Lunes 11/12/2017.

| Sin Perdón

Morros y Cristianos

  • Cristiano Ronaldo se acerca al primer puesto de la clasificación de la 'Bota de Oro' con su gol ante el Granada

El debate está en la calle. Cristiano Ronaldo está de morros últimamente. El sábado escuchó silbidos en el Bernabéu (tímidos silbidos, todo sea dicho) y no quiso celebrar el quinto gol. Mourinho salió en su defensa dos días después. No podía ser de otra manera. Mourinho siempre está al lado de los jugadores.

La pregunta es: ¿lleva razón Cristiano o lleva razón el Bernabéu? ¿Tiene motivos Cristiano para estar de morros o es cierto que está en baja forma?

No hay respuesta a la primera pregunta por la sencilla razón de que no hay tema que discutir. Dicho de otra manera: eso de que Cristiano está de morros es una suposición. En cuanto a eso de que está en baja forma... también es muy relativo. Unos piensan que sí y otros que no. Yo soy de estos últimos.

Para mí, todo viene del último Real Madrid-Barcelona. Cristiano no tuvo su noche, pero ¿quién jugó bien ese día? No es justo cargar las tintas en un solo jugador, aunque haya costado 96 millones de euros y sea uno de los dos mejores del mundo.

Es injusto, por otra parte, que se critique a un jugador como Cristiano que jamás se esconde. Otro en su lugar, posiblemente, tras el Real Madrid-Barcelona se habría escondido en lugar de viajar a Ponferrada, donde tenía mucho que perder y poco que ganar. Pero Cristiano, como Messi, es de los que no se quieren perder ni una, un jugador tan profesional que quiere ganar aunque sea al parchís.

Lo de los goleadores como Cristiano es una cuestión de rachas. Quizá no celebró su quinto gol al Granada porque él pensaba que era un día para haber marcado dos o tres y poner distancia entre él y Messi en la lucha por el Pichichi. Y porque era intrascendente.

Además, yo estoy con Mourinho (de hecho, siempre estoy con él). No es muy deportivo regocijarse por meterle el 5-1 a un equipo débil. En su día hubo quien celebró el sexto gol al Sporting como si hubiera sido el de la victoria en una final de Champions. Seamos serios.