Martes 03/09/2019.

| Enrique Utrera

Enrique Utrera

Ana Botín incumple su palabra y revoluciona el puente de mando de Santander

  • Destituye a Javier Marín sólo dos meses después de confirmarle y lleva a la cúpula a sus hombres de confianza.
  • Nombra consejero delegado a José Antonio Álvarez y director financiero a su mano derecha en Banesto, Jose García Cantera.

Cuando aún falta casi un mes para que Ana Patricia Botín cumpla 100 días al frente de Banco Santander (fue nombrada presidenta el pasado 10 de septiembre tras el repentino fallecimiento de su padre), la banquera más poderosa del mundo ha dado un gran golpe en la mesa. La destitución de Javier Marín como consejero delegado de la entidad confirma que Ana Botín no está dispuesta a peder un solo minuto para colocar a sus ejecutivos de confianza en el puente de mando de la entidad.

La destitución de Marín ha sido una gran sorpresa. Primero, porque la propia presidenta lo había confirmado en el cargo hace apenas dos meses, en su primera intervención pública tras su nombramiento. Segundo, porque Marín fue el hombre elegido por Emilio Botín para sustituir a su mano derecha Alfredo Sáenz, alejado de la cúpula de la entidad por sus problemas judiciales. Y tercero, porque el hasta este martes consejero delegado apenas llevaba 19 meses en el cargo.

"El cambio es una gran demostración de fuerza de Ana Botín. Marín fue el elegido de su padre y de Sáenz hace menos de dos años y no es normal que una gran entidad como Santander prescinda de un número dos tan pronto. Normalmente, los mercados suelen valorar la estabilidad", señalan en fuentes financieras, que creen que Botín ha aprovechado precisamente el voto de confianza que le han dado los inversores nacionales e internacionales para afrontar un cambio de un enorme calado.

El relevo en la presidencia de Banco Santander apenas tuvo impacto en la cotización de la entidad. Los grandes inversores profesionales apenas movieron ficha con el cambio, porque el nombramiento de Ana Botín se produjo a gran velocidad, sin contratiempos y con el máximo consenso dentro de la entidad. Desde entonces, Santander se ha movido en bolsa con normalidad, con el accionariado tranquilo y estable.

Como el resto de los bancos españoles, Santander sufrió una importante corrección tras la publicación a finales de octubre de los resultados de los test de estrés a la banca europea. Pero el banco ha avanzado posiciones a toda velocidad y este lunes (hoy sube otro 1,6% hasta los 7,2 euros) recuperó los niveles previos a la comunicación de las pruebas de esfuerzo. Mientras, otras entidades como BBVA siguen lejos de volver a los cotas anteriores a los test.

Este refrendo de los inversores habría animado a Ana Patricia Botín a dar un paso tan agresivo como arriesgado. El elegido para sustituir a Marín es José Antonio Álvarez, el director financiero del grupo y de relaciones con inversores  y el hombre que durante los últimos años ha sido la voz y la cara del banco frente a la comunidad financiera nacional e internacional. Con un peso creciente en la organización, Álvarez es el hombre con más prestigio del banco entre los grandes inversores profesionales desde que Alfredo Sáenz dejá la primera línea de combate.

Se trata de un perfil muy diferente al de Marín, que había llegado al puesto de consejero delegado después de ser el responsable de la división global de seguros, gestión de activos y banca privada. "Álvarez es un hombre de los mercados, un pieza que puede ser clave a la vista del proceso de concentración bancaria que se avecina en Europa tras la luz verde a la Unión Bancaria", señalan fuentes del sector. En los últimos días ha habido rumores sobre el acercamiento de Santander al banco italiano Carige.

Promoción

El ascenso de Álvarez permite a Botín promocionar a uno de sus hombres de confianza. El nuevo director financiero será José García Cantera, hasta ahora director general de la división de Santander Global Banking & Markets. El ejecutivo fue la mano derecha de Ana Botín durante su etapa en Banesto y se convierte, en la práctica, en el número tres de la organización, donde asume un inmenso poder.

Con una actividad frenética desde que llegó a la presidencia, Ana Botín está provocando una auténtica revolución en la entidad, en la que con más o menos ruido está aplicando la mano de hierro tan característica de su padre. Hace apenas diez días, el banco disolvió el consejo asesor internacional que fue creado en 1997. Una jugada maestra que le ha permitido prescindir de uno de sus miembros, Rodrigo Rato, después del escándalo de las tarjetas black.

Una decisión que llegó apenas un mes después después de que Javier Marín asegurara en la presentación de los resultados triemstrales del banco que "contar con Rodrigo Rato para el consejo asesor internacional es un lujo para el Banco Santander". Un lujo del que ha prescindido Ana Botín, como ahora de su consejero delegado. 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30