.

| Ciencia

TAL DÍA COMO HOY: 3 DE NOVIEMBRE DE 1957

Ciencia

Laika, la perra astronauta, despega con su traje espacial

  • Laika había sido entrenada para soportar las difíciles condiciones a las que se iba a someter
  • Una semana después del lanzamiento, Laika murió 

Laika

Tras el éxito logrado con el Sputnik I, el líder soviético Jruschov quiso que se lanzara un nuevo satélite artificial como parte de las celebraciones del 40º. aniversario de la Revolución bolchevique. Los encargados de la agencia espacial tenían avanzada la construcción de un satélite más sofisticado, pero no podría estar listo para esa fecha.

Nuevo artefacto: Sputnick II

Debido al poco tiempo del que disponían, decidieron construir un nuevo artefacto - el Sputnik II- que habría de llevar a un ser vivo en su interior. Los ingenieros consiguieron equipar el satélite con instrumentos para medir la radiación solar y los rayos cósmicos y un sitema para la generación de oxígeno junto con otro para absorver el dióxido de carboro. Además, se le añadió un ventilador que se activaba cuando la temperatura superaba los 15 grados centígrados.

Estos experimentos espaciales se enmarcaban en un estudio médico-biológico de doble dirección. Por un lado, se pretendía preparar los vuelos para que, en un futuro, pudieran ser tripulados por seres humanos; y por otro, se quería investigar la repercusión de la radiación cósmica en las mutaciones genéticas, investigar los rayos cósmicos y la radiación solar y analizar la temperatura y la presión.


Laika, entrenada para viajar al espacio

Laika era una perra callejera de Moscú, que pesaba unos 6 kilos y tenía 3 años de edad cuando fue capturada para el programa espacial soviético. Antes del lanzamiento, Laika había sido entrenada para soportar las difíciles condiciones a las que se iba a someter.

Para que el animal no muriese de hambre, se cargó alimento que le permitiera alimentarse durante siete días, y se diseñó un traje espacial a medida. Gracias a una bosa adosada al traje se almacenaban sus desechos y se limitaron sus movimientos por medio de un arnés que le permitía tener acceso a la comida y al agua dentro de la cabina.

Parece ser que, una vez que el Sputnik dejó la órbita terrestre, Laika ladró y usó los dispensadores de a bordo para alimentarse y tomar agua, y los responsables del programa espacial aseguraron que Laika no mostró signos de sufimiento. Sin embarno, no se había desarrollado un método para tenerla sana y salva de regreso a la Tierra. Una semana después del lanzamiento, Laika murió debido a la falta de aire.


Un monumento en honor a Laika

En la Ciudad de las Estrellas, en las cercanías de Kaliningrado, se alza un gran monumento en honor a los héroes espaciales rusos. En un rincón, asomándose desde detrás de los cosmonautas con orejas atentas, se puede observar a Laika como una herína más de la cosmonáutica rusa. 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Febrero 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29