| Médico de familia

Médico de familia

¿Qué hago para protegerme del sol?

  • La luz solar es un ingrediente fundamental para la vida en la tierra que aporta indudables beneficios para los seres humanos, pero también puede ser nociva.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La luz solar es un ingrediente fundamental para la vida en la tierra que aporta indudables beneficios para los seres humanos, pero también puede ser nociva, dado que el sol emite radiaciones ultravioleta A, B (UVA, UVB) y rayos infrarrojos que pueden afectar a nuestra piel y que pueden contribuir a la aparición de distintos canceres de piel, envejecimiento cutáneo, quemaduras, dermatitis, etc., por lo que limitar nuestra exposición contribuirá a su prevención.

Las radicaciones UVB llegan a la epidermis (capa más superficial de la piel), pueden producir quemaduras y ser cancerígenas al actuar directamente sobre el ADN de la piel.

Las radiaciones UVA llegan a la dermis y pueden producir en la piel un envejecimiento prematuro e intervenir en el desarrollo de ciertos tumores a ese nivel al actuar indirectamente sobre el ADN.

La radiación infrarroja produce calor que afecta a las capas profundas de la piel relacionándose  también con fotoenvejecimiento y tumores cutáneos.

La mejor forma de protegerse frente a la radiación UV es evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas centrales del día de las 10 a las 16 horas, permanecer  en la sombra, usar camisas de manga larga, pantalones largos o las faldas largas de colores preferiblemente oscuros, usar ropa seca,  gorra, gafas de sol, cremas con filtro solar, etc.

La crema fotoprotectora se deberá adaptar a nuestro tipo de piel, a la intensidad de la radiación y al tiempo de exposición. Debería ser fotoestable  (suelen durar un año de uso como máximo y a los 3 años de su fabricación caducan), resistente al agua (protección al menos hasta 40 minutos de permanencia en el agua) y que persista en la piel a pesar de las fricciones con la toalla.

Según las legislación Europea actual el factor de protección solar de estos productos (SPF) frente a los rayos UVB puede tener como mínimo un SPF 6 y un  máximo posible de 50. Un índice de protección bajo tendía un  SPF entre 6 a 12, medio de 15 a 25, alto de 30 a 50 y muy alto SPF de 50+. También se recomienda protección frente a rayos UVA de 1/3 del de UVB y con protección también frente a los rayos infrarrojos.

Hay que tener en cuenta también que los rayos UV pueden atravesar las nubes ligeras y pueden reflejarse en el agua, la arena y la nieve.

Se recomienda en general para protegernos de las quemaduras solares un factor de protección 15 o superior, correctamente extendido y en cantidad suficiente, (la cantidad necesaria para llenar toda la palma de la mano de un adulto, para cubrir brazos, piernas, cuello, cara,) en general nos solemos aplicar una cantidad sensiblemente inferior a la recomendada, por lo que quizás sea preferible una crema con SPF 30 correctamente aplicado, con eficacia también  frente  UVA y que  idealmente se repita cada dos horas.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Ficha del autor

Medicina de familia

Doctor Miguel Ángel Delgado

Doctor en Medicina por la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Medico colaborador de docencia práctica del Departamento de Medicina I de la Universidad Complutense de Madrid. Diplomado Universitario en Enfermería Actualmente desarrollando actividad asistencial  como medico de Familia en el Centro de Salud Los Ángeles de Madrid.

Kit Buenos Días

Octubre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31