Domingo 04/12/2016.

| Córdoba

Córdoba

Ecologistas piden la paralización "inmediata" de vertidos, reducción de residuos y estudio de impacto de El Cabril

El Consejo de Seguridad Nuclear no considera "necesario" un nuevo estudio de impacto ambiental y niega que se produzcan vertidos
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Ecologistas piden la paralización "inmediata" de vertidos, reducción de residuos y estudio de impacto de El Cabril Ecologistas piden la paralización "inmediata" de vertidos, reducción de residuos y estudio de impacto de El Cabril

La asociación de ecologistas 'Hornasol' ha pedido al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la paralización "inmediata" de vertidos y reducción de residuos, así como un estudio de impacto medio ambiental del almacén centralizado de El Cabril, que gestiona en el término municipal de Hornachuelos (Córdoba) la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

En la carta enviada al CSN, a la que ha tenido acceso Europa Press, el presidente de dicho colectivo, Manuel Fernando Raya, reclama la realización de un nuevo estudio de impacto ambiental de las instalaciones; la paralización de la reducción de residuos con plasma que conlleva incineración; la paralización de la incineración de todo tipo de material o sustancia; la paralización de los vertidos a la cuenca del río Bembézar, Reserva de la Biosfera, y un mayor control de filtraciones.

Todo ello, lo solicita tras los sucesos acontecidos en instalaciones nucleares de Japón y en otros países, que obligan, a su juicio, "al abandono total de la energía nuclear y velar por la seguridad y protección de la población y medio ambiente".

A esta misiva, el Consejo de Seguridad Nuclear ha contestado en un dossier, al que ha tenido acceso Europa Press, y en el que el CSN redunda en que la instalación nuclear de almacenamiento de residuos radiactivos sólidos de Sierra Albarrana (El Cabril) dispone de autorización de explotación por la Orden del Ministerio de Economía de 5 de octubre de 2001.

Además, cuenta con un estudio de impacto ambiental desde el inicio de su operación, estando prevista su revisión cuando se produzcan ciertas modificaciones de diseño de la instalación y dispone de un programa de vigilancia radiológica ambiental de cuyos resultados se informa anualmente. Por lo tanto, "no se considera necesaria la realización de un nuevo estudio de impacto ambiental", según recoge el texto.

En cuanto a la paralización inmediata de la reducción de residuos con plasma en El Cabril, el CSN informa de que las instalaciones no disponen de ningún sistema de incineración de residuos radiactivos por plasma.

Respecto a la paralización de la incineración de todo tipo de material o sustancia en la instalación, subraya que el sistema de incineración de residuos radiactivos forma parte de las bases de diseño recogida en la documentación preceptiva de seguridad nuclear evaluada por el CSN y se encuentra, por tanto, incluido en la correspondiente autorización de explotación de la que dispone El Cabril.

Asimismo, el CSN niega que se produzcan vertidos de líquidos radiactivos al exterior y los únicos efluentes que se vierten son de tipo gaseoso y proceden de los sistemas de ventilación controlada de los diferentes edificios de la instalación. Y afirma que se llevan a cabo estudios "próximos a concluirse" sobre las posibles filtraciones de las estructuras subterráneas, aunque aseguran que "la seguridad radiológica de la instalación está garantizada".

CENTRAL DE ZORITA

En otro orden de cosas, el almacén centralizado de El Cabril empezará a recibir después del verano los primeros residuos de baja y media actividad procedentes del desmantelamiento de la central nuclear 'José Cabrera', ubicada en Almonacid de Zorita (Guadalajara).

Así, según han dicho a Europa Press fuentes de Enresa, esta será la consecuencia de que dicha empresa pública asumiera en febrero del pasado año la titularidad de la central de Zorita para acometer su desmantelamiento integral, el primero de estas características que se realiza en España. Un proyecto que finalizará en 2016, que cuenta con un presupuesto global de 135 millones de euros y que generará 4.000 toneladas de residuos radioactivos de baja y media actividad, que tendrán como destino final El Cabril.

Desde 2010, se han ejecutado en la instalación de Zorita actividades preparatorias para adaptarla a las necesidades del desmantelamiento y que son necesarias para acometer el grueso de los trabajos radiológicos.

Dichas actividades se han realizado en paralelo con los primeros desmontajes convencionales, como el derribo y retirada de los restos de las diez torres de refrigeración de la central, el desmontaje de los componentes del denominado edificio Diesel o la retirada del transformador principal de la central, y también se han desmontando equipos en las tres plantas de operaciones del edificio de turbina, entre otras acciones.

Pero no será hasta después del próximo verano cuando comience el desmantelamiento de partes activas, que generarán residuos radiactivos, con la segmentación de los componentes internos del reactor, actuación que se está planificando con detalle y que, con su desarrollo, implicará el traslado a El Cabril de los primeros residuos de baja y media actividad procedentes del desmantelamiento de la central de Zorita.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31