| Epidemiólogo

Epidemiólogo

¿Qué es y qué hago ante una ola de calor?

  • Demasiado calor ambiental puede afectar de forma negativa a nuestra salud,  pero especialmente  tiene efectos perjudiciales en los mayores, los niños, los obesos y los pacientes con enfermedades crónicas.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Durante el verano es frecuente que las autoridades sanitarias, a través de los medios de comunicación, nos alerten de los riesgos que suponen la presencia de olas de calor en nuestro país (más de 3 días con temperaturas mayores de los 32,5ºC) y de las consecuencias que pueden tener si no se toman medidas. Además, la cantidad de humedad ambiental puede agravar esta situación.

Demasiado calor ambiental puede afectar de forma negativa a nuestra salud,  pero especialmente  tiene efectos perjudiciales en los mayores, los niños, los obesos y los pacientes con enfermedades crónicas. Su capacidad de adaptación a estas situaciones extremas es muy reducida, por lo que han de evitar exponerse a altas temperaturas de forma mantenida.

El calor intenso y el ejercicio físico en el trabajo o en el deporte pueden producir deshidratación y calambres que han de corregirse rápidamente cesando la actividad, refrescándose en un local climatizado y con rehidratación.

La alta mortalidad que se produce bajo una ola de calor se sigue de un periodo de menor número de fallecimiento cuando la temperatura se normaliza, aceptándose que en general las olas de calor aceleran la muerte en aquellas personas que, por su situación clínica, deberían morir en el periodo posterior inmediato a la ola de calor.

Las consecuencias de estas condiciones ambientales se traducen en diferentes niveles de manifestaciones clínicas, variando desde el estrés por calor ( con malestar, intolerancia a los sitios con altas temperaturas y a la actividad física); los calambres musculares intermitentes en piernas y brazos después del ejercicio por calor; el agotamiento por calor con fatiga, confusión, dolor de cabeza y anorexia; y el golpe de calor (insolación) en que la temperatura corporal supera los 40 °C, con alteraciones en el sistema nervioso central, ya que no somos capaces de disipar el calor, con el consiguiente riesgo para la vida.

Entre las recomendaciones preventivas se incluyen:

  • Evitar salir a la calle en las horas de mayor calor, sobre todo si se ha de hacer un esfuerzo físico vigoroso.
  • Cubrirse la cabeza y usar prendas ligeras de colores claros. Buscar zonas de sombra.
  • Beba al menos 2 litros de agua al día, aunque no sienta necesidad de ello.
  • Evitar el consumo de alcohol, comidas calientes y bebidas con cafeína.
  • Tomar ensaladas, frutas y verduras.
  • Si está enfermo y siente síntomas nuevos, consulte rápidamente al medico
  • Si necesita ayuda llame al 112

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Ficha del autor

Epidemiología

Doctor David Martínez

Es doctor en Medicina, Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública; Vicedecano de Postgrado, Títulos Propios y Formación Continua y Profesor de
Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Kit Buenos Días

Febrero 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29