Lunes 05/12/2016.

| Sevilla

Sevilla

El seguro creciente para hortícolas protegidos amplía lacobertura de daños en estructuras en el Plan 2011

La cobertura del seguro para producciones hortícolas protegidas que subvenciona y pone a disposición de los productores andaluces la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía se ha visto aumentada este año, en el que además ha quedado eliminada la limitación de los gastos de salvamento como tope de la indemnización en caso de siniestro.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Así lo ha explicado dicho departamento del Gobierno andaluz en una nota, en la que ha aclarado que en 2011 se aúnan en esta línea las distintas producciones de hortalizas bajo cubierta, fresa, fresón y frutos rojos.

De esta manera, tras la ampliación del seguro, quedan cubiertos ahora daños estructurales como, por ejemplo, los daños en el anclaje de postes perimetrales, doblamiento o abatimiento de los mismos o de postes interiores con rotura del alambre de unión entre postes, rotura del entramado superior del alambre de cubierta, derrumbamiento de cortavientos de obra y, en el caso de los invernaderos multitúnel, doblamiento o abatimiento de los arcos cenitales y de las armaduras que sujetan el material de cubierta, todo ello "sin limitación al valor de la producción".

Además, según la Consejería de Agricultura, en el caso de producirse un incendio, ya no se requiere la existencia de daños estructurales para poder acogerse a las indemnizaciones estipuladas en el seguro para tal finalidad.

Estos seguros agrarios están subvencionados por la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa) y la Junta de Andalucía, y su período de contratación varía en función de la producción que protegen. Para las hortalizas se establece el plazo del 1 de junio al 30 de septiembre, desde el 1 de junio hasta el 31 de octubre en el caso del tomate, y del 1 de septiembre hasta el 15 de noviembre para la fresa, el fresón, la frambuesa, el arándano y la grosella.

La introducción de la modalidad del seguro creciente supone una simplificación del seguro tradicional al aunar en una sola línea varias opciones de aseguramiento para una misma producción. De esta forma, "el agricultor puede elegir la opción que mejor se adapta a las necesidades de su explotación al ofrecer diversas opciones de contratación".

Según destaca la Junta, la Consejería de Agricultura y Pesca "se preocupa por la rentabilidad de los productores andaluces y trabaja de forma permanente en el análisis de los seguros y su adaptación a la realidad de los cultivos". Con este objetivo se celebran reuniones periódicas a través de los distintos grupos de trabajo y de la Comisión Territorial de Seguros Agrarios de Andalucía, conformada por representantes de esta Consejería, del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino a través de Enesa, las Organizaciones Profesionales Agrarias, la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (Faeca), Agroseguro y el Consorcio de Compensación de Seguros.

CUATRO MÓDULOS

La primera de las opciones de contratación da garantía frente a los riesgos de pedrisco, helada, viento, riesgos excepcionales y resto de adversidades climáticas, haciendo el cálculo de la indemnización por explotación. Por otra parte, existe un segundo módulo que ofrece indemnizaciones calculadas en función de las parcelas y por explotación.

A través del módulo III se garantizan las instalaciones y la producción, haciéndose el cálculo de la indemnización por parcela. Para el cultivo de tomate en determinadas zonas es posible solicitar el riesgo de enfermedades en el marco de los módulos II y III, llevándose a cabo el cálculo de las compensaciones al nivel de explotación.

Por último, el 'módulo P' garantiza la producción para el riesgo de pedrisco, viento y riesgos excepcionales, siendo elegible la helada. En este caso también están cubiertas las instalaciones para todos estos riesgos y los cálculos de la indemnización, en ambas situaciones, se llevan a cabo por parcelas.

En el caso de fresa, fresón y frutos rojos, dada la especificidad de los daños que se pueden producir, la valoración se lleva a cabo mediante parcelas piloto ubicadas en las explotaciones aseguradas. Así, a cada parcela asegurada se le aplicará el resultado de la tasación de parcelas piloto, correspondientes a su ciclo de cultivo y área homogénea a la que pertenezca.

Respecto a los porcentajes de subvención, estos varían en función del módulo al que se acogen los asegurados, ascendiendo al 22 por ciento para el primer módulo, 17 por ciento para el segundo y tercero, y 14 por ciento en el caso del 'módulo P'. Además, el montante de estas ayudas se incrementa en un cinco por ciento si la contratación es colectiva, entre un 14 y 16 por ciento en función de las características del beneficiario, entre el seis y nueve por ciento por tratarse de una renovación y, para todos los casos, un 25 por ciento adicional que la Junta de Andalucía añade a la subvención otorgada por Enesa.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31