Jueves 22/02/2018.

| Sin Perdón

Una mano es penalti cuando le interesa al Barça

Por: José Vicente Hernáez

El tema arbitral está de moda. ¡Menos mal que no había que hablar de los árbitros! No quiero ser pesado, pero parece como si a día de hoy no hubiera otro tema de conversación. Los de ahí arriba insisten e insisten en ello día sí, día también. Y ahora aparece en escena Carles Rexach, antiguo ídolo de la afición culé, aunque su carrera como entrenador dejó mucho que desear. Fue un fracaso, vamos.

Dice Rexach, haciendo una interpretación muy personal del reglamento, que para él una mano es falta y si se produce dentro del área, penalti. Por consiguiente, a él le parece que la mano de Xabi Alonso en el Benito Villamarín era penalti y la de Sergio Ramos también. Apunta, además, una cosa interesante. Dice que esta temporada los arbitrajes favorecen al Real Madrid y perjudican al FCB, con lo cual está dando a entender que estos años atrás era al revés. Son como niños.

Muy bien, Carles, muy bien. Digo yo, entonces, que si dos y dos son cuatro, la mano de Abidal en el partido contra el Real Madrid también era penalti, ¿no? Y las tres manos que hubo en el campo del Chelsea, también eran penaltis, ¿no? ¿O sólo son penaltis cuando le interesan al FCB?

De hecho, durante mucho tiempo ha sido así. Los de ahí arriba han gozado de arbitrajes a la carta, como hace unos días denunció Alfons Godall, ex vicepresidente del FCB y mano derecho (amigo personal) de Joan Laporta.

En un alarde de investigación y rigor periodístico, los de ahí arriba, lejos de averiguar si lo que decía Godall era verdad o mentira, se han dedicado a desprestigiarle desde todos los ángulos habidos y por haber, llamándole de todo menos bonito.

Los hay que disfrutan interpretando el papel de víctimas.