| Cardiólogo

Cardiólogo

¿Qué es la aterosclerosis?

  • Vocablo de origen griego, “ater” (masa) y “esclerosis” (endurecimiento).
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Vocablo de origen griego, “ater” (masa) y “esclerosis” (endurecimiento).

Las arterias sanas son flexibles y elásticas. Su capa interna, que es la que se encuentra en contacto directo con la sangre, es lisa y no supone un obstáculo para que esta circule. Con la edad, las arterias van aumentando su grosor, especialmente en esta capa interna (denominada “intima”), así como también va disminuyendo su elasticidad, transformándose en arterias más endurecidas y menos flexibles. Por otro lado, en ciertas zonas arteriales puede producirse un estrechamiento de su luz, de su diámetro interno, por acumulación progresiva de depósitos (“placas”) de calcio y colesterol fundamentalmente. 

Puede llegar una situación en la que el grado de estenosis de una arteria comience a resultar limitante en el aporte de sangre al tejido que de ella depende. En esta situación hablamos de isquemia (aporte insuficiente, pero no absoluto, de oxígeno a un tejido a través de la arteria que lo irriga). Si el proceso continúa avanzando, puede llegar a obliterar completamente la luz de la arteria, interrumpiendo por completo el flujo de sangre a un determinado órgano o tejido. En este último caso, si la situación persiste más de unos minutos se produce un infarto, término que hace referencia a la muerte de una determinada cantidad de células en un territorio concreto y que por lo tanto deja de funcionar adecuadamente.

La aterosclerosis es una enfermedad inflamatoria que condiciona un engrosamiento y endurecimiento de las arterias, así como una mayor rigidez y disminución de la luz de las mismas, por acúmulo en su interior de placas que contienen sobre todo calcio y colesterol. Dependiendo de su localización, puede hablarse de aterosclerosis cerebral, renal, femoral, coronaria (cuando afecta a las arterias que suministran sangre al corazón).

El riesgo de desarrollar síntomas de aterosclerosis está condicionado por la genética y por el ambiente. Sobre la genética no es posible actuar, si bien puede representar un marcador de mayor probabilidad para que se presenten síntomas, en el caso de que una persona tenga familiares directos (padres, hermanos) que han padecido manifestaciones de la enfermedad.

Es actuando sobre el ambiente donde más luce la prevención de la aterosclerosis. Evitar el tabaco, controlar el colesterol y la tensión arterial, procurar, en el caso de personas diabéticas, un control riguroso de esta enfermedad, enlentece claramente la progresión de la aterosclerosis. Practicar ejercicio físico controladamente y de manera regular así como eludir los kilos de más, también han demostrado su eficacia en la prevención.

Entre otros autores Marañón decía: “el hombre tiene la edad de sus arterias”. Esta afirmación es todavía más relevante en la sociedad occidental actual. En el contexto que nos ocupa, sería el equivalente de decir que cuanto mejor cuidemos nuestras arterias (tratando de evitar así el desarrollo y progresión de la aterosclerosis), afrontaremos mejor y de una manera mucho más saludable el paso del tiempo, pues por las arterias circula el oxígeno a todo nuestro organismo y sin oxígeno no hay vida.    

 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Ficha del autor

Cardiología

Doctor Luis Manuel Azcona Varela

Médico cardiólogo formado en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Tiene publicados más de 25 artículos en las más prestigiosas revistas de Cardiología y ha participado en múltiples proyectos nacionales e internacionales de investigación.

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30