Miércoles 05/08/2020.

| Justino Sinova

Justino Sinova

Felipe VI y Cataluña

  • Artur Más presenta síntomas de incertidumbre pese a su esfuerzo por aparentar normalidad personal.
  • Felipe VI es la penúltima esperanza razonable y serena… La última es un rasgo de lucidez de Artur Mas.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Artur Mas, Soria y el Príncipe Felipe coinciden en el Congreso Mundial de Móviles

La penúltima esperanza de Artur Mas para encontrar la salida al laberinto en que se ha encarcelado es Felipe VI. Este resquicio no armoniza con su desplante en la ceremonia de la proclamación pero sí con su angustia personal. Artur Más presenta síntomas de incertidumbre pese a su esfuerzo por aparentar normalidad personal. Una prueba de su confusión es su argumentario, cada día más indigente, destinado a dar las mismas vueltas sobre la misma y única tesis, sin aportar una novedad y enquistándose en incoherencias.

Entrevistado por la CNN para conocer cuál es la razón que le ha llevado a perseguir un referéndum, el presidente de la Generalitat de Cataluña realiza estas tres afirmaciones:

1.    Hay una mayoría en Cataluña favorable a celebrar el referéndum aunque no haya una mayoría partidaria de la independencia.

2.    El referéndum es necesario para conocer “cuán amplia” es la mayoría por la independencia en Cataluña.

3.    Como presidente, tiene el compromiso de que se celebre tal referéndum.

La argumentación no puede ser más pobre ni menos convincente. La primera de las afirmaciones se desprende de las encuestas realizadas, ninguna de las cuales, hecha con planteamientos demoscópicos serios, ha detectado una mayoría independentista en Cataluña. La segunda afirmación es una frivolidad pues pretende convocar una consulta, para lo que no tiene competencias y que ignora los derechos de la soberanía popular, con el fin de averiguar un dato que las citadas encuestas han desvelado repetidamente. Y la tercera es una falsedad, pues Artur Mas nunca incluyó la convocatoria de un referéndum independentista en sus programas electorales.

Pero Artur Mas persiste en su carrera hacia el precipicio –que le amenaza a él en primer lugar cronológicamente, pero también a Cataluña y a España entera- como el desesperado que en su ansiedad ya no tiene vigor para frenar. También le intimida el miedo escénico a una rectificación. Así que ahora pone su esperanza en que el desbarajuste lo arregle Felipe VI. Lo ha dicho, aunque en ese lenguaje elusivo con el que pretende no bajar de su pedestal. Para él, el auxilio del nuevo Rey consiste en darle al propio Rey una oportunidad, “y si hace falta dos o tres”, pero la realidad es que Artur Mas vería el cielo abierto si el monarca encontrara un bálsamo a la herida abierta.

Yo no tengo duda alguna de que Felipe VI lo va a intentar. En su primer discurso dejó bien clara la entidad constitucional de una España plural en la que “unidad no es uniformidad” y en la que “cabemos todos”.  Pero el margen de maniobra del Rey es muy estrecho, sin facultades políticas y sólo con el mandato legal de arbitrar y moderar. Todo se basará en su capacidad personal de convencer y en la voluntad de acuerdo del político súbitamente independentista. Pero si Artur Mas se enroca en la redefinición de España como “plurinacional”, no habrá nada que hacer porque ese diseño escapa del ámbito de la Constitución.

No obstante, en estos primeros pasos del reinado de Felipe VI necesitamos la esperanza, como la necesita el presidente de la Generalitat más que el resto, de que el Estado español no descarrilará. Quién iba a decirle a la sociedad española que el principal enemigo de su estabilidad sería un oscuro político de derechas que hace años negaba ser independentista, acompañado en su gobierno autonómico por Joana Ortega como vicepresidenta, que también se declaraba ajena a la tentación independentista. Pero así hemos llegado a la presente situación, degenerando, que diría el torero Juan Belmonte.

Felipe VI es la penúltima esperanza razonable y serena… La última es un rasgo de lucidez de Artur Mas, pero después de todo lo que hemos visto hasta ahora, es una esperanza muy remota, casi improbable, casi quimérica.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Agosto 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31