Viernes 09/12/2016.

| Sevilla

Sevilla

Los consumidores andaluces deciden su compra por el precio, adquieren más marcas blancas y exigen la garantía

El Barómetro Andaluz de Consumo 2010 detecta que los ciudadanos se informan más antes de adquirir un producto o contratar un servicio
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Los consumidores andaluces deciden su compra por el precio, adquieren más marcas blancas y exigen la garantía Los consumidores andaluces deciden su compra por el precio, adquieren más marcas blancas y exigen la garantía

El precio es el principal factor que determina la compra de un producto o la contratación de un servicio por parte de los consumidores andaluces, según se desprende del Barómetro Andaluz de Consumo (BACO) de 2010 que ha presentado este miércoles la consejera de Salud, María Jesús Montero, y que determina que, para un 91,5 por ciento de los encuestados, éste es un aspecto decisivo, seguido de la experiencia adquirida en compras anteriores, factor que destacan un 87,2 por ciento de los entrevistados.

Asimismo, este estudio apunta que ha aumentado el consumo de marcas blancas, que es "generalizado" y superior al del año anterior. Así, el 87 por ciento de los encuestados --dos puntos más que en 2009-- dice comprar habitualmente este tipo de productos por su relación calidad precio.

El BACO, que este año cumple su sexta edición, constata una actitud más vigilante por parte de los ciudadanos que comprueban la fecha de caducidad de los productos --un 87,6 por ciento lo hacen siempre o casi siempre--, las condiciones de los servicios --que revisan un 60,4 por ciento-- y que exigen la garantía --un 77,3 por ciento de los encuestados--, comportamientos que se han convertido en habituales para la gran mayoría de la población, según ha informado en una rueda de prensa la Consejera de Consumo.

Por el contrario, la exigencia del cargo del IVA se suele evitar, casi la mitad de los andaluces (45,5 por ciento) no lo exige nunca. En este sentido, la consejera ha hecho un llamamiento para que los consumidores reclamen las facturas en todas sus compras de bienes y servicios porque sin ellas, según ha explicado, "no hay derechos" ni documento en el que los usuarios puedan basarse para ejercer su derecho a reclamar.

Por otro lado, los consumidores andaluces ligan el consumo al concepto de necesidad que se ha convertido en la principal motivación de compra para un 80,9 por ciento de los andaluces, siete puntos más que el año anterior. Los ciudadanos desechan el consumo como sinónimo de despilfarro o diversión. En línea con esto, aumenta el consumo de marcas blancas que es generalizado y superior al del año anterior. Así, el 87 por ciento de los encuestados --dos puntos más que en 2009-- dice comprar habitualmente este tipo de productos por su relación calidad precio.

Para realizar este sondeo que elabora la Consejería de Salud en colaboración con el Instituto Andaluz de Estudios Sociales Avanzados (IESA) se han realizado encuestas a más de 1.200 consumidores de toda Andalucía.

LA MAYOR PREOCUPACIÓN SIGUE SIENDO EL PARO

La tendencia del consumidor andaluz hacia una actitud de cautela está marcada por una preocupación por el paro y la situación económica. De hecho, el desempleo sigue siendo el principal problema para el 84,7 por ciento de los encuestados; seguido de la economía, que lo es para el 27,8 por ciento de los entrevistados.

Como en ejercicios anteriores, las políticas de la Junta de Andalucía a las que dan mayor importancia los andaluces son las sanitarias --que son destacadas por un 66,9 por ciento de los ciudadanos--, las educativas --por un 38,6 por ciento--, las de justicia --por un 29,3 por ciento-- y economía, innovación y ciencia --por un 28,4 por ciento--.

Por otro lado, los consumidores andaluces apuntan al control y la inspección como dos de las funciones prioritarias que tienen que emprender las administraciones públicas para defender sus derechos. Este año, según ha desgranado la consejera, se harán casi 11.000 inspecciones para detectar posibles infracciones y proteger al consumidor. En total hay previstos, como mínimo, 1.931 controles de productos de alimentación --etiquetado y toma de muestras--, 2.150 inspecciones a productos industriales y más de 6.880 en el sector servicios.

En cuanto a los problemas que detectan los consumidores andaluces se constata un año más que los servicios de telecomunicaciones siguen siendo los que más conflictos acaparan. Así, el 35,3 por ciento de los andaluces afirma haber tenido problemas con los servicios telefónicos, el 25,7 por ciento con los móviles y el 16,9 por ciento con los de telefonía fija.

Respecto al tipo de problemas experimentados por los consumidores, el más frecuente es el cobro injustificado en las facturas, ya sea porque les han cobrado más dinero del que gastaron --66 por ciento de los que tuvieron problemas-- o porque les facturaron servicios no solicitados (52,8 por ciento). Las dificultades para darse de baja (41,7 por ciento) y las llamadas excesivas para vender (42,2 por ciento) constituyen problemas con amplia repercusión. Por último, destacar que junto a estos conflictos, casi la mitad (46,6 por ciento) de los que tuvieron problemas considera que no se le atendió correctamente.

Con respecto a los servicios de acceso a Internet, el 12,8 por ciento de la población afirma haber tenido problemas, frente a un 48,7 por ciento que no los ha tenido y un 38,2 por ciento que no tiene Internet. Si se toman en cuenta sólo a los que tienen Internet se obtiene que uno de cada cinco clientes, señala haber tenido conflictos con su proveedor.

Los problemas más frecuentes son de tipo técnico, velocidad inferior a la contratada o interrupciones frecuentes del servicio --ambos señalados por el 51,9 por ciento de los que tuvieron problemas--. No obstante, el cobro injustificado (39 por ciento) o la facturación de servicios no contratados (29,9 por ciento) tienen también una amplia repercusión. Menos incidencia tienen las dificultades para darse de baja (25,3 por ciento) o el spam telefónico (22,1 por ciento). La insatisfacción con la atención al cliente es menor que con los servicios telefónicos, pero aún es señalada por un 29,2 por ciento de los que tuvieron problemas.

RECLAMACIONES

El BACO 2010 muestra cómo disminuye el número de consumidores que exigen las hojas de reclamaciones que pasa del 44,2 por ciento de 2009 al 28,2 por ciento de los andaluces que expresaron tener algún problema de consumo en 2010. Esto indicaría una menor gravedad de los conflictos que se resolverían fácilmente dialogando con la empresa.

También disminuye del 72,1 por ciento de 2009 al 49,7 por ciento de 2010 el número de consumidores que abandonan el ciclo de protesta de la administración. Esto se correspondería con conflictos más graves que no llegan a acuerdo entre las partes.

Estos datos del barómetro concuerdan con los que maneja la Dirección General de Consumo, ya que durante el primer semestre de 2011, los servicios de Consumo de la Junta recibieron un total de 11.668 reclamaciones, un descenso del cinco por ciento con respecto al mismo período del año anterior, cuando se recibieron 12.331 reclamaciones.

Así, desde que se pusiera en marcha el portal y su apoyo en las redes sociales, Facebook y Twitter, el pasado 14 de marzo hasta la fecha, se han recibido más de 5.000 consultas tanto a través del teléfono '902 21 50 80' (el 86 por ciento) como a través del correo electrónico (14 por ciento) 'consumoresponde@juntadeandalucia.es'.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31