Jueves 02/11/2017.

| Ciencia

Ciencia

El aumento de la temperatura global ayuda a la absorción de dióxido de carbono

  • En 2016, la concentración de CO2 en el mundo superó su nivel más alto de los últimos 800.000 años
  • Pero hay científicos que han visto una oportunidad en que la primavera se haya adelantado ocho días en 36 años

Las cifras de dióxido de carbono (CO2) en la Tierra han pasado a ser muy preocupantes. Expertos de todo el mundo reconocen que nos dirigimos hacia peligrosos aumentos de temperatura para finales del siglo XXI y todavía no se perciben las medidas establecidas en el Acuerdo de París. Pero no hay mal que por bien no venga: el calentamiento global está provocando que la capa de nieve estacional se derrita antes, lo que permite a los bosques boreales absorber más CO2 de la atmósfera.

La concentración media mundial de CO2 en la atmósfera llegó a las 403,3 partes por millón (ppm) en 2016. Se trata del nivel más alto de los últimos 800.000 años. Este récord se debe a una combinación de las actividades humanas junto con el fenómeno climático de ‘El Niño’, según recoge la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su último informe Boletín sobre los gases de efecto invernadero. El dossier también indica que los “abruptos” cambios meteorológicos presenciados en los últimos 70 años “no tienen precedentes”.

Los científicos aseguran que el aumento de las temperaturas es una consecuencia directa de las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la quema de carbón, la industria del gas y el petróleo, los transportes y las calefacciones domésticas. A medida que suben los termómetros, se aprecian sus efectos en el clima terrestre como el deshielo de los glaciares y el aumento en el nivel de los mares.

"Las generaciones futuras heredarán un planeta mucho más inhóspito", manifiesta el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. El experto subraya que el CO2 permanece en la atmósfera durante cientos de años y en los océanos por más tiempo: “Las leyes de la física dicen que nos enfrentamos a un clima mucho más caliente y más extremo en el futuro. Actualmente no hay varita mágica para eliminar este CO2 de la atmósfera".

Pero científicos, liderados por el Instituto Meteorológico Finlandés, han visto una oportunidad en que el crecimiento de vegetal en primavera se haya adelantado una media de ocho días a lo largo de los últimos 36 años. Los bosques boreales poseen la característica de constituir un importante sumidero de carbono, pero la cantidad de CO2 que estas arboledas pueden absorber depende de la cantidad de nieve que las cubre.

Este equipo, especializado en climas y detección remota, ha analizado recientemente la información que recogen los satélites de la ESA en el proyecto GlobSnow. Al combinar los datos con sus observaciones terrestres en bosques de Finlandia, Suecia, Rusia y Canadá han descubierto que el anticipo de la primavera ha incrementado la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera: un 3,7 % por década.

“Los datos satelitales han tenido un papel esencial a la hora de relevar información sobre la variabilidad del ciclo de carbono”, señala el profesor Jouni Pulliainen, que ha dirigido al equipo de investigadores del Instituto Meteorológico Finlandés.

Estos resultados se emplearán para mejorar los modelos climáticos y la precisión de las predicciones sobre el calentamiento global.

La urgencia de acelerar el Acuerdo de París

El Programa de la ONU para el Medioambiente (PNUMA) ha llamado a la atención esta semana a los países antes de iniciar la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP23) que se celebrará del 6 al 17 de noviembre en Bonn (Alemania). “No estamos haciendo lo suficiente para salvar cientos de millones de personas de un futuro miserable", lamenta su máximo responsable, Erik Solheim.

Para Solheim los objetivos nacionales que forman la base de lo acordado en París “solo cubren aproximadamente un tercio de las reducciones de emisiones necesarias" para mantener la temperatura media mundial por debajo de 2º C respecto a los niveles de finales del siglo XIX o preindustriales.

El PNUMA recomienda invertir en tecnología para la agricultura, los edificios, la energía, la silvicultura, la industria y el transporte. Con un coste de menos de 100 dólares (86 euros) por tonelada de dióxido de carbono evitada, a su juicio, se podría ahorrar hasta 36 gigatoneladas de CO2 equivalente al año hasta 2030.

Solo con estos ahorros en emisiones, asegura la agencia perteneciente a la ONU, el mundo podría estar bien encaminado hacia el objetivo de no rebasar los 2 grados centígrados en la temperatura global y dejar la puerta abierta a la posibilidad de alcanzar también el de los 1,5 grados.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30