Sábado 12/10/2019.

| Jesús Martín Tapias

Jesús Martín Tapias

Nostalgia del Muro

  • Partir en dos una ciudad fue una atrocidad, pero el Muro de Berlín representó una división del mundo que, paradójicamente, le hizo más seguro.

Una viñeta de aquella época reflejó perfectamente el momento. Un asesor de Ronald Reagan le decía al entonces presidente norteamericano: “Señor, la Guerra Fría ha terminado… Y hemos ganado”. 

Dicen las crónicas que aquel 9 de noviembre de 1989 fue fruto de varias casualidades combinadas con la torpeza de los dirigentes de la Alemania del Este. Pero también, y esto es más importante, del hastío de una sociedad que había dejado de confiar en sus líderes y en sus promesas de una vida mejor que la de Occidente.

El muro cayó por eso y porque un tal Gorbachov había iniciado algunos años antes, en la madre patria soviética, una tímida relajación de las rígidas costumbres comunistas. La paradoja es que en realidad pretendía afianzar el bloque oriental en un momento de gran debilidad, pero muchos entendieron la Perestroika como una dejación que marcaba el fin de una era. Una época  que se había caracterizado por el enfrentamiento ideológico y la disuasión nuclear.

El Muro y la Crisis de los Misiles

Esta es la parte que me interesa recalcar. Poco después de la construcción del Muro se produjo el enfrentamiento más peligroso entre los dos mundos que emergieron al término de la segunda guerra mundial, la Crisis de los Misiles. En 1962 la Unión Soviética instaló en Cuba unas plataformas de lanzamiento de cohetes capaces de albergar cabezas nucleares  que apuntaban directamente hacia el corazón de Estados Unidos. Suponía una amenaza tan tangible para su existencia que la presión para hacerles desaparecer estuvo a punto de costarle al mundo una conflagración nuclear.

Aquello habría supuesto la destrucción total de buena parte del planeta Tierra. Y fue tal el pavor suscitado que, a partir de ese momento y hasta que cayó el Telón de Acero magníficamente representado por el Muro de Berlín, se instaló en ambas partes el concepto de Destrucción Mutua Asegurada. Una amenaza real que, casualmente, mantuvo al mundo bien seguro durante las siguientes décadas.

Lo que vino después

Un manual de relaciones internacionales de la época, The World Affairs Companion, publicado poco después de la caída del Muro, reflejaba de manera incipiente lo que se le avecinaba a un mundo enfrascado hasta ese momento en la guerra soterrada entre el Este y el Oeste.  Era un universo que engullía a todos los demás conflictos y anulaba sus posibles consecuencias.

Los autores de ese libro señalaban, entre otros, el enfrentamiento entre el Norte y el Sur, marcado por enormes diferencias de riqueza, como uno de los grandes peligros venideros. Se fijaban también en los problemas que podrían surgir relacionados con el ascenso del Islám político, que ya se había manifestado en la lucha para expulsar a las tropas soviéticas de Afganistán. También advertía de las posibles consecuencias del advenimiento de nuevas potencias, como China e India, del aumento del narcotráfico mundial, las armas químicas y biológicas o la guerra por el control espacial.

25 años sin paz

La caída del Muro de Berlín, con el posterior colapso de la Unión Soviética y de la mayor parte del bloque comunista,  supuso para el mundo un antes y un después. Es cierto que la era bipolar no fue una balsa de aceite, pero en los últimos 25 años el mundo se ha convertido en un lugar mucho más complicado.

Si los conflictos de entonces se dirimían en Washington y Moscú, los de ahora desembocan en el Consejo de Seguridad de la ONU, un organismo distorsionado por el derecho de veto de sus cinco miembros permanentes y que ya no representa la disparidad del mundo actual, con una Alemania unificada gracias a aquel hecho y unas potencias económicas emergentes que reclaman mayor voz en los problemas globales.

Pero de las advertencias recogidas en el manual mencionado me quedo especialmente con una, el ascenso del Islám como referencia ideológica y su conversión en refugio de masas del mundo musulmán. Si la caída del Muro fue importante, mucho más lo fueron los atentados contra las Torres Gemelas y, más recientemente, la aparición del llamado Estado Islámico. Estas dos realidades tan terribles son las que me permiten colocar en la cabecera un titular así.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30