Te interesa | name

La Información

por el origen, tipo y gravedad de la infección

Microbiólogo

¿Por qué se necesita receta para obtener un antibiótico?

  • Automedicarnos no es prudente ni aconsejable, es más, indica un mal uso de los antibióticos y como consecuencia lleva a un aumento de resistencias de las bacterias a estos compuestos.
  • Antes de actuar de forma irresponsable deberíamos disponer de una mejor información sobre los medicamentos en general y sobre las consecuencias negativas que en ocasiones estos pueden ocasionar en nuestra salud.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Antibióticos

Si consideramos a los antibióticos como fármacos muy eficaces y carentes de efectos secundarios podríamos eliminar la obligatoriedad de las recetas. Pero no es así. Las prisas, la falta de tiempo hace que muchas veces no acudamos al centro de salud a visitar a nuestro médico de familia o pediatra (en el caso de nuestros hijos) y decidamos poner en práctica un tratamiento antibiótico, es decir nos automedicamos. Este acto no es prudente ni aconsejable, es más, indica un mal uso de los antibióticos y como consecuencia lleva a un aumento de resistencias de las bacterias a estos compuestos. Antes de actuar de forma irresponsable deberíamos disponer de una mejor información sobre los medicamentos en general y sobre las consecuencias negativas que en ocasiones estos pueden ocasionar en nuestra salud.

La prescripción de un antibiótico es dominio del médico por varias razones. El antibiótico tiene una serie de propiedades microbiológicas, farmacológicas y toxicológicas así como indicaciones que podemos encontrar en las fichas técnicas de los mismos o prospectos que se acompañan en el envase. La duración del tratamiento, la posología y la vía de administración dependen del origen, tipo y gravedad de la infección y de la respuesta.

Cuando un médico tras establecer el diagnóstico del problema de salud por el que acude un paciente a su consulta y considera necesario la administración de un antibiótico para el tratamiento de una enfermedad, lo hace con la finalidad de curar, o de prevenir complicaciones y tendrá en cuenta todas estas propiedades citadas. Primero sospecha del microorganismo responsable del proceso patológico y de su sensibilidad actual o ya le es conocido por tener el resultado microbiológico y aplicará la política de antibióticos de su zona o localidad las cuales suelen limitar el uso de los antibióticos, con el objeto de conseguir una cobertura adecuada, evitar o disminuir la aparición de resistencias bacterianas y conseguir un coste moderado.

Conoce las características del paciente como edad, antecedentes de alergia al fármaco, la gravedad de la infección, la toma de otros medicamentos que puedan interferir, el estado inmunitario, la función hepática y renal, la capacidad de tolerar la medicación, entre otros, que le ayudaran a establecer la dosis a emplear, la vía de administración y la duración del tratamiento evitando así los fracasos terapéuticos.

Por ejemplo una dosis insuficiente favorecería las resistencias bacterianas, y por el contrario una dosis excesiva la toxicidad del antibiótico. Ante infecciones graves potencialmente mortales escogería la vía intravenosa, y la duración estará en relación con la naturaleza de la infección y la respuesta de la misma. La prolongación indebida fomenta la aparición de resistencias, efectos adversos y mayores costes económicos.

El médico sabe que las infecciones virales no responden al uso de antibióticos convencionales, aunque estos ayuden a veces a controlar las sobreinfecciones bacterianas. Por eso sospechará de un cuadro viral o alérgico, que no necesitará antibióticos ante un dolor de garganta que se acompañe de conjuntivitis, rinitis, tos, ronquera, en un paciente de menos de 3 años o superior a 20 años, y durante la estación del verano o principios del otoño y por tanto no los recetará. Tampoco lo hará ante una febrícula de origen desconocido sin realizar un estudio microbiológico con el correspondiente antibiograma ya que puede aumentar las dificultades del diagnóstico.

Kit Buenos Días

¿Por qué se necesita receta para obtener un antibiótico? Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Ficha del autor

Microbiología

Doctor José Prieto Prieto

José Prieto Prieto es Catedrático y Jefe de Servicio Hospitalario de Microbiología  en la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado habitualmente en la edición de libros de divulgación, revistas y periódicos varios. Sus líneas de investigación se han centrado sobre todo en el campo de los antibióticos y la patogenia de la infección.

Ficha del autor

Microbiología

Carmen Ramos Tejera

Carmen Ramos Tejera es colaboradora del área Microbiología (Departamento de Medicina) en la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado habitualmente en la edición de libros de divulgación. Sus líneas de investigación se han centrado sobre todo en el campo de los antibióticos.