Sábado 21/10/2017.

| Ciencia

Ciencia

Portugal intenta sofocar un fuego que ha quemado el futuro de muchos pueblos

Portugal sigue luchando contra las llamas de un incendio forestal, el de Pedrógão Grande, que ha acabado con la vida de al menos 63 personas, pero también con el futuro de numerosas aldeas de la zona de la Sierra de Lousã y el Valle del Zezere, en el centro del país.

Portugal sigue luchando contra las llamas de un incendio forestal, el de Pedrógão Grande, que ha acabado con la vida de al menos 63 personas, pero también con el futuro de numerosas aldeas de la zona de la Sierra de Lousã y el Valle del Zezere, en el centro del país.

Desde la sede del Comando de Operaciones, instalado a primera hora de hoy en el pueblo de Avelar, a 40 kilómetros de Pedrógão Grande -epicentro de la tragedia-, los mandos de los distintos operativos trabajan en dos direcciones.

Por un lado, sofocar cuanto antes un incendio forestal que no deja de avanzar y que, de momento, cuenta con al menos cinco focos activos que con el viento tiran con bastante intensidad.

Y por otro, dar cobijo y toda la ayuda necesaria a las personas de los diferentes pueblos que han perdido todo lo que tenían, incluido su hogar.

Por lo que respecta al primer objetivo, con la incorporación de una quincena de medios aéreos y más de un millar de bomberos en la zona de Pedrógão Grande, Protección Civil espera controlar el fuego en las próximas horas y devolver así la tranquilidad a las numerosas familias que viven desde el sábado mirando al cielo, empañado por las columnas de humo.

"El fuego nos sorprendió a todos y avanzó muy, muy rápido", explica a Efe Fernando Lopes, de Villas de Pedro, una aldea de sierra en la que viven 30 personas.

Una de sus vecinas, Cesaltina Antunes, huyó con su hijo Eduardo y la mujer de éste en dirección al siguiente pueblo más cercano. "Sin embargo, quedaron atrapados porque venía otro frente de fuego", lamenta Fernando Lopes, quien asegura que la pareja murió, mientras que la madre está hospitalizada a causa de las heridas.

Penela, Gois, Alveriazere o Cernache acogen los centros de Protección Civil ubicados en la zona afectada por el incendio y que en la tarde de hoy fueron visitados por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, para conocer de cerca cómo se están desarrollando las labores de extinción y de auxilio a las víctimas.

En ese ámbito, el del auxilio y acogida de los afectados, la Seguridad Social de Portugal ha movilizado a 34 técnicos para prestar ayuda, además de apoyo psicológico.

Las historias de supervivencia o de tragedia son muchas, como la de Marcos Santos, que se encuentra en la aldea de Ervideira regando el perímetro de una casa rural de sus padres que casi es devorada por las llamas.

"He perdido a seis amigos con los que estudié en el colegio", explicó a Efe Marcos Santos, que lamenta cómo sus amigos -todos de unos 40 años- huían del fuego en la localidad de Sarzedas de San Pedro y "fueron agarrados por las llamas".

Coches, tractores, todo tipo de maquinaria agrícola, furgonetas o camiones, todos totalmente calcinados, forman parte desde el sábado por la noche de un paisaje desolador, de muchos kilómetros, en los que sólo se ve naturaleza calcinada y rodeada por el humo.

Los vecinos y las autoridades que se han desplazado a la zona sospechan que el número de víctimas mortales podría aumentar cuando los medios terrestres consigan acceder a las numerosas alquerías repartidas por toda la zona de sierra de la comarca de Pedrógão Grande.

De momento, los bomberos no han podido llegar a esos lugares, por falta de garantías de seguridad, ya que están localizados en laderas muy escarpadas.

Si como esperan la amenaza de las llamas disminuye en las próximas horas, podrán avanzar y llegar a estas poblaciones, en las que aún no saben lo que se van a encontrar.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31