Jueves 08/12/2016.

| Sevilla

Sevilla

Gonzalo Giner vuelve al Renacimiento para mostrar la superación de un "ser diferente" gracias a los caballos

El escritor Gonzalo Giner presenta su último trabajo literario, 'El jinete del silencio' (Temas de Hoy), en el que viaja al Renacimiento para mostrar la superación personal de un "ser diferente" gracias a la ayuda de un monje cartujano y del caballo de raza española, nacido por el empeño de estos religiosos.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Así, Giner, veterinario de profesión, ha explicado a Europa Press que la obra "aborda el valor de la diferencia, de los diferentes, esto es, personas que tienen ciertas limitaciones y que la sociedad marca como distintos o raros". En este sentido, ha señalado que "al final en nuestro interior todos somos raros".

"Al final es cuestión de encontrar nuestro talento", expresa. El escritor ha señalado que la obra presenta la superación de Yago, el protagonista, para encontrar su talento innato, que desarrollará con la ayuda de un fraile cartujano y los caballos criados por éstos, "una buena dirección o alguien cercano para que le ayude".

Yago, fruto del amor prohibido entre una criada y un rico y corrupto hacendado de Jerez de la Frontera, nace privado del amor de su madre, conocerá el dolor y el hambre en su niñez, el horror de la esclavitud en su juventud, el miedo en un sanatorio psiquiátrico y una humillación constante, si bien posee un don único, poder captar la hermosura de las cosas y es capaz de expresar su riqueza interior a través del caballo.

Abandonado por todos, Yago encontrará a un hombre que cambiará su existencia, Camilo, un fraile cartujo amante de la música que sabrá leer en su mirada lo que otros no han querido ver. 'El jinete del silencio' cuenta la vida de un joven con síndrome de Asperger, una variedad de autismo, en pleno siglo XVI, un tiempo de incomprensión.

La novela nos traslada a la Andalucía de los nobles criadores de caballos, donde se encuentra una silenciosa Cartuja de la Defensión, en la que entre rezos y clausura sus monjes se encargarán de poner la semilla de una raza de caballos para la eternidad.

El personaje de Yago, según el autor de 'El sanador de caballos', sería visto durante el siglo XVI como "un lerdo o tonto, endemoniado o loco", sobre todo, tras estudiar documentos de la época y la situación del Hospital de los Inocentes de Sevilla. Giner cree que "hubo muchas personas que fue mal considerada o mal tratada por una forma diferente de comunicación".

Por otro lado, afirma que la parte emotiva y emocional que todos necesitamos en Yago es "nula, pues vive una infancia complicada, dura y difícil". No obstante, en su compleja evolución aparece la "magia" mediante la figura de Camilo, el monje cartujo que encontrará el talento de l protagonista; y los caballos, que "en algunos aspectos compartes fórmulas e interpretaciones con las personas diferentes", expresa.

PORTE "MAGNO"

Entusiasta del caballo, Giner ha señalado que es "un ser cercano a nosotros, incluso mucho más hace tiempo, que ha contribuido a nuestro desarrollo como sociedades". Desde el punto de vista estético es de porte "magno", distinto a cualquier otro animal, noble y entregado". Admirador de la figura equina, el escritor precisa que a diferencia de su anterior novela, ahora es el animal el que "da la cara por los hombres", haciendo alusión a las técnicas de equinoterapia o hipoterapia, que ya presenta justificaciones científicas y técnicas concretas, "lejos de la mítica".

Como bien se refleja a través de Yago, el caballo influye muy positivamente en mejorar la capacidad y concentración de personas con trastornos, neutraliza estados de hiperexcitación y el movimiento obliga a estas personas a mantener el equilibrio corporal, entre otros aspectos.

Por otro lado, 'El jinete del silencio' ofrece un recorrido histórico por la figura del caballo, siendo el eje vertebral del mismo el nacimiento del caballo cartujano de la "curiosa" voluntad de unos monjes cuyo planteamiento vital tiene más que ver con la meditación y contemplación divina, pero que "se dedican y ponen empeño, con sus frutos posteriores, en criar unos caballos perfectos y de belleza y calidad temperamental únicos".

CARLOS V, "GRAN VALEDOR"

La novela recorre además acontecimientos de la primera mitad del siglo XVI como la influencia de los caballos en la conquista de América, la capacidad de montar criaderos en las islas, el transporte, la creación de las primera escuelas de quitación en Nápoles, la importancia del caballo español, la pasión de Carlos V, heredada por Felipe II, quien determinó la creación de las Caballerizas Reales, un plan de crianza y selección más profunda; así como la transición de los caballos medievales de guerra a uno dedicado al arte, la doma, la estética y la belleza.

Según Gonzalo Giner, Carlos V es "un gran valedor de la especie" como demuestra el hecho de que "tres cuartas partes de su reinado se realizará a lomos de caballos". "Especialmente creía que las castas de los caballos que se situaban al sur del río Tajo eran los más bellos del imperio". Además, establece programa concretos de mejoras, control y protección para que esas razas no se pierdan.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31